Municipios / Breve historia del municipio de Río Piedras
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Iglesia del Pilar y plaza de la convalecencia
Río Piedras ha dejado huellas indelebles en la historia de la modernidad puertorriqueña. Este antiguo municipio, hoy subordinado a San Juan, ha jugado un papel importante en el desarrollo de la transportación, la educación y el comercio del País.

En 1647, ya existía una ermitaermita: Santuario generalmente pequeño, erigido en despoblado acomodado a las necesidades de los vecinos más o menos lejanos. Se erigían para que los vecinos que vivían lejos de la iglesia pudieran cumplir con sus deberes religiosos. Se autorizaba a erigir una ermita a aquellos que vivían a más de seis leguas de la cabecera o en las estancias y hatos que tuvieran 30 vecinos o más. bajo la advocación de Nuestra Señora del Pilar en el sector llamado el Roble. La jurisdicción de ésta incluía las estancias de Cangrejos Arriba, Cangrejo Abajo, Quebrada, Sabana Llana, San Antón, Guadalcanal, Doña Aldonza y toda la ribera del río Piedras. En 1714, fue fundado alrededor de esta ermita, el pobladopoblado: conjunto de viviendas modestas en las afueras de una ciudad. 2- propio de un pueblo poco desarrollado. de Río Piedras. La jurisdicción de este territorio era amplia, pero careció de un recinto urbano hasta principios del siglo XIX.

A comienzos del siglo XVIII, se construyó como parte de las obras públicas del nuevo poblado, una iglesia, una casa parroquial y una cárcel. En 1823, el recinto urbano de Río Piedras se limitaba a estos tres edificios. Ese mismo año, el cabildocabildo: Reunión de funcionarios municicpales presidida por el gobernador o alcalde, para regir una población, villa o ciudad. El cabildo, de larga tradición en España tuvo gran importancia en las colonias americanas. En Puerto Rico los cabildos cayeron bajo el control de los criollos más poderosos, la oligarquía local, y se apoyaban entre ellos para luchar contra los españoles de ultramar y las clases populares. Las funciones de los cabildos fueron: distribuir la tierra en hatos, haciendas y estancias; establecer los gravámenes municicpales y recaudarlos; conceder o negar autorización para edificar y construir; erigir y mantener las obras públicas; regular y mantener los abastos necesarios en la población; inspeccionar las cárceles y hospitales; mantener el orden y la paz y organizar la defensa de la población en caso de guerra. Sus funcionarios más importantes - aunque cambiaron algunos durante el periodo colonial-, fueron los regidores o consejales, los alcaldes ordinarios, el alguacil mayor que ejecutaba las disposiciones del cabildo, el fiel ejecutor a cargo de las pesas, medidas y precios y el alférez real. o consejo municipal reunido en La Convalecencia o la casa de verano de los gobernadores, aprobaron la reconstrucción de la deteriorada iglesia, la construcción de una nueva cárcel, una carnicería y un matadero además de la fundación del ayuntamientoayuntamiento: corporación municipal compuesta de un alcalde y varios concejales que integraban el Consejo o Cabildo para la administración de los intereses de un municipio..

También, se acordó solicitarle al gobernador Miguel de la Torre que favoreciera la adquisición de terrenos para la formación de un recinto urbano. Estas tierras ya en propiedad del municipio, fueron divididas en lotes y concedidas a vecinos para la construcción de casas. Sin embargo, no fue hasta la década de 1830 que el casco de Río Piedras comenzó a poblarse y que se iniciaron las obras públicas viales, mediante las cuales se construyeron calles y callejones.

A medida que transcurrió el siglo XIX, la población de Río Piedras fue en aumento. El pueblopueblo: los vecinos interesados en fundar un pueblo debían otorgarle el poder a una o más personas que los representarían ante el gobernador y vice-patrono real. Esta persona podía autorizar la fundación y la constitución de una parroquia. Los poderdantes debían ser mayoría en un territorio y mayor de diez. Una vez promovido el expediente el gobernador designaba un capitán poblador que tendría la representación de los vecinos y uno o más delegados generalmente miembros de los cabildos vecinos para que recibieran las pruebas. Se debía probar que el vecindario se encontraba muy alejado de la iglesia por lo que ha sus pobladores se les hacía difícil recibir los sacramentos y los servicios municipales. Generalmente se demostraba la ausencia de caminos o puentes o el mal estado de los existentes. Si era aprobada la solicitud exigía a los vecinos que deslindara el territorio del nuevo municipio y construyera ciertas obras municipales que incluían: una iglesia y casa del cura, la Casa del Rey, una carnicería, cercar un área para cementerio y reservar terrenos para la plaza y ejidos. Se esperaba que los vecinos cubrieran la construcción de estas obras mediante derramas. Usualmente algún propietario donaba los terrenos necesarios para la fundación. Una vez satisfechas las exigencias el gobernador autorizaba la fundacion y la creación de una parroquia y designaba un teniente de guerra que era generalmente el mismo capitán poblador. estaba habitado por los propietarios de las haciendashaciendas: Unidad agrícola mayor que la estancia y menor que el hato. Las primeras haciendas se dedicaron al cultivo de caña de azúcar en ellas se establecieron primero trapiches y más adelante ingenios en los que se producían mieles y azúcar moscabada (o sin refinar) y cuando poseían alambique se producía aguardiente. En una segunda etapa las haciendas se dedicaron al cultivo del café. y hatos, jornaleros, esclavos y artesanos. En ese periodo, muchas familias adineradas de San Juan adquirieron terrenos en ese municipio con el objetivo de construir casas de campo y establecer haciendas.

