CARIBE / Integración de la economía de Cuba en el Caribe
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Brigada de jóvenes cubanos en recogido en campo agrícola.
La economía cubana ha experimentado transformaciones importantes en las últimas dos décadas, y que marcan su inserción en lo que son las tendencias en el resto del Caribe. Con una economía basada históricamente en la exportación de azúcar, el derrumbe de la antigua Unión Soviética a finales de la década del ochenta puso en crisis la economía cubana, y ya para mediados de la década del noventa la economía cubana reflejaba un giro hacia el turismo, así como a una diversificación de la cartera de productos de exportación, y hacia una política económica dictada en un mayor grado por el mercado. Entre las medidas reformistas adoptadas se incluían la apertura al turismo, el permiso a la inversión extranjera, la legalización del dólar y la autorización al empleo por cuenta propia para algunas profesiones. A mediados de la década de 1990 el turismo superó al azúcar como fuente principal de divisas, y en 2008 el turismo cubano alcanzó la cifra de 2,3 millones de turistas, principalmente turistas canadienses, españoles, italianos y británicos. Posteriormente, el Gobierno de Raúl Castro introdujo algunos cambios en las leyes de tenencia de tierras que afectaron de forma importante la industria agrícola, mediante la entrega de tierras en usufructo gratuito para el que desee trabajarlas. Esta medida aumentó las producciones de manera relativamente rápida, y ha contribuido a aumentar la diversificación agrícola hacia sectores como las frutas y las hortalizas, y hacia productos de exportación como piña, guayaba, anón, mamey, papaya, café, tabaco, lechuga, acelga, zanahoria, rábanos, y arroz, así como una pequeña industria pesquera.

La minería constituye otro sector de exportación importante de Cuba, y que también marca su inserción en el mercado mundial. Cuba es exportadora de níquel, cobre, acero, pero principalmente de cobalto. Cuba cuenta con el 26% de las reservas mundiales de cobalto del mundo, es la segunda nación con mayores reservas de este mineral, y es responsable de aproximadamente el 10% de la producción mundial. La mayor parte del cobalto producido es exportado a China y Canadá.

Las remesas familiares de dinero desde el extranjero también desempeñan un papel importante en las cuentas públicas de Cuba, y suponen entre 800 y 1,000 millones de dólares por año, para una economía de 18.000 millones de dólares. La mayoría de las remesas provienen de familiares en Estados Unidos a quienes la ley estadounidense permite enviar a la isla hasta 1,200 dólares cada año. Esto proporciona acceso a dólares a casi el 60% de la población cubana.

Dos hechos fundamentales actúan como obstáculos a una mayor integración de la economía cubana en la región del Caribe, así como en la economía global. Por un lado, la situación económica de Cuba se ve negativamente afectada por los elevados precios que tiene que pagar a la hora de adquirir financiación extranjera, dado que el Gobierno cubano dejó de pagar su deuda externa en 1986, y por tanto, carece de acceso a los créditos de las instituciones financieras internacionales. Por otro lado, está el embargo estadounidense, cuyos daños se estimaron en 96 mil millones de dólares en 2008.



Autor: Luis Galanes
Publicado: 24 de junio de 2012.

Version: 12031015 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?