CARIBE / La inserción de Haití en el Caribe
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Una calle en Puerto Príncipe.
Los problemas de integración política de Haití a iniciativas de cooperación con otros Gobiernos caribeños e internacionales han históricamente respondido a la política de aislamiento (abierto o soterrado) adoptada por muchos países, incluyendo a muchas potencias europeas y a los Estados Unidos hacia el país. Este aislamiento ha sido abierto y explícito durante los años posteriores a la Revolución haitiana de 1804, tomando la forma de ausencia de reconocimiento de su soberanía hasta la obligación impuesta de pagar al Gobierno francés indemnizaciones por los eventos de la Revolución.

De modo más inmediato, y a pesar de todo lo anterior, los problemas de inserción de Haití provienen también del alto grado de inestabilidad política y seguridad civil en el país. Gran parte de su historia del siglo XX y principios del XXI está marcada por golpes de Estado, dictaduras, revueltas internas, ocupaciones militares del ejército de los EE. UU., elecciones amañadas, corrupción, altos índices de criminalidad, pobreza y analfabetismo —a lo cual se le puede añadir, por su efecto desestabilizador, los desastres naturales que han azotado la zona, incluyendo un terremoto y un huracán en 2010—. Las luchas internas se dan principalmente entre dos facciones encontradas, cuyos intereses opuestos provienen de la época anterior a la Revolución: los mulatos y los negros.

El país estuvo ocupado por el ejercito de los Estados Unidos de 1915 a 1934, seguido de un largo periodo de inestabilidad política y sucesión de golpes de Estado hasta 1957. Y posteriormente, de 1957 a 1986, de un Gobierno dictatorial establecido por la dinastía de los Duvalier (François “Papa Doc” Duvalier de 1964 a 1971 y Jean-Claude “Bebé Doc” Duvalier de 1971 a 1986) y su policía secreta: los Tonton Macoutes. Luego de un periodo de alternancia entre elecciones democráticas y golpes de Estado, incluyendo el asestado por los militares a Jean-Bertrand Aristide el 30 de septiembre de 1991. A pesar de los esfuerzos diplomáticos para dar solución a la crisis, que incluyeron un embargo impuesto por la Organización de los Estados Americanos, Aristide nunca fue restituido en el poder (acusado de corrupción), y el Gobierno golpista “provisional” fue remplazado por un Gobierno democráticamente electo mediante elecciones en 1996. René Préval ganó dichas elecciones con el 87,9% de los votos, en unas elecciones en las que solo participó un 28% de la población. Aristide retornó al poder en el 2000, mediante unas elecciones cuestionadas tanto por la oposición como por la comunidad internacional por considerarlas fraudulentas. Tanto EE. UU. como la Unión Europea y el Banco Interamericano de Desarrollo suspendieron la ayuda financiera al país en 2002, y en tanto no se restablecieran los principios democráticos. La situación económica y la corrupción generaron manifestaciones y disturbios en contra de Aristide, y este fue eventualmente derrocado en 2004. En 2006 se celebraron elecciones para sustituir al Gobierno provisional que surgió después de la caída de Aristide. El ganador fue Réne Préval.

Esta inestabilidad política prolongada le ha creado a Haití conflictos con la comunidad internacional, y han minado las posibilidades de integración del país a dicha comunidad. En el año 2010 el país fue testigo de dos desastres naturales, un terremoto el 12 de enero de 2010, seguido por el paso del huracán Tomás el 5 de noviembre de 2010. El Gobierno de turno colapsó ante su incapacidad de afrontar ambas crisis, y algunos analistas estiman que serán necesarios grandes esfuerzos para que el país sobreviva como tal.



Autor: Luis Galanes
Publicado: 9 de junio de 2012.

Version: 12050510 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?