Arqueología / Mitología y creencias religiosas en las culturas taínas
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
El mito es el origen. Nace de la experiencia humana de lo sagrado en la tierra. En él se narra la creación del universo, el surgimiento de los dioses, la aparición de todos los seres que habitan la existencia. Al tratarse de un momento primario,
al que no se puede acceder propiamente, se funda en ello un espacio y un tiempo míticos. Es decir, un espacio y tiempo que adquieren una dimensión sagrada, en la que los seres mortales y divinos viven en un eterno devenir. El mito, a su vez, es memoria. Y puesto que es memoria, cumple una función social. Mediante la transmisión oral de la memoria mítica común, se justifica la organización de las sociedades, los rituales religiosos, las guerras, e incluso los alimentos, su cultivo y el modo de prepararlos. Por lo tanto, la tradición que sostiene la unidad cultural de un pueblo se nutre en la memoria del origen. Cuando la transmisión oral de esta memoria sigue su curso –se desarrolla y tiene diferentes desembocaduras– se está ante la mitología.

Los taínos, mucho antes de la llegada de los españoles, ya poseían sus mitos, su mitología y su religión. Eran el behique (líder religioso) y el cacique (líder político-religioso), los encargados de dirigir las ceremonias y de transmitir la tradición.

Yaya –de quien se ha sugerido, que vendría a ser Yocahu Bagua Maórocoti– era el principio elemental de la existencia; espíritu dador de la vida. Este expulsó a su hijo Yayael, quien tenía la intención de asesinarlo. Al permitir su regreso, lo mata y coloca sus huesos en una calabaza. Estos se transformarían en peces. Un día, ante la ausencia de Yaya, los cuatro gemelos, hijos Itiba Cahubaba (la gran madre, muerta en parto), liderados por Deminán Caracaracol, toman la calabaza y comen de los peces. La calabaza cae, el agua se derrama, el mar nace sobre la tierra. En otro momento, Deminán Caracaracol y sus hermanos roban el fuego, el ritual de la cohoba y el casabe a Bayamanaco, señor del fuego. Bayamanaco dispara en la espalda de Deminán. La herida crece. Sus hermanos la abren y de ella sale una tortuga.

El primer mito explica la manera en la que, gracias al sacrificio de Yayael, como al atrevimiento de Deminán, aparece el mar. Justifica así la existencia de los peces y el acto de acudir a ellos como sustento. A su vez, el robo a Bayamanaco fundamenta el casabe como alimento básico en su dieta; el uso del fuego que da calor y luz, y que permite la cocción; y la cohoba, planta que propicia uno de los rituales religiosos más importantes.

A la isla de Haití (luego llamada Española), los taínos la concebían como un gran cuerpo de mujer. Era, pues, un espacio sagrado generador de vida. Del lado este, se encontraba la cueva-serpiente divina: Iguanaboína, por donde salía el sol. Junto a ella, estaban Boínayel y Márohu. Los tres eran considerados las deidades del buen tiempo y de la lluvia fecundadora. Su contraparte eran otras tres divinidades, las del mal tiempo y los huracanes: Guabancex, Guatauba y Coatrisquie. El centro del universo era la montaña Cauta. En ella había dos cuevas. De la cueva Cacibajagua, saldrían los primeros humanos y tendría inicio la sociedad. La tercera cueva, al oeste, se llamaba Coaybay. Allí regía Maquetarie Guayaba, señor de los muertos.






Página: 1, 2,




Version: 16012603 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?