CARIBE / Las comunicaciones como eje de la integración económica del Caribe
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Las telecomunicaciones juegan un papel importante en las economías caribeñas. Las tecnologías de la información en general están remplazando a los recursos naturales como los determinantes de la posición socioeconómica de un país a nivel global. Aunque el Caribe no es una zona densamente poblada, sus infraestructuras de telecomunicaciones son tan avanzadas como las de los países del primer mundo. La proximidad a EE. UU., así como la dependencia de muchas islas caribeñas en la industria de servicio (turismo, banca, etc.) han contribuido a hacer esto posible. Los países y territorios del Caribe insular comparan muy favorablemente con otros países en vías de desarrollo en términos de teledensidad, es decir, el número de líneas telefónicas por cada 100 habitantes.

Las industria de la telefonía en muchas de las islas caribeñas evidenciaron transformaciones importantes durante la década del ochenta, y muchos de los Estados y territorios optaron por la privatización y liberalización de los mercados. Así, cuando la mayoría de las compañías de telefonía eran propiedad del Estado, el cual mantenía un monopolio sobre este sector, para la década del ochenta se produjeron no solo las ventas de las corporaciones públicas de telefonía a manos privadas, sino también la liberalización de los mercados de telefonía, así como el desarrollo de la telefonía digital. Para principios de la década del noventa, el 75 por ciento de la telefonía de la región era digital.

Sin embargo, en una economía altamente dependiente de la industria de servicios (turismo y banca), la mayoría de las líneas telefónicas están destinadas a los negocios, y aún existe un problema de acceso generalizado del ciudadano común a la telefonía. Según algunos economistas, esta ausencia de acceso a servicios de información amplios por parte de la ciudadanía común es vista como un obstáculo a los esfuerzos por erradicar la pobreza y el subdesarrollo, y como una cuestión de “justicia social”.

En cualquier caso, los avances en las tecnologías de la información de la zona caribeña no corrieron paralelos a los avances en las comunicaciones aéreas y marítimas, de personas y mercancía. Quizás el mayor problema que enfrenta la región de la cuenca caribeña, en términos de la infraestructura básica de comunicación, es el problema de la transportación dentro del territorio. Si la condición geográfica de islas ya se presenta como un obstáculo al establecimiento de redes de comunicación fluidas, las diferencias culturales entre las islas, así como las diferencias de idiomas, se presentan como obstáculos adicionales. La dependencia en transportación aérea o marítima es deficiente y ha mostrado su necesidad de modernizarse ante la creciente economía del turismo que afecta la región. Según hallazgos de la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial, según aparece en su informe Physical Infrastructure for CARICOM’s Growth and Global Competitiveness de junio de 2007, la región caribeña no posee la infraestructura en los aeropuertos para recibir a los turistas que visitan la región, la frecuencia de vuelos de conexión entre las islas es inadecuado, y la conexión entre las islas y los países de la cuenca caribeña continental es casi inexistente, y en muchos casos es solo posible haciendo escala en Estados Unidos. Evidencia de esta ausencia de comunicación intrarregional se refleja en la baja tasa del comercio intrarregional (es decir, el porciento de exportaciones intrarregionales en relación con el total de exportaciones) que evidencia la zona Caribeña, de un 20%. Esta compara desfavorablemente con un 54% en Asia, o con un 67% en la Unión Europea.



Autor: Luis Galanes
Publicado: 20 de marzo de 2012.

Version: 12031021 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?