CARIBE / Jaime Colson
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Jaime Colson.
Uno de los pintores dominicanos más importantes del siglo XX.

Jaime Antonio González Colson nació en Puerto Plata en 1901. En 1918, Colson estudió en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona bajo la tutela de los pintores Cecilio Pla y Gallardo, Julio Romero de Torres y Pedro Carbonell. De 1920 a 1923 asistió a la Escuela de Bellas Artes de San Fernando en Madrid, en donde tomó clases con Joaquín Sorolla.

En España entabló amistad con artistas de la talla de Maruja Mallo, Rafael Barradas y Salvador Dalí. Asimismo, en París, donde residió por varios años, conoció a figuras de renombre como Pablo Picasso y Georges Braque, maestros de la estética cubista que influyeron en su estilo. Algunas de las piezas del artista para esta época muestran la influencia del cubismo en su obra, como Naturaleza muerta y Familia catalana.

Colson vivió cuatro años en México, entre 1934 y 1938, y trabó amistad con los mexicanos Diego Rivera y José Clemente Orozco, el cubano Wifredo Lam y el filólogo dominicano Pedro Henríquez Ureña. A esta época pertenecen Bodegón, Desamparados y Merengue.

Luego de una breve estadía en Cuba, en donde hizo amistad con el pintor Mario Carreño, regresó a la República Dominicana. En su isla natal, el presidente Rafael L. Trujillo le encargó un retrato, que nunca se concretó. En 1939 regresó a Europa y vivió alternadamente, durante diez años, entre España y Francia. En 1942 pintó El colegial, El lector y Hermanos; luego experimentó con pinturas de temática religiosa o mística, entre las que se destacan varios murales eclesiásticos. Colson fue un católico devoto toda su vida y se había casado en una ceremonia católica con quien fuera su compañera, la japonesa Toyo Kurimoto. Su exploración, no obstante, del tema religioso incluye otras tradiciones, como Baquiní y la ciguapa del Camú, de 1949, en la que se muestra un ritual de muerte infantil. Un año antes había exhibido El compte Arnau, una de sus obras más coloridas y famosas.

En 1950 volvió a la República Dominicana, en donde Trujillo lo nombró director general de la Escuela de Bellas Artes. En 1952 renunció al cargo. Como producto de la fatiga y el alcoholismo, lo recluyeron en el Hospital José María Cabral y Báez de Santiago de los Caballeros. Al salir del hospital, comenzó una vida aislada y tranquila en la que se dedicó más de lleno a la pintura.

A mediados de la década de 1950 su estilo mezcla el cubismo con el tema de la negritud. Rostro geométrico, Fiesta en Guachupita y El ídolo azul dan fe de ello. En el año 1954 expuso su serie La catarsis (originalmente de 1947) que desapareció tres años después en la capital venezolana; algunos críticos la consideran su obra maestra. La franqueza sexual de las pinturas causó revuelo y aún quedan de esta serie las fotografías de Ana María Schwartz.

Colson escribió también poesía y teatro. Dedicó los últimos años de su vida a continuar su obra y a enseñar técnicas de pintura de mural. Murió de cáncer de garganta en Santo Domingo, el 20 de noviembre de 1975.



Autor: Alejandro Carpio
Publicado: 7 de mayo de 2012.

Version: 12031009 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?