Economía / La americanización económica de Puerto Rico (1898-1930)
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Antes de que el Ejército de Estados Unidos invadiera a Puerto Rico durante la Guerra Hispanoamericana, ese país ya era el principal comprador del azúcar producida en en la isla y su principal proveedor de mercancías. Esta relación económica se hizo cada vez más cercana desde principios del siglo XIX, cuando el Imperio español flexibilizó las leyes comerciales que permitieron el intercambio con naciones extranjeras. Mas, una vez integrada al sistema estadounidense, la economía isleña quedó totalmente absorbida a la del continente. La Ley Foraker de 1900, además de establecer un gobierno civil en Puerto Rico, organizó la economía en función de las necesidades productivas de las corporaciones de Estados Unidos las cuales dominaban la política en el Congreso federal. Con esta influencia en la política federal redactaron leyes ventajosas para exportar su capital a regiones menos desarrolladas y especializarlas en la explotación de materias primas y como mercados cautivos. La Ley Foraker garantizó el comercio libre entre metrópoli y colonia y permitió la entrada del capital estadounidense a Puerto Rico.


La influencia de los intereses corporativos del azúcar fue determinante en la aprobación de esta ley. Para aplacar la resistencia de los agricultores de caña y remolacha estadounidenses, el Congreso estableció un límite de quinientos acres a la posesión de tierras para cultivo; sin embargo, esta disposición no se hizo valer hasta la década de 1940, cuando la industria azucarera había perdido poder en la política estadounidense. El capital corporativo, particularmente en la industria azucarera, pero también en la del tabaco y la aguja, provocó cambios significativos en la sociedad puertorriqueña en lo que se refiere a la posesión de tierras y la distribución de los ingresos; así como en la migración interna y la posesión de los bienes de producción.

Para la década de 1930, una tercera parte de la tierra cultivada estaba ocupada por cañaverales para la producción de azúcar, que constituyó la principal inversión del capital estadounidense durante estos años. (Otra tercera parte por el café y el tabaco, y la última tercera parte estaba dedicada al cultivo de frutos menores para satisfacer el consumo local). El capital estadounidense con su nueva tecnológica y eficientes sistemas administrativos revitalizaron la industria azucarera en Puerto Rico. Los antiguos ingenios con sus rústicos trapiches se convirtieron en centrales: grandes complejos industriales con la capacidad de moler grandes cantidades de cañas y extraer, refinar, empacar y transportar el azúcar lista al mercado estadounidense. En esta coyuntura algunos hacendados puertorriqueños o extranjeros residentes en la isla lograron adaptarse a estas necesidades productivas, pero la mayoría no pudieron invertir en nueva maquinaria y se convirtieron en colonos sometidos a los precios pagados por las centrales. Al finalizar la tercera década del siglo XX, casi la mitad de la caña de azúcar cultivada en la isla era molida en alguna de las cuatro centrales de capital estadounidense: South Porto Rico Sugar Company, Central Aguirre, Fajardo Sugar Company y United Porto Rico Sugar Company. Estas eran subsidiarias de la American Refining Company y National Sugar Refining Company. Estas poderosas corporaciones también operaban centrales en Cuba y República Dominicana.

El gobierno colonial propiciaba este predominio. Devaluó la moneda puertorriqueña en un 40%, lo que a su vez significó una depreciacióndepreciación: Reducción en el valor real del capital físico debido a su uso durante el proceso de producción. Además del desgaste por el uso, los bienes de capital deprecian debido a la obsolescencia que ocurre como consecuencia directa del avance tecnológico. Todos los años las empresas y el gobierno reconocen una partida de depreciación de su capital físico, utilizando uno de varios métodos aceptados por los sistemas de contabilidad financiera o de cuentas nacionales. de toda la propiedad y de las riquezas isleñas. La Ley Hollander de 1901, primera ley fiscal de Puerto Rico, estableció tasas elevadas en la propiedad de tierras para obligar a sus dueños a ponerlas a producir o venderlas. En 1912, se fundó el Colegio de Agricultura y Artes Mecánicas en Mayagüez, institución universitaria que prepararía a los agrónomos y demás técnicos que trabajarían en las industrias agrícolas. Dos años después, construyó un sistema de riego en la costa sureste que, por sus elevados costos, solo los latifundistas más productivos pudieron usarlo. La producción de azúcar durante la primera década del siglo XX aumentó de 81,000 toneladas a 349,000 en 1910; las ganancias propiciaron la formación de una burguesía colonial.


De las cuarenta y una centrales que operaban en Puerto Rico, once eran de capital estadounidense y las restantes treinta, de puertorriqueños o extranjeros residentes en la isla. Georgetti, Roig, Serrallés, Fonalledas... son algunos de los apellidos asociados a las grandes riquezas producidas por la explotación azucarera. Existían, además, unos seis mil colonos,pequeños y medianos productores de caña que vendían su cosecha a la central, bajo condiciones desventajosas. Muchos de estos agricultores, al no poder pagar sus deudas, perdieron sus tierras y terminaron trabajando como braceros para la central. Sin embargo, la extracción de estas riquezas azucaradas recayó sobre los hombros de entre 100 y 120 mil trabajadores mal pagados. El 90% de estos trabajadores eran contratados como cortadores de caña durante la zafra, se trataba de trabajo estacional que duraba unos cinco meses y que los obligaba a realizar trabajos suplementarios en la construcción, o con pequeños cultivos, en la pesca de jueyes, o en los sembradíos de café o tabaco.






Página: 1, 2,




Version: 16012801 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario