Lengua y Literatura / De Diego y Padró, José
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Ateneo Puertorriqueño

Poeta, novelista y periodista que perteneció a las generaciones literarias de las décadas del veinte y del treinta. De Diego y Padró fue, junto a Luis Palés Matos, fundador del diepalismodiepalismo: Movimiento de vanguardia o ismo (movimiento literario de corta duración) creado por José I. Diego Padró (1896 - 1976) y Luis Palés Matos (1899 - 1959) basado en poetizar empleando la onomatopeya o imitación de los sonidos reales., uno de los primeros movimientos literarios vanguardistas de la Isla.

José Isaac de Diego Padró nació en Vega Baja en 1899. Cursó la escuela primaria en su pueblo natal y la secundaria, en San Juan. De joven viajó por Francia y España. Se trasladó a Nueva York en 1916. En el 1917, sirvió como parte del ejército de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, una vez finalizado el conflicto en 1918, regresó a Puerto Rico.

En el 1921, publica La última lámpara de los dioses, un primer poemario del género literario que había comenzado a cultivar desde la década de 1910. Esta etapa lírica inicial es marcadamente modernistamodernista: perteneciente o relativo al Modernismo., con poemas largos de sensibilidad parnasiana. Estos presentan temas de la mitología griega que exhiben influencias de Rubén Darío y Herrera Reissig. Entre los poemas que se incluyen en esta obra se encuentran “Neurastenia”, “El escarabajo” y “Cándida”. A partir de esa obra, se interesa e incursiona de lleno en las vanguardias.

De Diego Padró frecuentaba las tertulias literarias capitalinas características de la época. Asistía, entre otras a las que tenían lugar en el restaurante La Mallorquina en San Juan a las que se unía a Luis Muñoz Marín, Luis Llorens Torres y Nemesio Canales. También durante los mismos años, participaba de las tertulias del Ateneo Puertorriqueño. Fue en una de las reuniones celebradas en este último lugar donde conoció a Luis Palés Matos, quien compartía su interés por las nuevas corrientes literarias europeas. Juntos formaron a finales de 1921, el Diepalismo; un movimiento literario de vanguardia que se caracterizaba por la creación de un lenguaje poético sintético, sin descripciones vastas, así como por el uso de la onomatopeya para lograr una imagenimagen: Representación viva y eficaz de una intuición o visión poética por medio del lenguaje. más objetiva de la realidad.

El primer poema de este movimiento –cuyo nombre provenía de la combinación de la primera sílaba de los apellidos paternos de los fundadores– se publicó el 7 de noviembre de 1921 en el periódico El Imparcial bajo el título, “Orquestación diepálica”, un primer poema representativo de dicha corriente, de la autoría de los dos poetas. En este poema se describía tanto el ambiente rural como los ruidos de animales que se encuentran en éste. El próximo poema que se publicará en el mismo rotativo sería “Fugas diepálicas”, de De Diego Padró. El movimiento literario tuvo poca duración y los poemas publicados fueron objeto de la crítica de muchos literatos del momento. También lograron despertar el interés por las vanguardias en otros jóvenes poetas.

En los comienzos de 1924, José De DiegoJosé de Diego: (1867-1918) Consiste su quehacer en este género de cuatro poemarios. En Jovillos (1916) inicia De Diego el cultivo del decasílabo y las rimas internas. En Pomarrosas (1904) encuadra, por su temática y tono, dentro del Romanticismo, aunque en algunas composiciones se torne parnasiano, (así en Minimae potestates), impresionista (Aguadilla) y modernista (el poema Genitrix). Sus dos últimos poemarios, Cantos de rebeldía (1916) y Cantos de pitirre (de publicación póstuma en 1950), contienen una poesía de afirmación de los valores de la hispanidad y de la raza latina. Con el poemario final, Cantos de pitirre, se acercará más De Diego al modernismo, tanto por su métrica como por su estilo lírico. y Padró produce junto a Luis Palés Matos, Antonio Coll Vidal, Bolívar Pagán, José Enrique Gelpí y Juan José Llovet, el periódico Los Seis. En las páginas de este mensuario, de corte literario vanguardista, los poetas promovían la renovación de las corrientes literarias, dando particular énfasis a los nuevos movimientos de vanguardiamovimientos de vanguardia: algunos movimientos de vanguardia de la década de los años veinte fueron: el diepalismo, el euforismo, el zoísmo y el atalayismo..

El siguiente año, De Diego Padró se traslada a Nueva York donde permanece hasta 1929. En esta ciudad se desempeña como periodista, particularmente como director del semanario Bolívar. De regreso a la Isla continúa su labor periodística como redactor de La Correspondencia de Puerto Rico (1929-1930) y de El Imparcial (1932). Colabora, a su vez, con otras publicaciones incluida La Rehabilitación (1933-1934). Más adelante, se desempeña como jefe de la oficina de publicidad del Departamento de Salud de Puerto Rico.

No es si no hasta el 1952, cuando publica otro poemario, Ocho epístolas mostrencas, el cual resulta premiado por el Instituto de Literatura Puertorriqueña. Su lírica ya de mayor madurez es sencilla y realistarealista: 1. Partidario del Realismo. 2. Perteneciente o relativo al Realismo o a los realistas. Sistema, escuela realista.. En la misma presenta con tono angustioso, temas existencialistas, como el paso del tiempo, la libertad y la muerte. Figuran en este libro los poemas “El alcatraz del parque” y “La muerte de don Marcelino”. En 1959, publicó Escaparate iluminado: autobiografía poética, obra antológica en la que recoge sus mejores poemas, desde los de corte modernista hasta los más realistas y vanguardistas.

Fue también novelista. Su obra dentro de este género, además de presentar preocupaciones existenciales de manera culta, es urbana. Con la publicación de la primera de esta, Sebastián Guenard en el 1924, la cual inició a manera de folletín en el diario La Correspondencia de Puerto Rico, el autor rompe con el género costumbrista y el de las novelanovela: Obra literaria en prosa de larga extensión en la que se narra una acción fingida en todo o en parte, y cuyo fin es causar placer estético a los lectores con la descripción o pintura de sucesos, personajes, pasiones y costumbres. de la tierra, muy cultivada en esa época por otros escritores de la Isla. La novela, aunque publicada, fue un texto que el propio autor continuó desarrollando, hasta que en el 1940, la publicara nuevamente bajo el título de En Babia: manuscrito de un braquicéfalo en una edición de 700 páginas. En la misma De Diego Padró narra las experiencias de un joven extravagante, estudiante de medicina en Nueva York. Incorpora a lo largo del libro digresiones narrativas y textos sobre puestos, no relacionados con la trama de la novela.

Otras de sus novelas son: El tiempo jugó conmigo (1960), donde retoma el tema de la psicología; El minotauro se devora a sí mismo (1965), de corte existencialista, en la que reflexiona sobre la humanidad y el curso que ha tomado, Un cencerro de dos badajos (1969) y El hombrecito que veía en grande (1973).

José De Diego y Padró falleció en San Juan en 1974.


Referencias

Rivera de Alvarez, Josefina. Literatura puertorriqueña, su proceso en el tiempo. Madrid: Ediciones Panteón, 1983. Impreso

Del Rosario, Rubén. Breve Enciclopedia de la Cultura Puertorriqueña. Hato Rey: Ediciones Cordillera, 1976. Impreso

Gran Enciclopedia de Puerto Rico. Impreso



Autor: Grupo Editorial EPRL
Publicado: 16 de septiembre de 2014.

Version: 10012501 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario
Enlaces Externos
Poética de José de Diego y Padró
La FPH no se hace responsable por el contenido de enlaces externos.