CARIBE / Tradiciones orales caribeñas
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Dentro de la diversidad que existe en lo que denominamos el área del Caribe, la oralidad es un elemento común a las culturas de todos los países de esta región. Poco importa si las tradiciones orales se transmiten de una generación a otra de manera sucesiva en francés, créole, español, holandés, portugués, inglés, papiamento o sranang tongo; lo realmente importante es que han logrado sobrevivir por cientos de años, modificándose, adaptándose y evolucionando.


Los esclavos africanos que fueron traídos al Caribe llegaron en cadenas y sin ninguna posesión material. Sin embargo, los dueños de las plantaciones no pudieron quitarles la memoria de su vida anterior. No lograron desvincularlos, aunque trataron, de las tradiciones que trajeron consigo de sus tierras de origen, de las vidas que llevaron en ese "antes" de libertad.

En la dura rutina de trabajo en las plantaciones no se les permitía a los esclavos vivir como estaban acostumbrados a hacerlo, y se les despojó de toda relación con sus familias (era común que las dividieran), pero sí podían recordar sus leyendas, sus canciones, sus bailes y rituales, la religión de sus ancestros y el uso de plantas medicinales; conocimientos que llegaron hasta ellos de manera oral en sus países de origen y que se encargaron de transmitir a las nuevas generaciones que nacieron en el "nuevo" continente. Esto funcionó también como una manera de afianzar su identidad y no olvidar que, aunque al momento eran esclavos, provenían de culturas riquísimas en costumbres y saberes.

Las tradiciones orales en el Caribe son múltiples y variadas. Una de las más presentes en la región es, sin lugar a dudas, la música. Las historias que se cuentan con los tambores (desde los tambores batá hasta los de metal) y las letras de las canciones que son, en muchas ocasiones, intrínsecamente narraciones de eventos pasados, son manifestaciones de este tipo de transmisión. Esto puede apreciarse tanto en el reggae y el calipso, como en los aguinaldos, la bomba y la plena.

Igualmente importante resulta la narración de cuentos, fábulas y leyendas. Todavía hoy en día, y debido a la baja tasa de alfabetización en países como Haití, la instrucción religiosa y la narración de historias han sido por mucho tiempo los únicos métodos educativos en algunas islas para parte de la población que no recibe una educación formal.

En cuanto a las fábulas, los personajes principales son, casi siempre, animales. El propósito de algunas de estas narraciones es educar y el de otras, entretener. En Jamaica, Antigua, San Vicente, Guyana y Nevis el personaje principal de estos cuentos se llama Anancy. En Saint Kitts, Dominica, Trinidad, Santa Lucía, Montserrat y Barbados el protagonista, que usualmente es un tramposo, se llama Rabbit (Conejo).

Las tradiciones orales subsisten debido a su sensibilidad al cambio social y a su capacidad de expresar algunas de las urgencias más apremiantes de cada época. Además, demuestran las medidas de supervivencia que se desarrollaron bajo la dominación colonial y la época esclavista para asegurar la conservación de estas culturas y su existencia futura.




Autor: Neeltje van Marissing Méndez
Publicado: 20 de diciembre de 2011.

Version: 11112505 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?