CARIBE / Contaminación de las aguas por los desperdicios sólidos en la región
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Río en Puerto Príncipe, Haití.
En la región del Gran Caribe existen serios problemas de contaminación de las aguas y un aumento constante en la cantidad de desperdicios sólidos que se disponen. La contaminación de las aguas, incluyendo las aguas marinas, es causada principalmente por las descargas industriales, la disposición de las aguas usadas domésticas sin tratar, las escorrentías (urbanas y rurales), los derrames de petróleo, la sedimentación, la presencia excesiva de nutrientes, la acumulación de sustancias tóxicas y la intrusión salina en los acuíferos costeros. La disponibilidad del agua de buena calidad no es solamente importante para el consumo directo de la población y como medio abiótico para diversos ecosistemas acuáticos, los cuales sustentan especies de plantas y animales de gran importancia ecológica, sino que es además un recurso indispensable para el desarrollo de las actividades industriales, agrícolas, pecuarias, comerciales y turístico-recreativas.

En la región caribeña solo el 25% de la población tiene acceso a servicios sanitarios, mientras que un 52% posee letrinas, situación que varía por países, donde la situación más crítica se presentan en Haití, Saint Kitts, Montserrat y Granada. La falta de servicio sanitario y la disposición inadecuada de las aguas usadas presentan un gran riesgo a la salud pública. Asimismo, la cantidad de población que carece de acceso al servicio de agua potable alcanza cifras millonarias en la región, lo cual añade un riesgo adicional a la salud de la población.

Las aguas marinas enfrentan un serio riesgo de contaminación, no solo en el Caribe insular, sino también en los países del continente que bordean la cuenca. Esto se debe a la navegación comercial y turística, las cuales han sido responsables de derrames de hidrocarburos y otros productos derivados del petróleo.

Por otro lado, el problema del aumento en la generación de desperdicios sólidos y su disposición inadecuada es especialmente preocupante. Una porción sustancial de los desperdicios sólidos son quemados a cielo abierto, mientras que otros son depositados en terrenos no aptos, como humedales, cuerpos de agua y acantilados. La disposición de los desperdicios de esta forma pone en riesgo la salud de la población debido a la contaminación de los cuerpos de agua por los lixiviados y a la proliferación de animales y sabandijas que pudieran transmitir enfermedades y causar epidemias.

Los Gobiernos de la región deberían desarrollar estrategias integrales para enfrentar el problema de la contaminación del agua y el de los desperdicios sólidos. Dichas estrategias tendrían que incluir, como uno de los asuntos prioritarios, la contribución al problema de parte de la navegación, incluyendo los barcos de cruceros. Se calcula que un crucero con tres mil pasajeros genera entre 400 y 1,200 metros cúbicos de desechos líquidos por día, entre los que se incluyen el drenaje de las máquinas de lavar ropa y platos, y el uso de duchas y lavamanos. Además, produce 70 litros de desechos peligrosos, como los productos químicos que se utilizan para revelar fotografías, las pinturas, los solventes, los cartuchos de impresoras, las baterías y los líquidos de limpieza.



Autor: Carlos Maysonet
Publicado: 26 de diciembre de 2011.

Version: 11112016 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?