CARIBE / Partidos políticos y representatividad
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version

Con contadas excepciones (Trinidad, Guyana y Surinam), en el Caribe los partidos políticos no definen sus posturas sobre bases étnicas o geográficas. En una región con altos índices de pobreza y marginación, los grandes partidos políticos y debates político-ideológicos se dan principalmente en torno a los ejes de derecha e izquierda, aunque con el fin de la Guerra Fría las distancias ideológicas entre la derecha y la izquierda se han ido acortando en la región. En la actualidad, los partidos tradicionalmente de izquierda, por ejemplo, rara vez postulan la eliminación del sistema capitalista, como había sido el caso en Guyana, Granada y Jamaica. Esto sin duda ha contribuido a la estabilidad característica de los sistemas de partidos caribeños en las últimas décadas. 



Por otro lado, las bases ideológicas de los partidos de izquierda y centro-izquierda, basadas en principios de justicia social, solidaridad e internalización de los conflictos, han propiciado que estos logren establecer alianzas transnacionales a un nivel superior que los partidos de derecha. De hecho, el foro de partidos políticos transnacional más importante de toda la región de América Latina y el Caribe es la COPPPAL (Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe), institución que aglutina partidos de izquierda y centro-izquierda (liberales, socialdemócratas, demócrata-cristianos, socialistas y comunistas) de 28 países de la región, incluida Québec (Canadá).



Sin duda, los partidos políticos tradicionales se enfrentan a una crisis de representatividad y legitimidad en muchas sociedades contemporáneas, y grandes sectores de la población a nivel global muestran actitudes escépticas y de desconfianza hacia los partidos políticos y hacia el Estado en general. Por ello, muchas de las personas que antes llevaban sus militancias a través de los partidos políticos, y muchas de las luchas que antes eran lideradas por los partidos políticos, se han desplazado ahora a organizaciones de la sociedad civil. Sin duda, la creciente visibilidad e incidencia de organizaciones y grupos de la sociedad civil en el Caribe, tanto en forma de organizaciones no gubernamentales como de nuevos movimientos sociales y grupos de interés (ecologistas, feministas, indigenistas, etc.), han contribuido a acrecentar la crisis de representatividad de los partidos políticos. A pesar de ello, los partidos políticos continúan siendo por amplio margen los organismos que aglutinan al mayor número de militantes, y el puesto que ocupan las organizaciones de la sociedad civil continúa siendo secundario y periférico en relación con el de los partidos políticos. Según algunos autores, esto se debe a que la representatividad de los partidos políticos resulta de un mandato o elección directa de los ciudadanos en elecciones democráticas, y no de una presunta sintonía de la organización de la sociedad civil con las aspiraciones y deseos de la sociedad que dice representar. 



En cualquier caso, la crisis de representatividad de los partidos políticos se deja sentir con más fuerza en los países del Caribe continental y en las Antillas Mayores de herencia española, que en las islas más pequeñas del Caribe insular. En el Caribe anglosajón, por ejemplo, las instituciones políticas gozan de gran credibilidad. Evidencia de ello son la ausencia de proyectos de reformas constitucionales de magnitud que busquen alterar los sistemas políticos y electorales de la región. No hay, en las islas del Caribe anglosajón, discusión de alternativas al sistema de Westminster, si bien algunas revisiones están teniendo lugar en Barbados, Jamaica y San Cristóbal y Nieves (St. Kitts & Nevis). 












Autor: Luis Galanes
Publicado: 9 de mayo de 2012.

Version: 12050511 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?