CARIBE / El performance del artista como parte de su obra
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
El puertorriqueño Freddy Mercado exponente del Performance Art.
Hay varias definiciones del término performance. Uno de ellos se refiere al momento en el que el artista produce su arte a la vez que el público lo observa. Por ejemplo, cuando un músico toca un instrumento en vivo se dice que está haciendo un performance; esto se puede comparar a la labor de un pintor que no necesariamente pinta en público. La interacción entre el artista y el espectador es indispensable en el performance, y es parte esencial de la obra del artista. En un sentido, se puede decir que esta interacción —la duración de la actividad artística— es la obra en sí, ya que cuando se acaba el la acción artística, la obra de arte deja de existir (cosa que no sucede, por ejemplo, con un libro, una escultura, etc.).


Performance”, sin embargo, también puede tener otro sentido más específico. El performance art es un tipo de actividad artística que se desarrolló en la década del 1960, aunque haya tenido precedentes desde, al menos, la Edad Media. Los artistas propusieron buscar nuevas formas de expresar un mensaje y cuestionar la mismísima noción de lo que es y no es artístico. Por ejemplo, en Cómo explicar los cuadros a una liebre muerta (1965), el alemán Joseph Beuys se encerró en una galería, con su cabeza untada en miel, y le susurraba explicaciones artísticas al cuerpo de una liebre muerta. Nueve años más tarde, se encerraba en una habitación con un coyote vivo en Amo a América y América me ama (1974). El coyote, como se sabe, es un animal nativo del continente americano; de esta manera, el artista deseaba experimentar, en cierta forma, un contacto con lo autóctono de América, a la vez que hacía una metáfora social. Algunas personas tuvieron dificultad en entender la medida en que este performance era arte. Para Beuys y otros, el artista, cuando hace su performance, es él mismo parte de su obra.

En muchas ocasiones se intentó romper “la cuarta pared”; esto quiere decir, esa barrera que separa al público del artista. El rompimiento tenía como meta que el espectador fuera parte del montaje escénico y que se convirtiera en artista colaborador. Por ejemplo, en Fluids, de Allan Kaprow, el público debía tocar unos bloques de hielo hasta que se derritiesen. Evidentemente, la pieza tiene, además de otros elementos, una propuesta lúdica.

El happening es un tipo de performance en el que la actividad no transcurre en un escenario o galería, sino en un sitio cualquiera que el artista invade. En Pose, por ejemplo, Kaprow propuso ir a cualquier lugar con una silla (una oficina, por ejemplo), sentarse, tomarse una fotografía y dejar la fotografía en ese lugar. Este tipo de performance nubla la línea divisoria entre el arte y la realidad, y pretende irrumpir en la vida cotidiana y darle un producto artístico inesperado.

Muchas veces, el artista llegó a infligirse daño físico en su performance. Tal es el caso del estadounidense Chris Burden, quien le pidió a un asistente que le dispara en el brazo con un arma de fuego, frente al público, en una pieza intitulada Shoot.



Autor: Alejandro Carpio
Publicado: 28 de enero de 2012.

Version: 11120903 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?