Economía / Los programas del Nuevo Trato
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
El Nuevo TratoNuevo Trato: Nombre dado a la política fiscal iniciada en Estados Unidos en el 1933 bajo la presidencia de Franklin Delano Roosevelt. El enfoque administrativo de Roosevelt se basó en el paradigma keynesiano y se propuso combatir la pobreza y el desempleo provocados por la Gran Depresión mediante la creación de programas que requirieron la canalización de fondos del gobierno central estadounidense hacia esos fines., doctrina implementada por el presidente de los Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, propuso una nueva relación entre el Gobierno y los ciudadanos. El Nuevo Trato marcó el nacimiento de lo que muchos autores llaman el estado benefactor. El Nuevo Trato se ubica en el contexto de la Gran Depresión. La Gran Depresión fue un proceso de crisis económica que inició para 1929 y se extendió por toda la década de 1930. Durante este periodo, las especulaciones de los bancos, la inflacióninflación: aumento en el nivel general de precios de una economía nacional. en los precios de los productos básicos y la sobreproducción detonaron un estancamiento en el flujo de los capitales. Los bancos tuvieron grandes pérdidas y la desconfianza de sus clientes los llevó a cerrar sus cuentas, lo que llevó a que quebraran más de 5000 instituciones financieras. Las fábricas despidieron gran cantidad de sus empleados en pocos meses. Las personas esperaban en las calles sin empleoempleo: Cantidad de personas registradas como empleadas en un país en una fecha determinada en los diferentes sectores industriales., comida o un hogar. Las causas de esta crisis se vincularon a lo poco diversificada que estaba la economía estadounidense, la cual dependía principalmente de la industria de la construcción y la automotriz. También, a la mala distribución del poder adquisitivopoder adquisitivo: se refiere al potencial de compra del consumidor en función del valor de la moneda con respecto al precio de los bienes y servicios. Como consecuencia de la inflación el poder adquisitivo se ha reducido sustancialmente en el mundo contemporáneo., la debilidad de la demanda de consumo, las deudas de los campesinos y las quiebras de los bancos pequeños, que no pudieron recobrar el dinero de los préstamos. Otra de las causas de la depresión se asocia con la inversión apresurada de los bancos grandes en el mercado de valores.

Los efectos de todos estos factores se sintieron a partir de octubre de 1929, cuando el mercado de valores tocó fondo. El producto nacional brutoproducto nacional bruto: valor monetario de los bienes y servicios producidos en un país durante un período determinado de tiempo, normalmente un año fiscal. No incluye la parte de la producción que se envía al exterior como pago a factores de producción del resto del mundo. Puede expresare a precios corrientes (PNB nominal) o a precios constantes (PNB real). (PNB) de Estados Unidos se redujo de $104 billones a $56 billones. Los salarios reales de los trabajadores o su poder de compra se redujo en 15 %o. El desempleodesempleo: Situación en la que uno o más factores de producción no se utilizan en el proceso productivo. Aunque técnicamente cualquiera de los factores puede estar desempleado, el concepto se utiliza comúnmente para referirse a la mano de obra desocupada. alcanzó el 24.9 % de la fuerza trabajadora en 1933. Ante esta situación, el Gobierno del presidente Herbert Hoover propuso un esfuerzo de cooperación para que los empresarios no recortaran la producción ni despidieran obreros, impuso un incremento en el gasto en obras públicas, el aumento de impuestos para evitar el déficit del Gobierno y la creación de una burocracia gubernamental para ayudar a los agricultores a mantener los precios de sus productos. También elevó las tarifas arancelarias a los productos extranjeros. Ninguna de las medidas logró detener la crisis, en parte porque la inversión gubernamental fue muy tímida ante la gravedad de la situación y porque la preocupación principal de los funcionarios de gobierno giraba en torno a la solvencia económica del Gobierno federal y la estabilidad de la empresa privada. En 1932 se estableció la Corporación Financiera para la Reconstrucción con el fin de facilitar préstamos a los bancos y otros negocios. Esta situación ocurrió al mismo tiempo que en la Unión Soviética surgió un modelo político que ofrecía a los obreros una distribución más equitativa de las riquezas, techo, alimento, educación y salud. Varios funcionarios gubernamentales de Estados Unidos temían que el modelo de la Unión Soviética sirviese de ejemplo a los obreros y que estos organizasen una revolución para reclamar el poder. Luego de las elecciones de 1932, Franklin Delano Roosevelt y sus asesores lanzaron los programas del Nuevo Trato como receta para enfrentar la Gran Depresión. Sus objetivos fueron: ordenar el sistema financiero mediante leyes que impidiesen la especulación, proveer ayuda a los desempleados usando fondos que pagasen los salarios a aquellos que trabajasen en la construcción de proyectos públicos, elevar los ingresos agrícolas mediante la regulación de los precios de sus productos y el control de su producción.

