CARIBE / Fulgencio Batista y Zaldívar
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version

Político y militar quien fungió como presidente de Cuba en los periodos de 1940 al 1944 y desde 1952 hasta el 1959. Su segundo periodo de elección lo presidió como dictador, encarcelando a sus oponentes e incurriendo en prácticas terroristas con todo aquel que no compartiera sus ideales.

Fulgencio Batista y Zaldívar nació el 16 de enero de 1901 en Cuba y fue educado en una escuela cuáquera americana. De trasfondo humilde, antes de ingresar al ejército se ganó la vida en las fincas de caña y en el ferrocarril. También fue mecánico, sastre, vendedor de frutas y taquígrafo del ejército. En 1926, se casó con Elisa Godínez Gómez de Batista y tuvieron tres hijos: Mirta, Elisa y Fulgencio. Más adelante se volvió a casar con Marta Fernández Miranda de Batista procreando cinco hijos más: Jorge Luis, Roberto Francisco, Carlos Manuel, Fulgencio José y Marta María.

Se unió al ejército de su país en 1921, ascendió hasta el rango de sargento y organizó, en septiembre de 1933, la revuelta de los sargentos, derrocando al régimen provisional de Carlos Manuel de Céspedes. Como presidente, además de enriquecer sus arcas personales, expandió el sistema educativo, auspició un gran programa de empleos públicos e impulsó el crecimiento económico de la isla significativamente. Luego de terminar su primer término presidencial en 1944, se estableció en la Florida durante ocho años. En este periodo de ausencia, Cuba sufrió un alto incremento de corrupción y una crisis en los servicios públicos.

Regresó al poder como un brutal dictador, luego de que en marzo de 1952 un golpe militar derrocara al incumbente Carlos Prío Socarrás. Bajo su control quedó la Universidad, la prensa y el Congreso, y arregló las elecciones para que él fuera el único candidato. Pero, en 1958 su régimen cayó a manos de las fuerzas rebeldes lideradas por Fidel Castro.

Durante su Gobierno, Batista fue gran colaborador del Gobierno de los Estados Unidos y sus intereses privados impulsaron y favorecieron las compañías americanas. Un ejemplo de su colaboración —corrupta— en la industria estadounidense, fue el teléfono enchapado en oro, que en gratitud por el incremento en las tarifas telefónicas cubanas, le hizo la ITT Corporation, compañía telefónica multinacional. A raíz de este y muchos otros ejemplos de corrupción, en 1960, el entonces senador, John F. Kennedy, denunció a Batista criticando la sospechosa relación entre su Gobierno y el estadounidense. Lo acusó de haber asesinado a 20,000 hombres en 7 años y de haber robado la libertad individual de sus compatriotas con el apoyo de la administración de Eisenhower.


Con la caída de su régimen, Batista decidió volar con su familia, en enero del 1959, a la República Dominicana. Más tarde se exilió en la isla portuguesa de Madeira y finalmente se estableció en Estoril, cerca de Lisboa, en donde se dedicó a escribir libros mientras también dirigía una compañía española de seguros de vida.

Murió de un ataque al corazón el 6 de agosto, de 1973, en Guadalmina, cerca de Marbella, España, dos días antes de que un grupo de asesinos de la Cuba castrista pudieran culminar su plan de asesinarlo.











Autor: Grupo Editorial
Publicado: 11 de junio de 2012.

Version: 12060402 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?