CARIBE / Migración y globalización en el Caribe
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
¿Qué motiva a una persona a moverse de su país de origen hacia otro país? La respuesta no es tan simple. La falta de trabajo o la percepción de una mala calidad de los empleos pueden ser algunos de los factores. En el Caribe –como en muchas otras regiones del planeta- ha ido incrementando este fenómeno social que conocemos como migración: acción y efecto que lleva a los individuos a partir hacia diversas partes del planeta, allí donde cada cual considere que hay mayor nivel de desarrollo u oportunidades de trabajo.

Se dice que la precariedad de los empleos existentes en el Caribe ha aumentado en las últimas décadas. Aunque esto no es un asunto exclusivo de la región, sí se puede observar cómo los mercados laborales internacionales son una parte importante e influyente en los procesos de migración y globalización. Se entiende por globalización la razón generalizada de la integración de una serie de asuntos en un planteamiento global. En términos económicos se puede hacer referencia a la interdependencia económica de los países y las regiones. En términos sociales el proceso está impulsado por nuevas tecnologías, nuevas relaciones políticas y de la sociedad civil. Básicamente, la dimensión social de la globalización se refiere a cómo quedan impactadas la vida y el trabajo de las personas, sus familias y sociedades en el proceso.

Históricamente en el Caribe la primera oleada globalizadora se dio en el periodo de 1870 a 1913, que trajo una considerable movilización internacional de migrantes. Luego este proceso fue interrumpido por la crisis del proceso de globalización entre 1914 y 1945, cuyos rasgos característicos fueron las guerras, la depresión económica y la inestabilidad política. Esta última oleada de globalización de fines del siglo XX influyó en la movilidad del capital y el comercio internacional. Aunque hoy día vivimos tiempos de alta movilidad global y pocas restricciones para aquellos que tienen una elevada fuente de capital humano y financiero -como los ejecutivos, inversionistas internacionales, expertos en informática, entre otros- los mercados laborales internacionales continúan segmentados y las limitaciones de trabajadores pobres y carentes de destrezas laborales no se han visto disminuidas.

Posibles causas que motivan la decisión migratoria

Cabe señalar que la migración es un camino de dos vías: la gente puede emigrar o inmigrar, ir o venir. Las principales causas que motivan la decisión de emigrar en el Caribe son económicas, asociadas con las expectativas de quienes lo hacen para obtener mayores ingresos en el extranjero que en su país natal. Además, también inciden otras variables de naturaleza diferente como los conflictos bélicos, la discriminación racial, social o cultural, y la persecución política.

La predilección por el país de destino está influida mayormente por redes de familiares y de amigos establecidos previamente en el mismo lugar. La dimensión y dirección de las migraciones internacionales responden a factores que se pueden catalogar a largo plazo y otros de carácter cíclico: disparidades entre el salario real del país de origen y del país receptor, influjos netos de inmigración –más inmigración que emigración– los cuales tienen una correlación positiva con la proporción entre el salario real hacia donde se desplazan y el país de destino.

Cuando un migrante se traslada hay dos factores que pesan sobre su decisión; y que, de hecho, influyen: la incertidumbre y el salario. Es importante, al considerar la inseguridad y el horizonte a largo plazo, que el ingreso en el país receptor sea más alto en comparación con el país de origen.

Por lo tanto, es necesario reconocer la naturaleza equilibradora de los procesos migratorios. En tanto y cuanto la medida de los desequilibrios del mercado de trabajo –que son los que propician estos desplazamientos masivos– están aparejados con el mercado capital o el de los bienes raíces agrícolas, que son los que causan los efectos indirectos en el ámbito local laboral. A esto se debe el que un aumento en la oferta de capital pueda provocar una mayor demanda de mano de obra que la que se puede satisfacer mediante la inmigración.inmigración.: movimiento de población que consiste en la llegada de personas a un país o región diferente de su lugar de origen para establecerse en él.

El Caribe

La región del Caribe vive un constante movimiento demográfico desde los años setenta. Al hablar sobre el crecimiento de la zona que comprende las aguas caribeñas es importante destacar que se ha debido principalmente a la migración. Esto es por el desplazamiento geográfico de individuos o grupos, generalmente por causas económicas o sociales. Los eventos de éxodo, retorno y llegada de poblaciones han resultado -a grandes rasgos- positivos para el Caribe puesto que el ingreso promedio de cada persona que trabaja ha aumentado desde las últimas cuatro décadas.

No obstante, el panorama migratorio del Caribe ha cambiado en las últimas décadas y se mantiene cambiando. La razón generalizada es porque el mundo actual atraviesa patrones acelerados y complejos de globalización. Como resultado a este fenómeno, las particularidades de los flujos migratorios de los caribeños son, sin duda, extensas y variadas entre sí.

Los movimientos hacia, desde y a través del Caribe son descritos todas las veces como complejos debido a la proximidad territorial que comprende el área y las ‘migraciones intracaribeñas’ que son frecuentes y poco notorias. Sin embargo, el traslado poblacional no solo ocurre en el ámbito isleño del Caribe, sino que trasciende al continente americano; lo que dificulta la recolección de información.

Los movimientos intrarregionales, estimados en un 10 por ciento del total de la migración, son de menor envergadura. Haití, la República Dominicana, Guyana y Jamaica se encuentran entre los principales países de origen, mientras que las Bahamas, las Islas Vírgenes británicas y de los Estados Unidos y las Islas Turcas y Caicos son los principales países y territorios de destino.

Según investigaciones del Banco Mundial se estima que más de 10 millones de caribeños residen fuera de sus países de nacimiento, la mayoría en América del Norte, Europa y Canadá. Del análisis de diagnósticos sobre los temas migratorios de la zona existe una conexión directa del tránsito de países con conflictos potenciales, como Haití, Jamaica, República Dominicana, Cuba, entre otros. Además, existe otra clasificación en torno a la región del ‘Gran Caribe’, que comprende las regiones de México, Colombia, Venezuela, Costa Rica y Panamá, cuyas poblaciones costeras también tienen tradición migratoria. Se puede afirmar que las agitaciones políticas y económicas, junto con el nivel de pobreza de algunos países, hacen que persistan las presiones e incentivos para la migración.






Página: 1, 2,




Version: 12020309 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?