CARIBE / Infraestructura en América Latina y el Caribe
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Canal de Panamá.

Muchos economistas alegan que la infraestructura física de los países de América Latina y del Caribe es inadecuada para mantener un desarrollo económico favorable. La adecuación de una infraestructura física es la base para el desarrollo económico y la eliminación de la pobreza. Es decir, que existe una relación directa entre el desarrollo de la infraestructura física, el crecimiento económico y los avances en materia del bienestar social. La ausencia de dicha infraestructura impone limitaciones en su competitividad internacional, el comercio interregional y la inversión extranjera. La infraestructura física se refiere principalmente a los medios de transporte público (incluye carreteras, autopistas, ferrocarriles, puertos, aeropuertos, etc.), de telecomunicaciones, el abastecimiento de agua potable y de energía eléctrica, saneamiento y educación. 



El índice de competitividad global (del Foro Económico Mundial, o WEF por sus siglas en inglés) para la región de América Latina y el Caribe es de 3.75, significativamente bajo en comparación con otros países. El índice más alto lo tiene Hong Kong (un 6.77) y otros países asiáticos que han invertido en infraestructura física como Corea del Sur (un 5.59). Según un informe del Banco Mundial, se estima que si la infraestructura física de la región de América Latina y el Caribe se mejorara a los niveles de Corea del Sur, las tasas del producto interno bruto (PIB) reflejarían un crecimiento de entre 1.4 y 1.8 por ciento anual, y que la pobreza se reduciría en entre un 10 y un 20 por ciento. Se calcula que los “costos logísticos” (costos relacionados con la ausencia de una infraestructura de transporte adecuada) de hacer negocios en América Latina y el Caribe oscila entre un 18% y un 40% del PIB, lo cual compara negativamente con el 9% o 10% en los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). 




La región ha visto esfuerzos de desarrollo de infraestructura a nivel intrarregional durante este nuevo siglo XXI. Entre las iniciativas intrarregionales más sobresalientes está la ampliación del canal de Panamá, así como los múltiples proyectos de infraestructura a nivel subregional, como lo son el Proyecto Mesoamérica (PM), la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA) y la Comunidad del Caribe (CARICOM). El Proyecto Mesoamericano incluye diez países del istmo centroamericano y la cuenca caribeña (Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá, Colombia, México y República Dominicana), y tiene como objetivo la coordinación de proyectos de infraestructura subregionales. Destacan entre sus proyectos la Red Internacional de Carreteras Mesoamericanas (RICAM), así como la Autopista Mesoamericana de la Información (AMI).

En el contexto de América del Sur, la IIRSA, compuesta por los doce países de MERCOSUR (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Guyana, Surinam y Venezuela) tiene como objetivo la mejora de la infraestructura regional de transporte, energía y comunicaciones. En el Caribe insular, acuerdos de desarrollo de infraestructura física a nivel subregional también se han dado en el marco de CARICOM, particularmente en materia de transportación aérea y marítima, que es uno de los elementos de insuficiencia de infraestructura más carentes en la región. Las islas caribeñas han experimentado un incremento en el turismo, particularmente en el turismo de cruceros, que ha puesto a prueba las insuficiencias de las infraestructuras físicas actuales, principalmente en lo concerniente a la escasez de agua, la ausencia de transporte marítimo y aéreo adecuado entre las islas, y un incremento significativo en el tráfico terrestre vehicular. Estas insuficiencias permanecen como un reto en el desarrollo de la infraestructura física a nivel regional. 






























Autor: Luis Galanes
Publicado: 24 de junio de 2012.

Version: 12031014 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?