Municipios / Salinas: Distrito Histórico de la Central Aguirre
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Casa estilo bongaló
La Central Aguirre, ubicada en el municipio de Salinas, fue uno de los complejos azucareros más grandes y productivos de la industria azucarera puertorriqueña. Esta central, al igual que la Central Guánica, mantuvo dentro de sus predios un pobladopoblado: conjunto de viviendas modestas en las afueras de una ciudad. 2- propio de un pueblo poco desarrollado. de obreros. Esta comunidad contaba con escuelas, tiendas, hospitales, áreas comunes, entre otros.

Los llamados company towns o poblados de compañía surgieron durante la segunda mitad del siglo XIX, cuando muchos países, incluido Estados Unidos, comenzaron a industrializarse. Las grandes fábricas establecían comunidades alrededor de sus instalaciones para así garantizar la mano de obra. Supliendo empleo a los trabajadores y llenando sus necesidades básicas, se promovía la lealtad de los obreros a la empresa.

En 1899, un grupo de inversionistas estadounidenses adquirió la antigua hacienda Aguirre, así como otras haciendashaciendas: Unidad agrícola mayor que la estancia y menor que el hato. Las primeras haciendas se dedicaron al cultivo de caña de azúcar en ellas se establecieron primero trapiches y más adelante ingenios en los que se producían mieles y azúcar moscabada (o sin refinar) y cuando poseían alambique se producía aguardiente. En una segunda etapa las haciendas se dedicaron al cultivo del café. adyacentes para crear una factoría central mecanizada. El Batey Central Aguirre, nombre del poblado, se desarrolló a partir de 1900. El trazado del pueblopueblo: los vecinos interesados en fundar un pueblo debían otorgarle el poder a una o más personas que los representarían ante el gobernador y vice-patrono real. Esta persona podía autorizar la fundación y la constitución de una parroquia. Los poderdantes debían ser mayoría en un territorio y mayor de diez. Una vez promovido el expediente el gobernador designaba un capitán poblador que tendría la representación de los vecinos y uno o más delegados generalmente miembros de los cabildos vecinos para que recibieran las pruebas. Se debía probar que el vecindario se encontraba muy alejado de la iglesia por lo que ha sus pobladores se les hacía difícil recibir los sacramentos y los servicios municipales. Generalmente se demostraba la ausencia de caminos o puentes o el mal estado de los existentes. Si era aprobada la solicitud exigía a los vecinos que deslindara el territorio del nuevo municipio y construyera ciertas obras municipales que incluían: una iglesia y casa del cura, la Casa del Rey, una carnicería, cercar un área para cementerio y reservar terrenos para la plaza y ejidos. Se esperaba que los vecinos cubrieran la construcción de estas obras mediante derramas. Usualmente algún propietario donaba los terrenos necesarios para la fundación. Una vez satisfechas las exigencias el gobernador autorizaba la fundacion y la creación de una parroquia y designaba un teniente de guerra que era generalmente el mismo capitán poblador. poseía ciertas particularidades, ya que el mismo combinó elementos de diseño urbano estadounidense de principios del siglo XX con los propios del contexto caribeño. Este complejo de edificios fue mucho más que una factoría de producción azucarera. Fue un mundo semiautónomo, creado por el consorcio comercial dominante.

El poblado estaba dividido en dos áreas residenciales: una para los estadounidenses y otra para los puertorriqueños. Los hogares estaban, a su vez, agrupados atendiendo al puesto que ocupaban los trabajadores dentro de la organización. Además, los niños estadounidenses y los hijos de obreros puertorriqueños estudiaban en edificios separados.

La comunidad Aguirre, localizada en la parte norte del poblado, era la zona residencial reservada para el personal administrativo y técnico, en su mayoría estadounidense. El área poseía un trazado curvilíneo que respondía a la geografía del sector. Las casas, separadas unas de otras, exhibían su estilo colonial bongaló o bungalow. Las mismas fueron construidas en madera y techadas con planchas de metal galvanizado acanalado.

En la parte suroeste del poblado, se encontraba Montesoria, zona residencial de los trabajadores de la factoría, los cuales eran, mayormente, puertorriqueños. Los dos sectores de vivienda estaban separados por la carretera municipal número 705, la cual servía de línea divisoria entre las comunidades. La vía culminaba en la plaza del poblado, la cual era utilizada mayormente por los residentes de Montesoria para celebrar tertulias, bailes u otras actividades.

La comunidad Montesoria, de trazado octagonal, estuvo conformado, originalmente, por bohíos de paja. Posteriormente, fueron reemplazados por casas de madera de estilo criollo, cubiertas de planchas de metal galvanizado acanalado.

El poblado de compañía de la central Aguirre poseía instalaciones culturales, sociales, recreativas y administrativas. La comunidad llegó a poseer una plaza residencial principal, un campo de golf de Aguirre, una casa club, una iglesia católica, una iglesia metodista, una escuela pública, una escuela privada, una clínica, un hotel con restaurante para estadounidenses, una piscina para visitantes y administradores, un hotel para personal puertorriqueño transitorio, teatro, un parque de recreación pasivo, una tienda central y una fábrica de hielo.

También, tenía una estación de policía, una plaza del mercado, dos restaurantes, dos clubes y dos edificios administrativos, así como las estructuras que componían el Batey Industrial, donde se encontraba la mayor parte de la maquinaria: tachos, centrífugas, vías de transportación, etc.

Las relaciones obrero-patronales fueron clave para el desarrollo de este gigante del azúcar. No hay constancia de huelga alguna en Aguirre durante sus primeros 43 años de operación. No fue hasta 1942 que se produjo la primera protesta obrera. El círculo administrativo practicó una política apoyada en las pautas del capitalismo benefactor mucho antes que otras industrias locales.

En 1990, tras varias décadas de pérdidas económicas, la central cesó operaciones. En el 2002, el Departamento de lo Interior de Estados Unidos incluyó gran parte de la Central Aguirre en el Registro Nacional de Lugares Históricos. Este espacio está compuesto por: el área de producción de la Central, la zona portuaria, la infraestructura de transportación ferroviaria, la zona residencial Aguirre y Montesoria y el campo de golf. La Central Aguirre es la única muestra que se conserva en Puerto Rico de un company town o poblado de compañía.

En la actualidad, estas estructuras aún no han pasado por un proceso de preservación y revitalización. La construcción de complejos residenciales en las inmediaciones del distrito, al igual que el abandono y el vandalismo que han sufrido las estructuras del Batey Industrial y el Batey Central amenazan este espacio histórico.

Adaptado y expandido por Grupo Editorial EPR

Fuente original: “Central Aguirre”, Juan Llanes Santos, Conserva, revista de la Oficina Estatal de Conservación Histórica, v.2, 2006.



Autor: Grupo Editorial EPRL
Publicado: 10 de septiembre de 2010.

Version: 10062504 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario
Enlaces Internos
Centrales azucareras: estructuras y maquinaria
El proceso del azúcar
Salinas: Breve historia de la Central Aguirre
San Sebastián: Central Plata
Enlaces Externos
Historia Boricua
El "company town" de la Central Aguirre
Distrito Histórico de la Central Aguirre
Central Aguirre
La FPH no se hace responsable por el contenido de enlaces externos.