Viejo San Juan

El centro histórico y cultural de la ciudad capitalina lo es el Viejo San Juan, el cual está ubicado en una isleta en la boca de la bahía de San Juan. Podemos encontrar en este antiguo sector una fusión entre la herencia colonial española y las influencias estadounidenses. Es lugar de encuentro social y turístico, así como cuna de la actividad cultural isleña.

Entre 1519 y 1521, los pobladores de la villa de Caparra, primer asentamiento de Puerto Rico, trasladaron el poblado a la isleta de San Juan, la cual denominaron Puerto Rico. Ésta, situada en la entrada de la bahía, jugaría un papel importante en la defensa de la Isla y en el desarrollo del tráfico marítimo. Se convirtió en un punto de parada para las flotas que procedían de España hacia el resto de las Américas. Por su posición estratégica, Puerto Rico era el punto de defensa idóneo contra el avance de invasiones y ocupaciones extranjeras. Por tal razón, a partir del siglo XVI, se comenzó a fortificar la isleta.

En ésta se edificaron dos fuertes principales, San Felipe del Morro y el Castillo San Cristóbal, así como dos fuertes satélites, el Fortín San Gerónimo del Boquerón y el Fortín San Juan de la Cruz o El Cañuelo. Además, se construyó un sistema de murallas que rodeaba la ciudad. Los fuertes aún siguen en pie, al igual que parte de las murallas y las líneas de defensa. Hoy día, éstos se encuentran bajo la administración del Sistema de Parques Nacionales de Estados Unidos y constituyen atractivos turísticos de gran importancia.

La arquitectura del Viejo San Juan presenta influencias marcadas del sistema colonial español. La ciudad contiene una red de calles adoquinadas flanqueadas de casas antiguas construidas en mampostería, en su mayoría, de una o dos plantas. Intercaladas entre éstas, se pueden encontrar edificios más altos en hormigón, producto de la era moderna.

Existen varias estructuras coloniales que se han restaurado y sirven de oficinas gubernamentales y centros culturales. Entre éstos cabe mencionar el Antiguo Asilo de Beneficencia, que hoy día alberga las oficinas centrales del Instituto de Cultura Puertorriqueña; el Arsenal de la Puntilla, que funge como museo y sala de exposición; el Cuartel de Ballajá, sede de varias organizaciones culturales; la Fortaleza o Palacio de Santa Catalina, hogar de los gobernadores; El Manicomio, que alberga en la actualidad la Escuela de Artes Plásticas; la antigua Catedral de San Juan; la Iglesia San José y el Cementerio de Santa María de Pazzis.

Dispersas por la isleta se pueden encontrar una serie de plazas que fungen como áreas públicas y lugares de encuentro. Entre éstas figuran la Plaza de Colón, ubicada en la entrada de la ciudad, y la Plaza de Armas, que originalmente se consideraba la plaza principal de la isleta, ubicada frente al edificio del ayuntamiento. Además, al pie de los restos de la muralla de la ciudad y frente a la bahía, se encuentra el Paseo La Princesa, que transcurre hasta el Castillo del Morro. Su nombre proviene de la antigua Cárcel de la Princesa, que está ubicada en el paseo y que en la actualidad es la sede de la Compañía de Turismo de Puerto Rico.

El Viejo San Juan es, a su vez, un centro de actividad cultural. Contiene varios museos y galerías de arte. A través de todo el año, se celebran allí ferias y festivales como la Feria Internacional de Artesanías y el Concurso Nacional de Trovadores. El tercer fin de semana del mes de enero, se celebran las Fiestas de la Calle San Sebastián, en honor a este santo. Esta festividad, que goza de gran popularidad, se ha llevado a cabo por más de 40 años.

Por Grupo Editorial EPRL Referencias: Artículos publicados en la EPRL sobre San Juan y las fortificaciones. Portal del Municipio de San Juan.

Fotos

Videos