CARIBE / El arte caribeño en el plano internacional
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
La foresta mágica del pintor cubano Manuel Mendive.
Uno de los escenarios que sirve para dar a conocer a los artistas son las exposiciones internacionales de arte (como, por ejemplo, la Bienal de Venecia). Dichas exposiciones atraen a un público mayor que el que asiste a las galerías de arte, donde comúnmente se muestra el trabajo artístico. A medida que los artistas caribeños presentan su obra en distintas exhibiciones internacionales, se dan a conocer en el mercado del arte.

Desde finales de la década de 1940, la gestión del Instituto de Cultura Puertorriqueña y el Ateneo Puertorriqueño ayudó a que los artistas plásticos de este país pudiesen tener más reconocimiento a nivel mundial. La obra de maestros como Lorenzo Homar, Francisco Rodón, Myrna Báez y Julio Rosado del Valle se dio en el contexto de la función de dichas instituciones. Otros artistas, como Antonio Martorell y Rafael Tufiño, constituyen evidencia del impulso y renombre que adquirieron las artes plásticas puertorriqueñas. Hoy día, varios artistas de la isla continúan teniendo exposición internacional, como es el caso del dúo Jennifer Allora y Guillermo Calzadilla, además de Heriberto Nieves, quien obtuvo una medalla de oro en la Bienal de Florencia, o el caso de la exhibición de Pepón Osorio en el Wadsworth Atheneum.

Dentro de los pintores cubanos, Wilfredo Lam es uno de los más conocidos. Durante su estadía en Europa se distinguió por su fusión de surrealismo y cubismo, aunque también dedicó buena parte de su obra a tratar temas de la cultura africana en el Caribe. Igualmente, Manuel Mendive, considerado uno de los artistas cubanos más importantes, exploró con sus pinturas la religión y cultura de áfrica y de Cuba. Algunos de los artistas cubanos que más reputación han adquirido en el plano internacional son Juan Roberto Diago Durruthy, Kcho y Roberto Fabelo. La recepción del arte cubano, sin embargo, no ha estado exenta de controversia política. Por ejemplo, una pintura de Mendive, quien no se ha enemistado con el Gobierno de Cuba, fue quemada por un militante anticastrista en 1988.

Jaime Colson, uno de los pintores dominicanos más prestigiosos, recibió su formación en Europa y luego vivió en su República natal, en donde transmitió su saber artístico a las generaciones más jóvenes, mediante la enseñanza. Asimismo, Cándido Bidó supo enlazar una producción pictórica altamente apreciada en el mercado internacional con su promoción de otros artistas dominicanos. La obra del expresionista Ramón Oviedo ha recibido el premio Caballero de las Artes y las Letras que otorga el Gobierno francés. Guillo Pérez, Fernando Ureña Rib y Ada Balcácer son algunos de los artistas dominicanos que han dejado abierta la puerta para que generaciones más jóvenes (que incluyen a Julio Valdez, Raquel Paiewonsky, Quisqueya Henríquez y Jorge Pineda) logren captar el interés del público y el mercado internacional.

Philomé Obin y Hector Hyppolite sentaron las bases de la trayectoria artística haitiana. Ambos pintores llamaron la atención de intelectuales de Europa y Estados Unidos con sus cuadros, lo que contribuyó a que se creara el interés por la plástica de Haití y por sus artistas más jóvenes, como Edouard Duval Carrié y Telemaque Obin.



Autor: Alejandro Carpio
Publicado: 27 de diciembre de 2011.

Version: 11092603 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?