CARIBE / Carnavales caribeños
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Carnaval de Santo Domingo, República Dominicana.
En la tradición caribeña el folclore, los rituales religiosos y las veladas paganas son llevados a cabo como genuinas fiestas de pueblo. Los carnavales son eventos repletos de agasajo por parte de los lugareños. La mayoría de los carnavales del Caribe comienzan la primera semana de enero y se extienden hasta el día antes del Miércoles de Ceniza. El motivo es simbólico, puesto que a través de dichas celebraciones populares se recuerda al niño Jesús ya nacido, además de que se recibe el nuevo año con algarabía, entre bebidas, bailes y comidas típicas.

El término carnaval hoy día tiene una clara referencia cristiana a lo que precede la época cuaresmal y en la que se puede comer carne. El término carnaval quiere decir “la fiesta de la carne”. Personas de todas las edades se disfrazan, bailan los ritmos característicos y destacan los aspecto étnicos de la región. La norma es que casi todo el mundo que participe de la fiesta tenga una apariencia exagerada. Se resaltan las diferencias que constituyen la población y la cultura. Se utilizan máscaras, trajes coloridos y en algunos casos se lleva poca ropa. El desfile ocurre frente a las comparsas -que generalmente son congregaciones de barrio- que se pasean por la plaza pública. Usualmente este desfile se realiza frente a la iglesia principal del pueblo o la ciudad.

En la antigüedad, el carnaval hacía referencia a la celebración de Dionisio, el dios del vino de la civilización griega. En la actualidad esa tradición tiene raíces en la prédica cristiana. No obstante se asocia con libertinaje y comportamiento grotesco, pero es una lectura parcializada porque —según los historiadores— lo que ocurre es que la clase popular invierte las jerarquías. A través de vestimentas exageradas y danzas alocadas se ridiculiza a la cultura de elite.






Página: 1, 2,




Version: 11112017 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?