CARIBE / El coleccionismo en el siglo XXI: colecciones públicas y privadas
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
La práctica de reunir y valorar obras artísticas ya no es exclusivamente un ejercicio de los eruditos y los mecenas. La rentabilidad de las inversiones de estos objetos de arte destacó en la economía global a partir de los precios sin precedentes que se desembolsaron por cuadros de pintores como van Gogh, Picasso y Renoir en la década de los ochenta, y que continuó hasta recientemente con un desnudo de Modigliani, una de las piezas más costosas de la historia.

El deleite de reunir un grupo de objetos es casi siempre un indicio de afición al coleccionismo. A su vez, resulta importante para los coleccionistas diferenciar las piezas genuina de las otras infinitas que se presentan como artísticas. Tanto en las instituciones privadas —tales como museos nacionales, regionales u otras instituciones públicas— así como en las casas particulares de personas que se dedican a coleccionar arte en sí mismo —y que se consideran coleccionistas privados—, lo que genera interés es la preocupación por denominar correctamente las representaciones y descifrar cierta cronología historiográfica en el mundo del arte, independientemente de si es local, regional o internacional.






Página: 1, 2,




Version: 11112025 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?