CARIBE / Francisco Oller
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Francisco Oller.

Francisco Manuel Oller Cestero, pintor pionero en la estética impresionista y realista en América Latina, es uno de los artistas puertorriqueños más famosos de todos los tiempos. Supo capturar la realidad de su época y comentar con su arte acerca de la sociedad que le tocó vivir. 



Oller nació en Bayamón en el seno de una familia pudiente. Comenzó a estudiar pintura a los once años. A los catorce años pintó una reproducción de un retrato de su abuelo que había hecho Campeche. Un año más tarde, el gobernador Juan Prim le ofreció una beca para estudiar en Roma, pero su familia no lo deja ir debido a su corta edad. A los dieciocho años, no obstante, parte hacia Madrid para estudiar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, bajo la tutela del pintor Federico Madrazo. Dos años más tarde, regresó a Puerto Rico, pero pronto retornó a Europa, esta vez a Francia para continuar con sus estudios. En París estudió con Thomas Couture, Gustave Courbet y asistió a la academia de Marc-Charles-Gabriel Gleyre. Estas instituciones educaron a artistas de la talla de Manet, Renoir, Whistler y Monet. 



En 1865, Oller regresó a Puerto Rico y tres años más tarde se casó con Isabel Tinajero. Inauguró también una escuela de dibujo a la cual llamó Salón Washington, ofreciendo allí clases de arte de forma gratuita. En 1884 fundó una escuela de arte para mujeres. Escribió además un libro sobre perspectiva y dibujo. 



El maestro viajó varias veces más a París y a Madrid. En España pintó El coronel Contreras en Treviño y Un mendigo. Aunque recibió varios premios y títulos (Caballero de la Real y Distinguida Orden de Carlos III, Pintor de la Real Cámara, etc.), y expuso su obra en varios países, Oller nunca pudo vivir de su arte acomodadamente. Desilusionado de Europa (debido a un incidente incómodo con su amigo Cézanne), regresó a Puerto Rico de forma definitiva en el año 1896. 



Se mantuvo al tanto del desarrollo político de su país y defendió una postura de rechazo ante las injusticias sociales, incluida la esclavitud en Puerto Rico. Esta consciencia se debió, en parte, a su amistad con Ramón Emeterio Betances y Román Baldorioty de Castro, a quienes conoció en Europa. 



Francisco Oller fue uno de los pioneros del impresionismo en América. Las obras que creó en Puerto Rico, no obstante, mantienen un talante más realista. El velorio, de este estilo, es su pintura más famosa. Mide 8” x 13” y presenta la escena del velorio de un niño en una casa campestre. El infante muerto está acostado en una mesa, rodeado de flores, y de las otras catorce personas del baquiné, solo una aparece en actitud de duelo hacia el difunto. Se ha dicho que la alegría de las otras figuras humanas, quienes se observan bebiendo, corriendo, tocando instrumentos musicales y mirando un cerdo asado que cuelga del techo, se debe a que la actividad es una celebración, ya que el niño muerto era un ángel que regresaba al cielo. La obra se conserva en el Museo de la Universidad de Puerto Rico, en Río Piedras.

Oller murió el 17 de mayo de 1917. Gran parte de sus piezas y obras artísticas se perdieron o se estropearon debido, en parte, al clima de la isla. Otras pinturas, como las de la iglesia de Río Grande, se quemaron en un fuego. 












Autor: Alejandro Carpio
Publicado: 14 de abril de 2012.

Version: 12020414 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?