CARIBE / Cultura urbana
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Malecón de Santo Domingo, República Dominicana.
No podría entenderse la sociedad sin discutir el urbanismo y el papel que este juega en el desarrollo de los pueblos. La cultura urbana está atada a la historia de las ciudades y de los habitantes que han configurado el mundo. A su vez, la transformación de las ciudades guarda una estrecha relación con los datos demográficos, los sistemas de transporte y la jerarquía urbana. En el Caribe, las divergentes experiencias históricas inciden en los modelos de urbanización.

Durante la conquista, los Imperios español, francés, inglés y holandés
trajeron un profundo discurso urbano que mostraba a la ciudad como el epicentro de los avances sociales, políticos y culturales. En muchos pueblos y ciudades del Caribe esa filosofía urbanística se ilustró en centros compuestos por una plaza rodeada del poder religioso y de las instituciones gubernamentales, junto a los establecimientos comerciales más notorios y las residencias de algunas familias prominentes.

Así, Puerto Rico y varios pueblos de República Dominicana, Jamaica, Cuba y Haití son ejemplos de dicho modelo urbanístico. Sin embargo, algunas diferencias en el diseño isleño son notables. En los Cuadernos Hispanoamericanos (1988) se establece que mientras la plantación era la actividad económica de las colonias de Inglaterra, Holanda y Francia, a finales del siglo XVII, las colonias españolas Cuba, República Dominicana y Puerto Rico se distinguieron por la construcción de fortalezas para defender las ciudades costeras.

En contraste a las colonias hispánicas, las dinámicas urbanas en las colonias inglesas, holandesas y francesas demuestran unas dimensiones, generalmente, más pequeñas y basadas en puertos y fuertes. En la ciudad haitiana Port de Paix y la jamaiquina Port Royal, gran parte de las calles principales se distinguen por ser bulevares y por poseer una mayor anchura.

La infraestructura evidencia también diversas variantes entre unas colonias y otras. Por ejemplo, en las ciudades de origen holandés, como Curazao, proliferan los canales para la transportación y el drenaje. Las iglesias, que se esparcieron durante la colonización española, tampoco afloran en el resto de las colonias, pues la evangelización no era una prioridad en la política colonial de las demás metrópolis.

La población en relación a la urbanización

La rápida urbanización, es decir, la construcción para habitar, y el auge turístico en las últimas décadas han afectado a tal punto la región caribeña que la población urbana reflejó un aumento de 36.5% en el 1960 a 57.5% en el 1990. Y es que el Caribe, como América Latina, evidencia un crecimiento urbano desmedido por el incremento demográfico y las catástrofes naturales, entre otros factores. El cuadro empeora porque algunos problemas causados por ese crecimiento imparable son el aumento de la pobreza urbana y la construcción de viviendas en terrenos de riesgo. Ante ello, la disposición urbana caribeña debe enfrascarse en preservar su identidad, sin afectar los patrones sociales y económicos de sus pueblos y ciudades.



Autor: Carmen Graciela Díaz
Publicado: 27 de diciembre de 2011.

Version: 11112020 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?