Religión / Dinga y mandinga en el pentecostalismo puertorriqueño
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Los puertorriqueños en Puerto Rico y en la diáspora
, así como en todos los países del Caribe hispano, históricamente han rechazado, o por lo menos relegado como inconsecuente, la herencia cultural negra. A pesar del hecho de que en Puerto Rico y en las comunidades puertorriqueñas de la diáspora se coma comida negra, se baile música basada mayormente en los ritmos afrocaribeños y las prácticas religiosas más populares tengan bases africanas, todavía se niegan las raíces negras de los pueblos caribeños. Este rechazo tiene su base en la historia de las políticas seudocientíficas sobre las razas del siglo XIX en Latinoamérica y el Caribe. Este racismo internalizado está muy arraigado de las fibras de la sociedad. Como resultado, existe una miopía cultural, social e histórica que no permite ver claramente las manifestaciones de las herencias africanas en varias de las facetas del diario vivir del pueblo puertorriqueño.

Sin embargo, la negación psicológica de lo negro no causa que desaparezcan de la vida cotidiana las manifestaciones africanas de la realidad social-cultural y religiosa. La teoría social hace hincapié en que el hábito social es usualmente, si no siempre, una rutina que se realiza inconscientemente en las vidas de los seres humanos. Por ende, aunque se quiera o crea, por ejemplo, que lo negro tiene solamente un aporte pequeño en la vida, la realidad puede ser muy distinta. El racismo internalizado de pueblos del Caribe hispano ha tenido ramificaciones en las actitudes hacia las religiones de trasfondos africanos como lo son la santería, el vudú haitiano o dominicano, el candomblé, el espiritismoespiritismo: Creencia según la cual los espíritus de los muertos pueden entrar en comunicación con los vivos. y el palo monte. Dado al menosprecio a la descendencia africana, se han desdeñado las espiritualidades africanas, hasta el punto de que se practican mayormente en secreto. No obstante, así como el racismo se encuentra en las fibras de la sociedad, también las herencias culturales, sean africanas o indígenas, se encuentran en las fibras del ser humano. Las religiones, por consiguiente, no surgen en un vacío. Es imposible que las prácticas religiosas del presente no estén influenciadas por las raíces africanas. Otto Maduro, eminente sociólogo de Ia religión, indica (1977):

"Ninguna religión opera en el vació. Toda religión, cualquier religión —sea lo que fuere lo que entendemos por religión—, es una realidad situada en un contexto humano específico: un espacio geográfico, un momento histórico y unos medio ambientes sociales concretos y determinados. Toda religión, cualquier religión —sea lo que se entienda por religión—, es siempre, en cada caso concreto, la religión de determinados seres humanos. Una religión que no sea la religión de determinados seres humanos seria inexistente, seria —pues— una pura fantasía de la imaginación".

Adivinación

La adivinación, la posesión espiritual y la sanación divina son aspectos evidentes de la religiosidad puertorriqueña y caribeña en los cultos de adoración pentecostales. Pastores laicos, por ejemplo, son poseídos por el espíritu santo (de acuerdo a sus creencias) y dotados de un conocimiento especial que les brinda información íntima sobre las vidas de personas presentes en sus servicios. De hecho, el acceso a información o adivinación se considera crucial en las prácticas religiosas del Caribe siendo un aspecto central en la santería, el vudú haitiano, el candomblé, el palo monte y el espiritismo. La teología cristiana del Espíritu Santo ofrece una gran riqueza de categorías que son fértiles para la reinterpretación por las tradiciones afrocaribeñas. En la religiosidad caribeña se espera que la divinidad utilice a la religión como una guía en la tierra, especialmente en momentos difíciles. La adivinación, provista por individuos poseídos por el Espíritu Santo, apela al habitus puertorriqueño, así como lo hacen las tradiciones afrocaribeñas. Al igual que estas últimas, el movimiento pentecostal puertorriqueño busca entender el futuro de todas las etapas y aspectos de la vida, sean estas en materia de salud, trabajo o amor.






Página: 1, 2,




Version: 15090403 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario