CARIBE / Manifestaciones de resistencia en el Caribe
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
La cultura caribeña es híbrida y transcultural. Al mismo tiempo es plurilingüe —se habla francés, inglés, español y lenguas criollas— y multiétnica. Debido a estas razones, en ocasiones es difícil de percibir la conceptualización de la cultura caribeña de modo uniforme. No obstante, y a pesar de sus grados desiguales de desarrollo social, económico y político, comparte una unidad sociohistórica que sustenta el reconocimiento cultural distintivo de estas naciones, muchas de ellas, islas situadas en el mar Caribe o sus alrededores.


Precisamente por su situación geográfica, el Caribe ha sido históricamente percibido como un área de seguridad nacional por algunos países europeos y por los Estados Unidos. Con lo cual no es incorrecto decir que la proximidad continental ha traído pocas ventajas y sí muchas dificultades y desafíos para el desarrollo de cada nación. Lo que sí se sostiene a través de los múltiples estudios caribeños existentes es que los criterios específicos han hecho de la historia cultural caribeña una tríada muy particular que tiene como base la religión, el lenguaje y la historia.

Entre los aspectos que entrelazan a la cultura caribeña están los grupos o colectivos individuales conocidos como de resistencia. Esto es, dedicados a combatir las invasiones o atropellos por parte de países o grupos hegemónicos cuyo objetivo es ocupar determinadas instancias para favorecer los intereses propios. El término resistencia generalmente alude a movimientos que son considerados legítimos por parte de los líderes combativos. Hay multiplicidad de formas de resistencia, pero para efectos sociopolíticos se dividen en dos grupos: los pacifistas y los grupos violentos que aceptan el uso de las armas. Cuando los movimientos de resistencia utilizan armas, por lo general se autodenominan como grupos o ejércitos liberadores.

Algunos de los asuntos que generan resistencia en el Caribe son el derecho a la tierra, los temas de salud y de educación, la ocupación militar, la seguridad social y la independencia nacional. Para los pueblos y movimientos sociales caribeños el enfrentamiento a la pobreza, la marginación, la discriminación y la violencia pasan por una lucha cultural y política asumida desde los pequeños y los grandes espacios de poder. Por ello se observa resistencia frente a los modelos de dominación contemporáneos, y la misión de resistencia se expande hacia la oposición de proyectos transnacionales cuya intención es imponer su hegemonía sobre las tradiciones, costumbres y religiosidad popular del ámbito caribeño. Haití es la primera república independiente más antigua del Caribe.

En 1804 obtuvo su total autonomía, luego de una serie de sangrientas luchas internas y maniobras políticas en las que confrontó a las potencias francesas e inglesas. No obstante, Cuba es la que actualmente es más reconocida a nivel internacional. Su ideología sociopolítica se ha resistido desde hace más de medio siglo a los cambios políticos y económicos ocurridos en el resto del mundo.

También hay grupos de resistencia en el Caribe de Nicaragua, Panamá, Colombia, República Dominicana y Puerto Rico, entre otros. Personalidades de estudiosos caribeños coinciden en que uno de los factores cardinales para debilitar el liderazgo tradicional del Caribe ha sido la acción de los partidos políticos contemporáneos que han reclutado líderes a favor de la milicia para que sirvan a intereses alejados de las comunidades.



Autor: Dalila Rodríguez
Publicado: 20 de diciembre de 2011.

Version: 11112206 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?