CARIBE / Rafael Hernández
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Rafael Hernández.
Representa el ideal del músico profesional puertorriqueño de la primera mitad del siglo XX, un maestro de la música popular. Su repertorio cubre todas las formas de las músicas populares hispanoamericanas.

Rafael Hernández Marín nació en 1892 en el barrio Tamarindo de la ciudad de Aguadilla, Puerto Rico. Inició su instrucción musical en la banda de Aguadilla. En esa época, no existían instituciones de educación musical formal en Puerto Rico. Este vacío lo llenaron las bandas municipales, cuyos directores, a cambio de la ayuda económica de los ayuntamientos, aceptaban enseñar música a niños de familias pobres o de bajos ingresos. José Ruellán Lequerica y Jesús Figueroa fueron los instructores del joven Rafael. El tipo de enseñanza musical que recibió incluyó el aprendizaje de varios instrumentos: la corneta, el violín, el trombón, el bombardino, la guitarra y el piano. La evidencia fotográfica presenta a un Rafael, de niño, en la banda de José Ruellán; luego como un joven músico en la banda municipal de San Juan y una orquesta de baile, ambas dirigidas por Manuel Tizol, y como corneta de la banda del Circo Japonés –conjunto de tres músicos.

La proyección mundial de Rafael Hernández comenzó con su reclutamiento, junto a otros 17 puertorriqueños, a la banda del Regimiento Número 359, que estaba bajo la dirección de James Reese Europe. La banda de cuarenta músicos, de los cuales 18 eran puertorriqueños, llegó a presentarse en Francia en 1917. Esta banda es responsable de la entrada del jazz a Francia, en particular, y a Europa, en general. A su regreso a Estados Unidos en el 1919, Hernández inició un largo e intenso periodo de composición e interpretación artística. Figuró en la de Banda Lucky Roberts, con la cual realizó una gira artística por Estados Unidos; trabajó como músico en el Teatro Fausto de La Habana; Creó el Trío Borinquen (1925), y el Conjunto Victoria (1930) y se estableció en México en 1932.

Tanto su entrenamiento musical como su largo peregrinaje internacional, favorecen el que, como músico, Rafael Hernández abarque una grande y diversa variedad de géneros – desde la danza del siglo XIX y XX, hasta los géneros criollos puertorriqueños, los bailables afronorteamericanos como el ragtime, el two steps, el fox-trot, hasta los géneros de la música popular-comercial caribeña.

Sus temas incluyen desde la danza puertorriqueña, con temas como María Victoria (1912) y Danza capricho, número 7 (1949) y la canción patriótica y de orgullo regional, como la criolla puertorriqueña Mi patria tiembla (1928), los boleros Lamento borincano (1929) y Quisqueya, el corrido mexicano, Que chula es Puebla, hasta los géneros de la música popular-comercial, como la conga El Cumbanchero, el bolero Capullito de alelí y la canción Silencio.

Para la década del cincuenta, la fama de Rafael Hernández como valor de las Américas ya estaba establecida. Murió el 11 de diciembre de 1965. Semanas antes la clase artística, el Gobierno y los medios televisivos le habían hecho un programa especial en homenaje a su ingente labor.









Autor: Noel Allende-Goitía
Publicado: 13 de abril de 2012.

Version: 11112401 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?