En el caso de Puerto Rico, el Nuevo Trato surgió como parte de la relación de los grupos reformistas en la colonia con los grupos de alto rango que administraban estos programas en la metrópoli. La isla enfrentaba serios problemas porque cuatro grandes corporaciones norteamericanas tenían el control de sus bases económicas. La
South Porto Rican Sugar Company, la Central Aguirre Sugar Company, la Fajardo Sugar Company y la United Porto Rico Sugar Company controlaban decenas de miles de acres en abierta violación a la Ley de los 500 acres, que estipulaba esa cantidad como el máximo de tierras a poseer. Además, la producción de azúcar dejaba millones de dólares en ganancias para los administradores y accionistas de las corporaciones ausentistas. Por otra parte, los campesinos asalariados ganaban 50 o 60 centavos por día en 1932, cuando en 1928 ganaban de $1.00 a $1.25. Las corporaciones azucareras lograron apropiarse de las mejores tierras de cultivo e influenciaron en la disminución del área dedicada a los cultivos de subsistencia. La población se hizo dependiente de los productos importados, que resultaban ser más costosos, en parte por las leyes de cabotaje, que obligaban a transportar los bienes en barcos de matrícula estadounidense. Los precios de los artículos de primera necesidad y el costo de vida aumentaron un tercio entre 1932 y 1933, mientras que el ingreso monetario per cápita bajaba a más del 12%. El arroz se vendía a $2.40 el quintal en 1932 y en 1933, el precio era de $4.10. Las habichuelas importadas aumentaron de $3.00 el quintal a $5.25; el bacalao, de $19.00 a $28.00. Las corporaciones ausentistas controlaban la economía de Puerto Rico ya que se oponían a legislación que las obligase a pagar impuestos al Gobierno, influían en la designación de funcionarios públicos que favoreciesen sus intereses y decidían sobre los precios a pagar a los colonos puertorriqueños por la caña que llevasen a las centrales. En medio de la Gran Depresión se agravaron estas condiciones de explotación. El PNB bajó de $176 millones en 1929 a $134 millones en 1933. Los jornales y salarios se redujeron de $131 millones a $95 millones para el mismo periodo de tiempo. Las ganancias de las empresas se redujeron en un 19.4 %, aunque las corporaciones azucareras aumentaron sus ganancias durante la crisis. La Fajardo Sugar triplicó sus ganancias entre 1931 y 1932, aun a pesar de los precios bajos del azúcar.


Esta condición colonial, sumada a la crisis económica, creó un clima de mucha tensión social en la que la desigualdad, la sobreexplotación de los obreros y el hambre sentaron las bases de tiempos difíciles. En 1932, el huracán San Ciprián mató 225 personas y causó daños calculados en $30 millones. En ese mismo año ganaron las elecciones la coalición de republicanos y socialistas, que representaba la unión del Partido Socialista (el partido que tradicionalmente había reivindicado los derechos de los trabajadores) con el Partido Republicano (que aglutinaba a los grandes intereses económicos de las centrales azucareras. Ante esta realidad, los obreros organizaron huelgas para reclamar el límite de ocho horas de trabajo diarias y el aumento de los salarios. Los miembros del Partido Nacionalista de Puerto Rico vieron en las corporaciones ausentistas a los responsables de la pérdida de tierras que pertenecieron en el pasado a la burguesía nacional. En 1934, los obreros recurrieron al liderato de Pedro Albizu Campos, líder del Partido Nacionalista de Puerto Rico, para que ayudase en la organización del movimiento obrero. El Gobierno colonial se organizó entonces para reprimir los reclamos de los obreros y de los nacionalistas con la movilización de la Policía Insular. En ese contexto, Luis Muñoz Marín, senador por el Partido Liberal, estableció relaciones con funcionarios del Gobierno de Franklin Delano Roosevelt que prometieron llevar el Nuevo Trato a la isla. Muñoz Marín invitó a unir esfuerzos con el Gobierno federal para resolver los problemas que enfrentaba Puerto Rico.






Página: 1, 2,




Version: 13071105 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario