CARIBE / La invasión norteamericana a la República Dominicana
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Dominicano se enfrenta a soldado estadounidense, 1965.
En 1898, mientras las tropas estadounidenses y españolas combatían en un conflicto desigual por obtener la soberanía y el control del Caribe, la por entonces joven República Dominicana se declaraba neutral ante tales sucesos de importancia internacional. Lejos de no interesarle los conflictos de la guerra Hispanoamericana, la realidad es que ya los intereses económicos de los dominicanos estaban empeñados en las compañías estadounidenses.

Es poco conocido que, en 1892 el Gobierno estadounidense fundara la San Domingo Improvement Company. Esta compañía fue creada por dicho Gobierno exclusivamente para operar en República Dominicana y hacerse cargo de la deuda exterior del país. En poco tiempo esta compañía compró la deuda exterior dominicana, que estaba en manos holandesas. Más tarde, se apoderó del control de la aduana y, paulatinamente, de todos los ingresos de la isla, incluyendo al Banco Nacional. Este es uno de los pasos menos conocidos de los Estados Unidos en su interés por el dominio del Caribe. No obstante, dicha compañía no surgió de la noche a la mañana y se necesitó todo un proceso para lograr su hegemonía en el país.

En 1916, debido a que en el país se produjo una gran inestabilidad política que elevó el endeudamiento y acrecentó la deuda externa, los Estados Unidos ocuparon el territorio dominicano. Se justificaron bajo la violación del Artículo III de la Convención de 1907, en el se establecía que el país no podía aumentar su deuda externa sin el consentimiento de la nación estadounidense. A su vez, querían dotar a la República Dominicana de estabilidad política para mejorar la economía y cobrar sus préstamos.

Así se dio paso a lo que se denominó la Primera Invasión estadounidense y que se extendió de 1916 hasta 1924. Durante los ocho años de ocupación, el país perdió automáticamente su soberanía nacional; el Gobierno estadounidense implantó medidas positivas y muchas medidas negativas, que conllevaron el repudio de la población y, por consiguiente, la desocupación. Al marcharse las tropas del territorio dominicano quedó el planteamiento de un nuevo esquema de poder a través de la institución militar que condicionó el resurgimiento del presidente Horacio Vásquez. Esta invasión también estaba motivada por intereses fundamentalmente económicos, ya que República Dominicana poseía grandes recursos materiales.

En 1965, grupos civiles descontentos con el Gobierno de Donald Reid Cabral —que buscaban retornar el país a la constitucionalidad— provocaron el enfrentamiento de dos sectores nacionales. Ante una inminente guerra civil o constitucionalista, el 28 de abril de 1965, Estados Unidos interviene nuevamente en suelo dominicano. Por segunda vez las tropas estadounidenses invadieron el territorio de la República Dominicana, limitando nuevamente la soberanía nacional. Los estadounidenses alegaron que se vieron obligados a intervenir para proteger a los estadounidenses que allí residían.

En esta intervención se enviaron a 42,000 militares al territorio dominicano. Se planteó como pretexto el temor de que en el país se formara un gobierno comunista similar al recientemente implantado en Cuba. Finalmente, el 12 de junio de 1966 los estadounidenses abandonaron a la República Dominicana tras las elecciones presidenciales constitucionales. Estas fueron ganadas por el Partido Reformista, que fue representado por su líder principal el Dr. Joaquín Balaguer como presidente y Augusto Lora como vicepresidente; Gobierno que mantuvo relativa estabilidad política por 20 años. De esta forma se puso fin a la Segunda Intervención Militar estadounidense.



Autor: José Lee Borges
Publicado: 27 de diciembre de 2011.

Version: 11112114 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?