CARIBE / Deforestación y erosión de terrenos en el Caribe
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Deforestación de los bosques tropicales.
La deforestación y la erosión de los terrenos es un proceso provocado generalmente por las actividades humanas. Las acciones del hombre sobre el medio ambiente han reducido la superficie forestal de casi todos los países en la región del Gran Caribe. Entre los principales factores responsables por la reducción de la cubierta forestal o boscosa se encuentran la conversión de los usos del suelo para la agricultura, la industria y el turismo, y los desarrollos urbanos.

En la región también son muy frecuentes las pérdidas de los bosque por los desastres naturales, los cuales generan daños severos a la cubierta forestal, erosionan los suelos y producen deslizamientos e inundaciones. El impacto de estos fenómenos sobre los bosques pudiera aumentar debido a su incremento e intensidad a causa del calentamiento global. Por otro lado, la deforestación es responsable de emitir gases que contribuyen grandemente al efecto de invernadero, que a su vez acelera el cambio climático.

Uno de los países de la región que mejor ejemplifica el manejo inadecuado de su área boscosa es la República de Haití. Este país poseía el 95% de su territorio nacional con cubierta vegetal a finales del siglo XVIII. A la altura del presente siglo, Haití solo posee un 1.5% de su cubierta forestal original. La eliminación de su cubierta forestal dio paso a la erosión de los suelos, lo que ha ocasionado la pérdida de la mayoría de sus terrenos cultivables. La erosión ha implicado también la disminución de la tasa de infiltración del agua, un aumento en las inundaciones y la disminución de la biodiversidad del país.

Las áreas de bosques son de gran importancia ya que reducen las escorrentías, disminuyen el riesgo de erosión y sedimentación, producen madera, controlan el efecto de las inundaciones, regulan la temperatura y son habitáculos de especies de gran valor. Los bosques urbanos, un tipo de bosque, han sido establecidos en diversas ciudades del mundo y han demostrado ser exitosos en estimular la participación comunitaria, reducir el nivel de violencia, e incrementar el valor estético y económico de las propiedades.

Afortunadamente, en algunos lugares la superficie forestal ha ido en aumento, aunque de manera reducida. En la región se ha registrado un leve aumento en la superficie forestal, debido principalmente al abandono de las tierras agrícolas producto de la reducción de la producción agrícola para la exportación, y a un mayor énfasis en la protección y regeneración del ambiente natural para apoyar la industria del turismo.

Las estrategias de desarrollo de los países de la región deben incluir como aspecto importante el aumentar su cubierta forestal. Entre las estrategias que se deberían ensayar para lograr esta meta se encuentran las siguientes:

1. Programas masivos de reforestación de los sistemas boscosos, particularmente los manglares.

2. Formular políticas públicas de cero pérdida de cubierta vegetal en las áreas destinadas al desarrollo mediante la compensación y la mitigación.

3. Incorporar a los interesados, particularmente a los residentes y a los usuarios de los bosques, en el diseño de los planes y de la implantación de las estrategias de manejo para la protección y conservación de los recursos forestales.

4. Exigir que cada proyecto de desarrollo tenga un componente de investigación y educación pública sobre los recursos forestales.





Autor: Carlos Maysonet
Publicado: 26 de diciembre de 2011.

Version: 11091502 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?