CARIBE / Cuba y el Caribe
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Geográficamente, Cuba forma parte del Caribe insular. Sin embargo, en función de las características del sistema político establecido en 1959 con el triunfo de la Revolución cubana, de su expulsión de la OEA y del embargo impuesto por los Estados Unidos a partir de la década del sesenta, esta isla se diferencia claramente del resto del Caribe.

No obstante, en los primeros años de consolidación del Gobierno revolucionario, los objetivos de su política exterior apuntaban a asegurar la supervivencia y consolidación del proceso en el marco de una agenda continental y global, donde uno de los pocos referentes regionales importantes estaba asociado con el apoyo al movimiento de independencia de Puerto Rico.

Con el desarrollo del proceso de descolonización gradual de los territorios británicos en el Caribe en la década del sesenta y la independencia de Barbados, Jamaica, Guyana y Trinidad y Tobago, en diciembre de 1972 estos cuatro países establecieron relaciones diplomáticas con Cuba, rompiendo su aislamiento regional y dando inicio a una revalorización de la importancia del Caribe en la política exterior cubana. En esta primera etapa, con la posterior independencia de otros Estados de habla inglesa y holandesa, las relaciones con el Caribe no hispano fueron ampliándose progresivamente. En este contexto, es importante señalar que, particularmente en el caso de Jamaica, Guyana, Surinam y Granada, la intensificación de las relaciones con Cuba se produjo en el marco de crecientes coincidencias ideológicas y de la percepción, por parte de estos países, de que el modelo político cubano se constituía en un referente importante para el desarrollo de experiencias similares en la región. Por otra parte, el énfasis en la similitud de rasgos geográficos, históricos y, especialmente, étnicos, contribuyó significativamente a esta intensificación de relaciones, particularmente en el plano político.

Sin embargo, en la década del ochenta, las relaciones de Cuba con los Estados del Caribe no hispano sufrieron un deterioro paulatino, particularmente luego de la invasión estadounidense de Granada en octubre de 1983. El distanciamiento entre Cuba y los países miembros de la Comunidad del Caribe (CARICOM), especialmente marcado por los temas de seguridad y estabilidad de la región en el marco de la Guerra Fría, se mantendría a lo largo de toda la década hasta los inicios de la década del noventa.

Con el fin de la Guerra Fría, a partir de 1992 se inicia una tercera etapa de plena reactivación de las relaciones con los países del Caribe. Por un lado, el proceso de creación de la Asociación de Estados del Caribe (AEC), que culminó en 1995, posibilitó esta reactivación a través del incremento de contactos y visitas bilaterales y de un activo protagonismo de Cuba en el proceso. El establecimiento de la AEC, con la inclusión de Cuba y la exclusión de los Estados Unidos, dio asimismo inicio al proceso de reactivación de las relaciones con los países de América Latina, hasta culminar en la incorporación de Cuba en la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) y, más recientemente, en el Grupo Río y en la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (CEALC).

Por otra parte, en 1993 se establece la Comisión Conjunta Cuba-CARICOM que comenzó a reunirse regularmente y que ha dado lugar a una creciente cooperación sur-sur. El desarrollo de estos vínculos posibilitó, a su vez, el apoyo de los países miembros de la CARICOM a la aceptación de la participación de Cuba en el Grupo áfrica-Caribe-Pacífico (ACP) y en el CARIFORUM en las negociaciones con la Unión Europea, y a su colaboración en la Maquinaria Regional de Negociación de CARICOM (MRNC). En el ámbito regional, estos vínculos se materializaron en la sostenida oposición de los Estados de la CARICOM al bloqueo comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba.

En este contexto se fueron consolidando las relaciones de Cuba con la CARICOM, hasta culminar en La Habana con la celebración de la I Cumbre Cuba-CARICOM en diciembre de 2002, en ocasión del trigésimo aniversario del establecimiento de relaciones entre Cuba y los cuatro países más grandes del Caribe anglófonoanglófono: referido a persona que habla inglés como lengua materna o tiene gran dominio de éste.. Esta cumbre dio lugar al desarrollo de una estrategia específica de Cuba hacia el Caribe y a la reiteración de la cumbre cada tres años —en Bridgetown en 2005, en Santiago de Cuba en 2008, y en Trinidad y Tobago en 2011—, junto con la realización de numerosos encuentros ministeriales y técnicos. En marzo de 2005, por otra parte, entró en vigor un Acuerdo de Comercio y Cooperación Económica suscrito en el año 2000 entre Cuba y los países de la CARICOM.

Como resultado, pese a que Cuba no es, formalmente, miembro pleno de la CARICOM, mantiene en la actualidad relaciones con 14 Estados independientes del grupo, con los que colabora en programas de salud, educación y energía, incluyendo la Misión Milagro, el Plan Integral de Salud que beneficia especialmente a Haití y Belice, y el programa de becas universitarias que ha posibilitado la graduación, desde 1961 hasta la actualidad, de más de 4,000 profesionales caribeños en universidades cubanas, especialmente en el área de medicina. Por otra parte, para el año 2008, el intercambio comercial de La Habana con los miembros de la CARICOM alcanzó un monto de 95 millones de dólares, en el marco de un Acuerdo de Comercio y Cooperación Económica suscrito en el año 2000, que entró en vigor en el año 2005. Un ámbito en que se destaca particularmente la colaboración entre ambas partes es en relación con los riesgos del cambio climático y el impacto de los huracanes que asolan regularmente la región.

Finalmente, la creación de la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA) en 2002 y la progresiva incorporación de algunos de los Estados insulares del Caribe de habla inglesa a este esquema, han reforzado tanto las relaciones de algunos de los miembros de la CARICOM con Cuba como con Venezuela, en el marco de una convergencia de estos dos países en su política hacia la región y de la activa diplomacia petrolera desarrollada por Venezuela en el transcurso de esta década.





Autor: Andrés Serbin
Publicado: 30 de enero de 2013.

Version: 11062103 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?