CARIBE / El críquet en el Caribe inglés
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Juego de Cricket.
La expresión “Cricket is We!” (¡El críquet somos nosotros!), es una que los habitantes del Caribe inglés proclaman al mundo con orgullo.

Según C. L. R. James: “cuando los habitantes del Caribe inglés van a ver los partidos, llevan con ellos toda la historia pasada y las futuras esperanzas de las islas”. También indica que el críquet representa el lente más sofisticado y sensitivo a través del cual puede verse el desarrollo sociológico del Caribe inglés, desde la era de la emancipación en la tercera década del siglo XIX; hasta la era de la independencia a partir de los años cincuenta del siglo XX y más allá.

El críquet ha pasado por varias etapas, desde la introducción del deporte como parte del proceso de colonización por parte de los ingleses, específicamente en el siglo XIX; pasando por la criollización, momento durante el cual el deporte importado fue domesticado y transformado en un vehículo para el naciente ideal nacionalista y democratizador; hasta el establecimiento del críquet como vínculo de unión entre los países del Caribe inglés. Este vínculo trasciende la existencia de un equipo común que une a 15 territorios distintos bajo un mismo uniforme y se convierte en símbolo de un Caribe unificado.

Uno de los debates más presentes gira en torno a si el críquet ha servido para fortalecer una mentalidad colonizada, o si ha funcionado como un arma ideológica de un nacionalismo criollo subversivo y anticolonial. De hecho, el deporte sigue siendo uno de los recordatorios más potentes de la colonización británica. Sin embargo, la popularidad del críquet, según establecen algunos pensadores, es resultado del hecho de que refleja algunos de los valores más fundamentales de la sociedad de las Indias Occidentales y que, en el proceso, se ha transformado en un mecanismo de resistencia contra la opresión de los poderes europeos.

El equipo de críquet de las Indias Occidentales es considerado una institución líder en la lucha por unir a estos pueblos del Caribe inglés y maximizar el uso de los recursos de la región. El críquet “es más que un deporte, es un proceso político y social que requiere de una investigación detallada”, señala el jugador de críquet Viv Richards, en el prefacio del libro, Liberation Cricket, West Indies Cricket Culture. Este equipo está compuesto por una confederación deportiva que representa a 15 países y dependencias británicas del Caribe. En sus inicios, en los años treinta del siglo XX, el equipo representaba a las colonias británicas de la Federación de las Indias Occidentales y a la Guyana Británica. El equipo actual reúne jugadores de los siguientes países: Antigua y Barbuda, Barbados, Dominica, Granada, Guyana, Jamaica, Saint Kitts y Nevis, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Trinidad y Tobago, Anguila, Montserrat, las Islas Vírgenes Británicas, las Islas Vírgenes Estadounidenses y San Martín (tanto el lado holandés, como el francés).

Desde mediados de la década de los setenta, hasta inicios de los noventa, el equipo de críquet de las Indias Occidentales ha sido uno de los mejores del mundo, tanto en la versión Test, como en la de One Day International de este deporte. Un número considerable de los mejores jugadores de críquet del mundo han surgido del equipo de las Indias Occidentales. Entre ellos, Sir Garfield Sobers, Lance Gibbs, Gordon Greenidge, George Headley, Clive Lloyd, Malcolm Marshall, Andy Roberts y Everton Weekes, quienes han sido exaltados al Salón Mundial de la Fama del Críquet. Brian Lara y Sir Viv Richard, ambos poseedores de récords mundiales, han jugado también para este equipo.





Autor: Neeltje van Marissing Méndez
Publicado: 27 de diciembre de 2011.

Version: 11112026 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?