El crecimiento de Río Piedras está relacionado con su posición estratégica. Por su cercanía a la Capital, esta región se convirtió en el principal suplidor de alimentos y de agua potable de San Juan. No obstante, el desarrollo del casco urbano fue lento, ya que los primeros pobladores de esta región eran hacendados y hateros sin interés o necesidad de establecerse en un núcleo urbano.

La posición geográfica de Río Piedras, también, fue clave para la comunicación entre San Juan y el resto de la Isla, por lo que se convirtió en el centro de transportación pública de la Isla. Toda persona o mercancía que viajaba por transporte terrestre entre San Juan y el resto del País, tenía que pasar por Río Piedras.

En 1835, se creó, en Río Piedras, la primera línea de coches, la cual viajaba entre San Juan y Río Piedras. Para mediados de siglo, el gobernador y capitán general de la isla, reparó la carretera central la cual conectaba a San Juan y Caguas, atravesando Río Piedras. Para finales de siglo, se fundó el tranvía y el tren, los cuales realizaban paradas en Río Piedras.

En el siglo XX la población riopedrense aumentó marcadamente. Uno de los factores que contribuyó a este ascenso fue la fundación de la Universidad de Puerto Rico en 1903. Al casco riopedrense se incorporaron profesores, estudiantes y nuevos trabajadores. También, muchos habitantes capitalinos se mudaron a Río Piedras durante estas primeras décadas del siglo debido a la falta de terrenos en San Juan, razón por la que entre 1930 y 1952 surgieron muchas urbanizaciones en los terrenos aledaños al casco riopedrense, tales como Hyde Park, Eleonor Roosevelt y Santa Rita.

Debido al marcado crecimiento demográfico, la Junta de Planificación de Puerto Rico llevó a cabo una reorganización municipal en 1948. El 58% del terreno municipal, que comprendía un total de 41.79 millas cuadradas, se denominó zona urbana, la cual se designó "pueblo". Esta zona fue dividida en los barrios urbanos de: Buen Consejo, Capetillo, Río Piedras Antiguo, El Cinco, Gobernador Piñero, Hato Rey Central, Hato Rey Norte, Hato Rey Sur, Universidad, Oriente, Sabana Llana Norte y Sabana Llana Sur. La zona rural de Río Piedras estaba constituida por el 42% del territorio municipal e incluía los barrios: Caimito, Cupey, Monacillo, Quebrada Arenas, Sabana Llana Rural y Tortugo. Ya para 1950, Río Piedras contaba con 143,897 habitantes.

El crecimiento económico, demográfico y territorial del municipio de Río Piedras, así como el éxodo de sanjuaneros debido a la escasez de terrenos en la Capital, fueron algunos de los factores que llevaron a la anexión de Río Piedras al municipio de San Juan. A pesar de la oposición de la ciudadanía riopedrense, tras la aprobación del proyecto 177 de la Cámara de Representantes, la antigua Villavilla: población que tiene algunos privilegios que lo distingue de una aldea. del Roble, Río Piedras, fue incorporada al municipio de San Juan en calidad de barrio el 1ro de julio de 1951.

Adaptado por Grupo Editorial EPR
Fuente original: Oficina de Preservación Histórica, Río Piedras: Ida y vuelta. Proyecto subvencionado por la Oficina de Conservación Histórica.

Referencias

Ocasio Meléndez,
Marcial E. Río Piedras (Ciudad universitaria): Notas para su historia, 1985.

Saez, Florencio Jr. Río Piedras: estampas de mi pueblo, Editorial Palma Real, 1988.

Gaztambide Arrillaga, Carlos. Historia de Río Piedras, Río Piedras,1985.








Autor: Grupo Editorial EPRL
Publicado: 29 de diciembre de 2009.

Version: 09102107 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario
Enlaces Externos
Río Piedras
Proyecto salón hogar
Historia Boricua
La FPH no se hace responsable por el contenido de enlaces externos.