Proyectos FPH / Hostos y Giner
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
José Ferrer Canales Humanista del año 1997
Originalmente esperábamos celebrar este acto en la cercanía del 24 de octubre, aniversario del nacimiento de Rafael Cordero para rendir homenaje a este maestro negro, democrático y cristiano pero no pudo ser. Sabemos todos que Cordero nació en 1790 y que fundó en la calle Luna del histórico San Juan, en 1810, una escuela en que educó a niños pobres y ricos, negros y blancos. Se adelantó así en más de un siglo y cuarto a la jurisprudencia estadounidense que tardó hasta 1954, para, por voz del Juez presidente Earl Warren de la Corte Suprema, proclamar la justicia y virtud de la integración de las razas en las escuelas públicas. Me es grato recordar esto en esta semana cuando evocamos a Martin Luther King, a quien le oí decir: “Yo sueño con que un día sobre las rojas colinas de Georgia los hijos de los esclavos y los hijos de los dueños de esclavos podrán sentarse juntos a la mesa de la fraternidad”. Cordero, sabemos, tuvo la gloria de contar entre sus discípulos a figuras de la jerarquía intelectual y patriótica de Román Baldorioty de Castro, Sotero Figueroa, Manuel de Elzaburu y D. Alejandro Tapia y Rivera, padre de las letras nacionales.

Honrado yo con un premio extraordinario, -que juzgo excesivo-, quisiera volver sobre el paralelismo que existe entre las figuras magistrales de Hostos y Giner de los Ríos. Aspiro y espero, gracias a la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades, a la divulgación del ideario, de la visión del hombre y el concepto de vida que nos legaron aquellos dos apóstoles de la cultura iberoamericana, antillana, hispánica y universal.

Hostos y Giner: He aquí dos escultores de almas, dos talladores de conciencias, orientados por una misma constelación de ideas de verdad, bien, libertad y justicia. Figuras egregias del civismo y la cultura, maestros dentro de la tradición socrática, incluyeron con el ejemplo de sus vidas claras y heroicas, con la voz cálida, viva, con aquello que Giner llamara el santo sacramento de la palabra, y con su prosa, su mensaje escrito. Cuando nuestros pueblos y la juventud quieren reafirmarse en su derecho, cuando quieren encontrar paradigmas, ejemplos de integridad moral, cuando buscan apóstoles a los cuales acogerse y a cuya sombra crecer en el orden de la civilidad, la dignidad y la libertad, encuentran en el sabio D. Eugenio María de Hostos y en el santo laico, el evangelio vivo, D. Francisco Giner de los Ríos, almas gemelas de maestros y patriotas.

Unos mismos valores éticos y humanos y una misma clarísima sabiduría orientaban sus vidas. Giner y Hostos, el maestro hispánico y el pensador iberoamericano, nacido en Puerto Rico, tuvieron de la ciencia y la conciencia, de la libertad y el derecho, del deber y la justicia, unos mismos conceptos. La vida es para ambos, usando una frase hostosiana, “el cumplimiento de un deber, y el magisterio, una altísima misión”.

Críticos de mirada penetrante han visto la afinidad entre estas dos nobles figuras, entre otros: José Gaos, Carlos Arturo Torres y Alberto Zum Felde. Además, destaca Juan José Arrom cómo “dentro de una rigurosa cronología a Giner de los Ríos (que) vive de 1839 a 1915 corresponde en América por la edad y profesión -filósofo y pedagogo- Hostos, quien vive 1839-1903".

Y comenta mi inolvidable profesor D. Antonio S. Pedreira:

Hostos se educó en España y fue discípulo de D. Julián Sanz del Río y compañero de Salmerón, Azcárate y Francisco Giner de los Ríos. Quien conozca la reforma educativa implantada en España por este último maestro de maestros, comprenderá mejor la que con menos fortuna empezó Hostos en Santo Domingo, en la misma época en que abrió sus puertas la Institución Libre se Enseñanza. Giner y Hostos tienen un ideal educativo idéntico y se parecen hasta en la fuerza moral que tuvieron para predicarlo.

Pedro Henríquez Ureña conoció en su patria del Caribe y describe al sabio puertorriqueño como estoico, severo, puro, ardiente, y entiende que su obra es, intelectual y éticamente considerada, como la de Bello en Chile, la de Sarmiento en la Argentina y la de Giner en España.

Nuestro humanista y pensador Domingo Marrero Navarro en páginas sobre Ortega y Gasset, plantea este problema que encontramos en la historia de las ideas en España. Afirma Marrero:

Giner,...filosóficamente se pronuncia por una escuela alemana de tercer orden: el krausismo. ¿Por qué, precisamente en el momento en que florecen los grandes sistemas idealistas alemanes,... aceptan jubilosos, hombres como Sanz del Río, Giner, Hostos, las doctrinas krausistas?

Para contestarse afirmando que la intelectualidad hispánica acoge el krausismo español porque, dice: “está ansiosa de certidumbres éticas y religiosas... (y) le da fervorosa acogida sin entrar en consideraciones más o menos esnobistas sobre la jerarquía de los sistemas filosóficos europeos... que se asignaba al krausismo en el criterio filosófico de aquel momento”. Hace Marrero Navarro el elogio de Hostos y de Giner.

José Martí ha de ver en el pensamiento y en el estilo de Hostos, huellas evidentes del ideario y del lenguaje de los krausistas. Para Martí, nuestro Hostos es imaginativo pero “templa los fuegos ardientes de su fantasía de isleño en el estudio de las más hondas cuestiones de principios”.

No creo yo que el pensamiento de Hostos pueda clasificarse con suma facilidad o que su vida -verdadera epopeya moral-, pueda encasillarse bajo el primer ismo filosófico o estético.

Hostos es, para mí, un pensador que partiendo de su raíz y circunstancia puertorriqueña e iberoamericana, recibe los grandes estímulos del krausismo español -Krause, Sanz del Río, Giner-, y, entre otras modalidades filosóficas, del positivismo -recuérdense sus elogios de Augusto Comte, de Herbert Spencer y de Lastarria. Krausismo y positivismo, y el derecho natural como expone el humanista Dr. Aguedo Mojica, sí. Pero cuando alguien crea poder aprisionar el alma incoercible de Hostos, ¡que lea en el Diario esta confesión del egregio puertorriqueño!: la imaginación y el sentimiento, (las) dos fuerzas creadoras de mi alma”.

Aquel capítulo de la historia hispánica ha sido perfectamente esclarecido, entre otros, por: Adolfo Posada, D. Fernando de los Ríos, Pierre Jobit, Joaquín Xirau, John B. Trend, Juan López-Morillas, Roberto Agromonte, Rodolfo Llopis, Lorenzo Luzuriaga, Vicente Cacho Viú y Jerónimo Mallo. Entre los críticos puertorriqueños que han estudiado el tema de krausismo, he de mencionar a Antonio Cortón, Angel M. Mergal, Domingo Marrero Navarro y Cesáreo Rosa Nieves.






Página: 1, 2, 3, 4,




Version: 09091602 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario
Enlaces Externos
Biografía José Ferrer Canales
Exequias y homenaje póstumo al Dr. José Ferrer Canales Instituto de Estudios Hostosianos
La FPH no se hace responsable por el contenido de enlaces externos.