CARIBE / Sistemas políticos y electorales del Caribe
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version

Todos los sistemas políticos de los países independientes del Caribe son técnicamente democráticos, aunque existe un debate en torno a la democracia de algunos de ellos, como es el caso de Cuba. Estos sistemas políticos difieren entre sí en términos de los sistemas de gobierno, sistemas de partidos y sistemas electorales que adoptan.

Los sistemas democráticos del Caribe difieren entre sí en términos de los sistemas de gobierno que adoptan, estos suelen ser de dos tipos: presidencialistas o parlamentarios. Se denomina presidencialismo a aquella forma de gobierno en el que, constituida una república, la Constitución establece una división de poderes entre el poder legislativo, el poder ejecutivo y el poder judicial. El presidente es el que ostenta el poder ejecutivo, y se le atribuyen amplias facultades legislativas. El poder legislativo, que puede estar dividido en una o dos cámaras (sistemas bicamerales y unicamerales), se concentra en el congreso, y ejerce sus funciones legislativas sin prejuicio de las facultades que en materia legislativa posea el presidente. El presidente es elegido de forma directa por los votantes, y no por el congreso o parlamento. La república democrática presidencialista más conocida en la historia contemporánea es Estados Unidos. Bajo un sistema parlamentario, por otro lado, la elección del poder ejecutivo emana del parlamento (poder legislativo) y es responsable políticamente ante este. A esto se le conoce como principio de confianza política, en el sentido de que los poderes legislativo y ejecutivo están estrechamente vinculados, dependiendo el ejecutivo de la confianza del parlamento para subsistir. En el Caribe, la única excepción a este patrón de Gobiernos presidencialistas o parlamentarios la encontramos en Surinam, que posee un sistema híbrido. En Surinam, desde 1991, el país tiene un sistema político muy parecido al parlamentario, pero con un presidente que es elegido indirectamente y que posee considerables poderes constitucionales.

Por otro lado, muchas de las islas y territorios continúan bajo un régimen colonial (como los casos de Puerto Rico o las Islas Vírgenes Americanas), o han sido plenamente incorporadas al país del que una vez fueron colonia (como es el caso de las islas francesas de Martinica y Guadalupe, y la Guyana Francesa). En la mayoría de estos casos se mantienen sistemas de gobierno que siguen las mismas reglas de funcionamiento definidas por la Constitución y los decretos y leyes del imperio del que forman parte, para propósitos de elecciones locales o municipales, según sea el régimen territorial de vigencia.

En lo referente a los sistemas de partidos, estos pueden ser básicamente tres: multipartidistas, bipartidistas, o unipartidistas. Un sistema bipartidista es un sistema de partidos políticos que favorece la aparición de dos coaliciones políticas, lo cual conduce a una exclusión o discriminación positiva de los partidos minoritarios. En este sistema, los partidos minoritarios suelen ser regionalistas o de ideologías extremistas. Sus defensores argumentan que genera una estabilidad política al excluir a los sectores extremistas que podrían alcanzar una representación parlamentaria o presidencial. Por el contrario, sus detractores argumentan que el hecho de que excluye a estas minorías lo convierte en antidemocrático.

Por otro lado, los sistemas multipartidistas o pluripartidista son sistemas en que una gran cantidad de partidos políticos tienen amplias posibilidades de obtener el poder ejecutivo, y en los cuales el poder legislativo se encuentra dividido entre una gran cantidad de bancadas o fracciones. Países con sistemas políticos multipartidistas hay muchos, como el caso de Argentina, Finlandia, Francia, Italia, Portugal, Grecia, Chile, Guatemala, Ecuador, Bolivia, México, Rusia, la India y Japón. Asimismo, aunque tuvieron sistemas bipartidistas hasta hace poco, actualmente tienen un sistema multipartidista Brasil, Colombia, Costa Rica, Perú, Uruguay y Venezuela. En el Caribe también se encuentran sistemas con multipartidos, particularmente en Haití, Surinam o Guyana. Haití tiene aproximadamente 28 partidos, Surinam 26, y Guyana 15.

Finalmente, el unipartidismo es un sistema de partidos políticos en el que existe un único partido político, bien sea porque legalmente es el único partido que puede presentarse como opción en los procesos electorales, o bien, porque aun existiendo legalmente varios partidos políticos, el poder se concentra mayoritariamente en un solo partido político por extensos periodos de tiempo. Estos últimos, siendo oficialmente multipartidistas o bipartidistas, son de facto unipartidistas. El unipartidismo ha sido el sistema de muchos países independizados tras ser una colonia administrativa, ya sea por la supremacía de un partido o porque solo hubiera uno legal. Los sistemas unipartidistas son, y han sido, bastante heterogéneos en el mundo, pudiéndose encontrar fundamentalmente partidos únicos comunistas, fascistas y nacionalistas.

La siguiente tabla resume los diferentes sistemas de gobierno, de partidos políticos y de número de cámaras para los diferentes países del Caribe insular y continental:



























Página: 1, 2, 3,




Version: 12050502 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?