Lengua y Literatura / Revistas literarias
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
En 1806 llegó la imprenta y luego surgió la Sociedad Económica de Amigos del País, dos elementos centrales para la difusión cultural en Puerto Rico. Por ello, a partir del siglo XIX nacieron los primeros periódicos, por donde perfilaron las voces literarias de ese tiempo como antesala de lo que serían más adelante las revistas literarias de la isla. Ante la necesidad de un espacio donde brindar literatura a los lectores (y donde los escritores pudieran publicar sus textos) los periódicos destinaron secciones a la literatura, estos espacios fueron esenciales para las primicias de lo que será la literatura puertorriqueña. Periódicos como La Gaceta brindaron partes reducidas a la literatura, pero que fueron importantes para establecer la historiahistoria: 1. Conjunto de los sucesos o hechos políticos, sociales, económicos, culturales, etc., de un pueblo o de una nación. 2. Disciplina que estudia y narra estos sucesos. 3. Obra histórica compuesta por un escritor. La historia de Tucídides, de ,i>Tito Livio, de Mariana. , de Tito Livio, de Mariana. literaria del país. Precisamente allí, en 1832, María Bibiana Benítez publicó su poema icónico “La ninfa de Puerto Rico”.

También en El Diario Económico, Boletín Instructivo y Mercantil de Puerto Rico, El Investigador, El Buscapié, Puerto Rico Ilustrado, El Imparcial, entre otros diarios, se publicaron numerosos textos literarios. No obstante, la organización y el crecimiento de la cultura literaria en Puerto Rico hicieron necesarios organismos que recogieran, no solo la expresión literaria, sino también artículos que hablaran sobre ella. Las revistas literarias en Puerto Rico, así como en otros países del mundo, sirvieron de portavoces de las comunidades y generaciones literarias y, a su vez, sirvieron de base para la difusión de los movimientos literarios. A continuación se presentan aquellas a las que la crítica literaria les confiere un lugar importante en el desarrollo de las letras puertorriqueñas.

La Azucena, publicada por Alejandro Tapia y Rivera a partir del 20 de noviembre de 1870, es considerada la primera revista literaria de valor histórico en el país. Su audiencia principal era el público femenino y en ella colaboraron José Julián Acosta, Ramón Baldorioty de Castro, Manuel Fernández Juncos, Salvador Brau, Tapia y Rivera, entre otros.

El Ateneo Puertorriqueño se fundó en 1876 y dos años después publicó la Revista Puerto Riqueña, dirigida inicialmente por José Gautier Benítez. Participaron, además, José Julián Acosta, Manuel Zeno Gandía, Magdalena Plaza y Manuel Elzaburu. Esta revista duró un año y reemergió más adelante en 1905. Sus artículos de corte social muestran las preocupaciones y la avanzada de ese tiempo.


Manuel Fernández Juncos también contribuyó en esta gestión literaria; para 1887 fundó Revista Puertorriqueña (Literatura, Ciencias y Artes). Fue de las primeras revistas en lograr una exposición internacional. La Revista Puertorriqueña publicó obras traducidas del francés, así como obras de los españoles José María de Pereda, Emilia Pardo Bazán, Benito Pérez Galdós y Armando Palacio Valdés; de los hispanoamericanos Rubén Darío, Ricardo Palma, Jorge Isaacs, y Gertrudis Gómez de Avellaneda, entre otros; y de los puertorriqueños Salvador Brau, Lola Rodríguez de Tió, José De DiegoJosé de Diego: (1867-1918) Consiste su quehacer en este género de cuatro poemarios. En Jovillos (1916) inicia De Diego el cultivo del decasílabo y las rimas internas. En Pomarrosas (1904) encuadra, por su temática y tono, dentro del Romanticismo, aunque en algunas composiciones se torne parnasiano, (así en Minimae potestates), impresionista (Aguadilla) y modernista (el poema Genitrix). Sus dos últimos poemarios, Cantos de rebeldía (1916) y Cantos de pitirre (de publicación póstuma en 1950), contienen una poesía de afirmación de los valores de la hispanidad y de la raza latina. Con el poemario final, Cantos de pitirre, se acercará más De Diego al modernismo, tanto por su métrica como por su estilo lírico., Luis Muñoz Rivera, Cayetano Coll y Toste, José de Jesús Domínguez, Manuel Zeno Gandía, Manuel Elzaburu y José Gualberto Padilla, entre otros escritores de prestigio.






Página: 1, 2,




Version: 15082404 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario