Lengua y Literatura / La presencia del idioma inglés en Puerto Rico
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Desde su imposición en 1898, luego de la invasión estadounidense, la presencia del inglés en Puerto Rico se ha caracterizado por las controversias que protagoniza con el español, en términos de preservación y valoración. Voces como las de Margot Arce de Vázquez, Ana Lydia Vega, Juan Carlos Quiñones Santiago y Sara Meléndez Rivera han comentado ampliamente el fenómeno, sopesando sus pros y contras desde las posturas más conservadoras hasta las más audaces. A continuación, se reflexiona sobre el tema conforme a los hechos sociolingüísticos que revelan la inamovilidad estructural del inglés en Puerto Rico como lengua de grandes negocios e iniciativas políticas, frente al empobrecimiento gradual del español para los mismos fines y su relegación al ámbito artístico o estrictamente académico.

La lengua inglesa reta diariamente al puertorriqueño a dominarla, a decodificar y emplear los juicios valorativos del grupo cultural que representa; a utilizarla como vehículo de prosperidad económica, sociopolítica, intelectual y cultural. Lo reta a competir en el mercado laboral, aprovechando las oportunidades que lo proyectan como seres humanos completos, aptos para triunfar en cualquier escenario. Sin embargo, la mayoría de los egresados de las escuelas secundarias, tanto públicas como privadas de Puerto Rico, no dominan plenamente el español ni mucho menos el inglés.

Los expertos consultados coinciden en que no se está empleando la metodología indicada en la enseñanza del inglés. Tanto Arce de Vázquez como Meléndez Rivera y Quiñones Santiago observaron que en países como Estados Unidos de Norte América el contacto de la gente con una o más lenguas secundarias tiene lugar a partir de los doce años de edad; tiempo más que razonable para que el hablante domine a cabalidad la lengua materna. Eso facilita mucho el aprendizaje y dominio de otros idiomas en un lapso relativamente corto. Por otro lado, indican que el bilingüismobilingüismo: Uso habitual de dos lenguas en una misma región o por una misma persona. en Puerto Rico es una falacia, pues solo un grupo muy reducido usa ambas lenguas con entera fluidez, mientras que la inmensa mayoría recurre al spanglish o espanglish para intentar la comunicación. Se habla de intentos comunicativos porque en la calle (incluso en espacios profesionales) no hay un manejo eficaz del inglés junto al español, sino una mezcla cuya generalización limita grandemente las oportunidades de progreso en todos los renglones. Sobre el particular, Vega, al igual que Quiñones Santiago, hace una valiosa aportación al aclarar que el spanglish es un error morfosintáctico caracterizado por la pretensión de pensar en inglés y querer hablar o escribir en español, mientras que el code-switching es la transición perfecta (a nivel de frases) entre ambos idiomas, sin que sus estructuras morfosintácticas se vean comprometidas: rasgo del verdadero bilingüe. Además de que se debe reconocer que las lenguas son similares a los sistemas operativos de las computadoras: aunque estén hablando de lo mismo, procesarán la información según la sintaxis (algoritmo) de cada una.






Página: 1, 2,




Version: 15061401 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario