CARIBE / Los bateyes
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Parque ceremonial de Caguana en Utuado, Puerto Rico.
El batey es el tipo de estructura de mayor trascendencia que se ha documentado en los contextos indígenas antillanos. La mayoría de los bateyes en el Caribe insular se han documentado en Puerto Rico, encontrándose la mayor concentración en la sección central de la isla. Este tipo de elemento arquitectónico también ha sido documentado en las Antillas Menores norteñas, particularmente en las Islas Vírgenes y Antigua, así como en La Española, Cuba y las Bahamas. El batey de mayor antigüedad que se ha documentado hasta el momento ha sido el del yacimiento Las Flores, en Coamo, Puerto Rico; se remonta a 650 d.C. La utilización de este tipo de estructura se extiende hasta el periodo de contacto indoeuropeo, como documentaron es los colonizadores europeos.


Los métodos empleados para la construcción de los bateyes fueron bastante variados. Incluyen el empleo de grandes piedras levantadas de pie, algunas de las cuales tienden a contener petroglifos, así como el uso de pavimentos de guijarros colocados sobre la superficie rodeando superficies naturalmente llanas o niveladas superficialmente. En otros casos, se creaban espacios mediante la remoción del terreno, ubicando muros de piedra en las paredes creadas en el proceso. De acuerdo con las observaciones realizadas por Robinson Rosado, en algunos casos estos tipos de métodos de construcción parecen convertir en objetos los elementos asociados a la mitología indígena antillana. Por ejemplo, este investigador argumenta que los basamentos de guijarros son representativos de las escamas de las serpientes, mientras que los macrolitos levantados representan la sección dorsal de los reptiles, en particular las iguanas.

Los bateyes eran construidos con formas muy variadas, que van desde las rectangulares hasta las redondas. Sus dimensiones varían entre los 10 metros hasta los 230 metros, como es el caso del batey circular del Corral de los Indios en San Juan de la Maguana, documentado en la República Dominicana. Cabe destacar que mientras en Puerto Rico la gran mayoría de los bateyes son delimitados con piedras, en Cuba, la Española y las Bahamas se han identificado otros bordeados por camellones de tierra.

La función de estos bateyes parece haber variado dependiendo del contexto donde se encuentren. En Puerto Rico es la única isla donde se han documentado recintos que contienen bateyes múltiples, como lo son los documentados en Tibes y Caguana. Algunos investigadores han descrito estos yacimientos como lugares de importancia ritual, en los cuales se reunían grupos de diversas comunidades de forma itinerante para realizar actividades religiosas. Otros investigadores han argumentado que estos espacios eran representativos de aldeas centrales asociadas a personas de alta jerarquía (caciques, por ejemplo), en donde se realizaban otras actividades cívicas, por lo que le han llamado a este tipo de contexto centros cívico-ceremoniales. Tal parece haber sido el caso del yacimiento Jácanas, recientemente impactado por las labores de construcción de la represa del río Portugués en Ponce, Puerto Rico, en este lugar se han encontrado una gran cantidad de materiales asociados a la vida cotidiana, así como vestigios de viviendas. Otro ejemplo de este tipo de contexto es el documentado en Salto Arriba, yacimiento que anida en los terrenos de la Universidad de Puerto Rico en Utuado, donde se han podido identificar, hasta el momento, cuatro bateyes.



Autor: Reniel Rodríguez Ramos
Publicado: 26 de diciembre de 2011.

Version: 11112003 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?