CARIBE / Hechos estilizados sobre la región del Caribe
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Cuando se observan a las economías de la región del Caribe insular, algunos hechos estilizados o tendencias sobresalientes salen a relucir para la región en conjunto. Por su condición geográfica de islas, no hay gran concentración de recursos naturales, contrario a lo que es la tendencia en Centro y Sur América, donde los recursos naturales y los productos primarios forman parte desproporcionadamente alta (en comparación con otras regiones del mundo) de sus canastas de exportación. La isla caribeña más rica en recursos naturales lo es Trinidad y Tobago, dada sus grandes reservas petroleras; el petróleo es el recurso natural de mayor exportación del Caribe. La región también cuenta con importantes refinerías de petróleo, siendo la más grande del Caribe Hovensa, en la isla de Santa Cruz (St. Croix) , una de las Islas Vírgenes norteamericanas, con capacidad de producción de 495 mil barriles de petróleo diarios (bbl/d). Otras refinerías importantes de la región y orientadas hacia la exportación son la refinería Isla en Aruba, (con capacidad de 320 mil bbl/d); la refinería Pointe-a-Pierre en Trinidad y Tobago (con capacidad de 165 mil bbl/d); y la refinería Cienfuegos en Cuba (con capacidad de 65 mil bbl/d). Está también en planes la construcción de una refinería en la isla de Jamaica (con capacidad anticipada de 250 mil bbl/d). En total, la región del Caribe en su totalidad tiene una capacidad de producción de 1.8 millones de barriles de petróleo diarios (bbl/d). Las refinerías de Hovensa e Isla reciben la mayoría del petróleo crudo de Venezuela, y la mayoría de los países del Caribe se benefician de tratos de financiamiento preferencial en la compra de petróleo (tanto crudo como destilado) que provee el proyecto Petrocaribe de Venezuela. Casi todo el petróleo refinado en el Caribe se exporta a los Estados Unidos: en 2008, las Hovensa (Islas Vírgenes norteamericanas) exportó 320 mil bbl/d a EE. UU., Isla (Aruba) exportó 87 mil bbl/d y Pointe-a-Pierre (Trinidad y Tobago) exportó 40 mil bbl/d. Los metales (hierro, níquel y bauxita) son el segundo recurso natural de mayor exportación del Caribe, y las mayores concentraciones de metales se encuentran en las islas de Cuba, Jamaica y Trinidad y Tobago. Guyana y Surinam, en el Caribe continental, también son importantes exportadores de bauxita.

La agricultura juega un papel secundario en las exportaciones de la región, a pesar de su pasado agrícola dedicado al azúcar y el café. Por las limitaciones de extensión de tierra, agua y fuerza laboral, la región es altamente dependiente de los alimentos importados, gran parte de los cuales van dirigidos a satisfacer la demanda turística de alimentos. Se estima que un 40-45% de los alimentos importados son para suplir la industria del turismo. Además, muchas de la tierras que antaño estaban destinadas a la siembra de la caña de azúcar han sido redestinadas a fines no agrícolas, como el turismo y los bienes raíces. La producción de alimentos para la exportación a gran escala está concentrada mayormente en las Antillas Mayores, y los productos agrícolas de exportación más importantes son el tabaco, el café, el azúcar, el cacao, el arroz, la sal y el pescado.

Visto desde una perspectiva macroeconómica, los productos de exportación rondan entre un 71% del total del producto interior bruto (PIB) en las islas mayores. Más aún, muchas de las islas caribeñas con alta dependencia en productos de exportación se centran en un puñado de productos primarios, los cuales representan un 50% del total de las exportaciones de la región. Estos incluyen el azúcar en Cuba, la bauxita en Jamaica, Surinam y Guyana, el petróleo en Trinidad y Tobago y las Antillas Holandesas, las bananas en Santa Lucía, Dominica, Granada, San Vicente, Guadalupe y Martinica y el café en Haití. Este patrón general de las economías caribeñas se presenta como problemático para el futuro de la región, dado que los productos primarios representan el mercado con menor crecimiento a nivel global. Incluso, otra tendencia generalizada en las carteras de exportación de los países del Caribe insular es sin duda la ausencia de diversificación de sus fuentes de ingreso y de sus productos de exportación. Aunque a nivel histórico esta tendencia ha ido cambiando hacia una mayor diversificación, que se evidencia tanto como diversidad en los productos de exportación como diversidad en los destinos de exportación. El porcentaje de las exportaciones dirigidas hacia EE. UU., por ejemplo, se ha visto reducido en los últimos años a favor de otros compradores europeos y asiáticos. La proporción del total de las exportaciones dirigidas a EE. UU. se redujo de un 44 a un 37 por ciento durante el periodo 1990-2008, mientras que el porcentaje destinado a China aumentó de 8 a 10 por ciento. En cualquier caso, se trata de una región con una alta dependencia en productos de exportación, junto con una baja diversificación (tanto de productos como de compradores) en sus canastas de exportación. Es por esto que muchas de las economías de los países/islas del Caribe han sido clasificadas como sociedades “vulnerables” o “en riesgo”.

La industria del turismo es una de las pocas industrias que ha reflejado un crecimiento sostenido, y el turismo ha pasado a jugar un papel central en muchas de las economías del Caribe insular a partir del triunfo de la Revolución cubana. Más de 20 millones de personas provenientes de cientos de rincones del mundo pasan cada año por el Caribe, un destino al que se llega en crucero, en avión o en barco. En la parte continental, el turismo de naturaleza y el turismo cultural tienen también un importante papel en lugares como Costa Rica o la ribera Maya. El turismo, a su vez, crea una industria indirecta como la construcción y la industria de servicio (restaurantes, operadores turísticos), que representan en conjunto la mayor fuente de ingreso del territorio, superior a los ingresos generados por el petróleo, la banca extraterritorial o cualquier otra fuente de ingreso. En las Islas Vírgenes norteamericanas, por ejemplo, el turismo representa más del 70% del producto nacional bruto (PNB), y provee más de 70% de los empleos. En general, el turismo representa aproximadamente un 30 por ciento de PNB de la región caribeña tomada en conjunto. Incluso en países como Cuba, ya para mediados de la década del noventa las divisas provenientes de la industria del turismo superaban las divisas provenientes del azúcar. El mismo patrón se evidencia para la región en su totalidad. Los ingresos provenientes del turismo para toda la región superan los $18 mil millones anuales, y representa más del 50 por ciento de los ingresos de muchas islas/Estados.






Página: 1, 2,




Version: 12031011 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?