CARIBE / Manuel Mendive
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Manuel Mendive.
Manuel Mendive es quizás el artista cubano más respetado de las últimas décadas y uno de los pintores más famosos de toda Hispanoamérica. Sus obras se han inspirado en los elementos de la cultura africana que perviven en el Caribe.

El artista nació en 1944 en el barrio Luyanó, de la capital cubana, en el seno de una familia que estaba involucrada con la santería. A los once años ganó un premio artístico de la UNESCO. En 1963 se graduó de la prestigiosa Academia Nacional de Bellas Artes San Alejandro, en La Habana.

Mendive se ha dedicado a la escultura y a la pintura, siendo la última la que más relieve ha adquirido. En la década de 1970 comenzó a producir esculturas de madera y más tarde decidió fusionar este medio con sus creaciones pictóricas. Asimismo, ha trabajado con otros medios, que van desde el dibujo y el vitral hasta el body painting. El artista también ha combinado su estética plástica con performances; ejemplo de esto es La vida, en la que el artista pintó los cuerpos de unos bailarines, quienes expresaban, con movimiento corporal, la misma óptica mágico-religiosa del pintor.

A Mendive le ha servido el conocer el imaginario y demás elementos característicos de la cultura yoruba para desarrollar un estilo estético muy propio que remite, en cierta medida, a las tradiciones artísticas de áfrica Occidental (no obstante, no es hasta 1982 que Mendive viaja a áfrica). De igual forma, la exploración de la impronta africana en la cultura del Caribe le ha servido al artista (y a la escuela de admiradores que siguen su obra) para examinar más de cerca las características de la cultura cubana. Así, aunque algunos de sus trabajos reconstruyen elementos ritualistas yorubas, prevalecen en estos las características que apuntan hacia el cuestionamiento de la vida moderna, la identidad y la belleza.

Mendive pinta, con colores claros y suaves, unas figuras redondas, muchas veces irreales, que representan las deidades de la santería. Las figuras fluyen y por momentos parecen adquirir la consistencia irrealizable de espíritus y orishas paganos. Las creaciones, sencillas y luminosas, poseen una fuerza muy particular.

La obra del artista se enmarca en el periodo que siguió al triunfo de la Revolución cubana. Su participación en actividades artísticas promovidas por el Gobierno de Cuba ha creado resentimiento en las comunidades anticastristas del exilio cubano. En 1988, por ejemplo, un veterano de la invasión a bahía de Cochinos quemó una pintura de Mendive, El pavo real.

Entre los premios más importantes que ha recibido Mendive, además del citado de la UNESCO, se destacan el Premio Adam Montparnasse, del Salón de Mayo de París (en 1968); El Prix National del Segundo Festival Internacional de Pintura, en Cagnes Sur Mer (1970); Orden 1,300 años de la Cultura Búlgara del Ministerio de Cultura de Bulgaria (1984); la Medalla de la Comuna de Saint Guiliano Terme, Italia (1990); la Medalla Junior Olympics, en Japón (1989); y la Orden de Caballero de las Artes y las Letras, del Ministerio de Cultura de Francia (en 1994); además de varios premios nacionales en Cuba.



Autor: Alejandro Carpio
Publicado: 30 de abril de 2012.

Version: 12020418 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?