Lengua y Literatura / Breve compilación histórica de la literatura puertorriqueña
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Los inicios de la literatura puertorriqueña ocurrieron durante las primeras décadas del siglo XIX como un modo expresivo de un pueblo con conciencia de sí mismo. Es decir, para ese tiempo se desarrolló una serie de escritores que se consideraban puertorriqueños o criollos y que escribían literatura concerniente a ese espacio geográfico con el que se identificaban y que llamaban “patria”. La llegada de la imprenta en 1806 promovió la aparición de periódicos que, como La Gaceta, se convirtieron en espacios en los que figuraron esos textos iniciales que forman parte del corpus literario puertorriqueño. Mariana Bibiana Benítez, por ejemplo, publicó “La ninfa de Puerto Rico” en este periódico en 1833. En ese año, Celedonio Luis Nebot de Padilla llevó a la escena teatral Mucén o el triunfo del patriotismo, obra que se ve como una alegoría a la situación política de Puerto Rico y su relación con España.

No obstante, la obra más conocida de ese tiempo, El aguinaldo puertorriqueño (1843), reunió textos románticos criollos. Así, en Puerto Rico, los escritores fueron identificándose y solidarizándose con el terruño, lo que les motivó a escribir estampas y textos abanderados con el criollismocriollismo: Movimiento literario hispanoamericano del primer tercio del siglo XX inspirado en las tradiciones criollas. y regionalismo, como álbum puertorriqueño (1844) y El cancionero de Borinquen (1846). Escritores que se destacaron en esos textos antológicos son: Francisco Vasallo, Santiago Vidarte (con sus poemas “Insomnio”, “El sueño”, “La jibarita”) y Manuel Alonso (1822-1889). De Alonso también destaca el Gíbaro, un cuadro de costumbres de mucho folclor. “La fiesta del Utuao”, “Un casamiento jíbaro” y “Una pelea de gallos” muestran escenas en las que se transcribe el habla campesina (y que fue usada en estudios lingüísticos importantes). Por otro lado, Manuel Fernández Juncos redactaba habitualmente en los periódicos de la época, uno de sus poemas fue “Sursum corda”.

En este tiempo surgió un símbolosímbolo: figura retórica o forma artística, especialmente frecuentes a partir de la escuela simbolista, a fines del siglo XIX, y más usadas aún en las escuelas poéticas o artísticas posteriores, sobre todo en el superrealismo o surrealismo, y que consiste en utilizar la asociación o asociaciones subliminales de las palabras o signos para producir emociones conscientes. que define al puertorriqueño de modo arquetípico: el jíbaro como ícono del campesino (y eventualmente del puertorriqueño). Ramón Méndez Quiñones ofreció dos piezas dramáticas que crearon un perfil sobre este sujeto que se generalizó aun hasta entrado el siglo XX: Un jíbaro y Los jíbaros progresistas. En estas obras se muestra al jíbaro como un ser volátil, supersticioso, con gran sentido del honor y muy generoso; sin embargo, como personaje literario sirve de portavoz de las ideas ilustradas de la época, por lo que ya ese perfil se ve como una aportación literaria y no antropológica.


Alejandro Tapia y Rivera (1826-1882) es otro autor símbolo de la literatura puertorriqueña. Fue un escritor muy prolífico y versátil. El dramadrama: Género literario al que pertenecen las obras destinadas a la representación escénica, cuyo argumento se desarrolla mediante la acción y el lenguaje, por lo común dialogado, de los personajes. La cuarterona, la novelanovela: Obra literaria en prosa de larga extensión en la que se narra una acción fingida en todo o en parte, y cuyo fin es causar placer estético a los lectores con la descripción o pintura de sucesos, personajes, pasiones y costumbres. Póstumo el envirginiado y el poema La sataniada son obras esenciales en el canoncanon: Conjunto de preceptos o normas por los se que se rige la conducta humana, un movimiento artístico o una determinada actividad. También se llama canon, a aquello que reúne todas las características que definen cierto modelo a seguir por considerarse prototípico. de Puerto Rico. Sus temas y acercamientos a lo racial, femenino y político lo hacen un ser muy adelantado y asertivo.

Después de Tapia y Rivera y en esa tradición de amor patrio y búsqueda de la liberación, José Gautier Benítez (1851-1880) es un poeta cumbre. Su poema “Canto a Puerto Rico”, “A Puerto Rico (Ausencia)” y “A Puerto Rico (Regreso)” son poemas esenciales en la historiografía literaria, allí figuran sus temas predilectos: la mujer, la patria, el amor y la crítica social. También se destaca la figura del prócer Eugenio María de Hostos (1839-1903), romántico comprometido con la separación de Puerto Rico de España. Se destacó como feministafeminista: 1. Perteneciente o relativo al feminismo o doctrina social favorable a la mujer, a quien concede capacidad y derechos reservados antes a los hombres, y mediante la cual se exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres. 2. Partidario del feminismo., revolucionario, educador y crítico literario. Su novela La peregrinación de Bayoán y Mi viaje al sur tienen un lugar privilegiado en las letras puertorriqueñas. Así también es importante mencionar a Lola Rodríguez de Tió, la revolucionaria y poeta exiliada que escribió uno de los poemas más famosos que vincula a Puerto Rico con Cuba, y que tituló “A Cuba”.







Página: 1, 2, 3, 4, 5,




Version: 16012601 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario