CARIBE / Arte de resistencia: la transformación de los espacios públicos
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
El arte urbano es una de las más usuales formas de arte de resistencia. Consiste en transformar un espacio público, como la calle, en una obra de arte. Esta apropiación del espacio descontextualiza la pieza artística y ayuda a que el comentario social se comunique de una manera más directa. De otra parte, con el arte urbano viene implícita la aspiración de “recuperar las calles”, o dejar claro que los espacios públicos le pertenecen a la ciudadanía o a las distintas comunidades que la componen, y no al Gobierno o a las grandes compañías. El arte urbano conlleva, pues, un mensaje político abierto.

Aunque hay artistas de renombre que exploraron el arte en el espacio público, como el mexicano Diego Rivera o el estadounidense Keith Haring, la expresión “arte de resistencia” implica un quehacer más marginal y en ocasiones, ilegal.

El grafiti es quizás el tipo de arte urbano más identificable, pero la discusión con respecto al grafiti a menudo enlaza la discusión sobre la diferencia entre arte y vandalismo. Los artistas (street writers) ven el espacio público como un lienzo enorme en donde pueden expresar su arte. Hay ciudades, como Berlín, que se han mostrado más receptivas al arte del grafiti. Durante la Guerra Fría, los artistas protestaban contra la presencia del muro de Berlín, en parte, con sus obras de grafiti. Aunque el muro haya caído, la tradición se ha mantenido hasta el día de hoy, y los street writers de todo el mundo aprovechan la apertura de Berlín para presentar sus obras en la ciudad.

Algunos artistas urbanos han mantenido claro el mensaje de resistencia política. Uno de los más reconocidos es el inglés Banksy. En 2005, por ejemplo, pintó a manera de protesta un número de obras en el muro que divide a Israel de Cisjordania; una de estas imágenes mostraba una niña a punto de cruzar el muro, volando con la ayuda de unos globos. El italiano Blu ha incorporado la pintura en sus murales en diversas partes del mundo. Muchos de estos artistas celebran el activismo social y los movimientos políticos de izquierda. Más recientemente, a raíz del terremoto de Haití del 2010, el artista Above pintó un grafiti que mostraba a un niño cubano dispuesto a ayudar a las víctimas haitianas.

La contrapublicidad (subvertising) es un género de arte de resistencia que intenta llevar un mensaje en contra del consumismo. Consiste en una parodia de las marcas y logotipos publicitarios reconocibles. Por ejemplo, el famoso logotipo “Enjoy Coca-Cola” se subvierte para que lea, con igual colores y letra: “Enjoy Capitalism”; la M amarilla de la cadena McDonald’s se invierte en una W, que lee, abajo, “Work”. Naomi Klein ha estudiado el vínculo entre la contrapublicidad y el movimiento antiglobalización en su célebre libro No Logo.

El arte teatral se presta para transformar un espacio público en un escenario, en el que a veces el público ignora que será parte de un espectáculo escénico. Augusto Boal ha sido uno de los teóricos más importantes de este tipo de teatro; bajo el título Teatro del oprimido, Boal incluye una serie de disciplinas que sirven para apropiarse artísticamente de los espacios públicos. Estas transformaciones a veces implican la colaboración del actor con el público, pero a veces el público no se da cuenta de que es parte de la función (como en el teatro invisible).



Autor: Alejandro Carpio
Publicado: 20 de diciembre de 2011.

Version: 11112001 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?