Municipios / San Juan: El Falansterio
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
El Falansterio en 1937
El complejo residencial llamado ‘El Falansterio’ fue el primer proyecto de vivienda pública que se construyó en Puerto Rico. Al igual que el caserío Mirapalmeras de Santurce y la urbanización Eleonor Roosevelt de Hatohato: Extenso territorio dedicado a la cría de ganado vacuno y en menor escala a la de caballos, mulas y cerdos. Los hatos eran concedidos por la Corona española a personas que habían prestados servicios especiales al rey. La explotación de los hatos sustituyó a la minería como base de la economía en Puerto Rico y en muchos países americanos. Los hatos no se cercaban. La división de los hatos entre los herederos de sus dueños y otros adquirientes determinó la aparición de los hatillos, muchos de los cuales fueron origen de los actuales barrios. Rey, éste se construyó con fondos de la Puerto Rico Emergency Relief Administration (PRERA), uno de los programas del Nuevo Trato, política fiscal iniciada por el presidente Franklin Delano Roosevelt para combatir la pobreza y el desempleo provocados por la Gran Depresión.

Este complejo de viviendas, que originalmente se conoció como Tenement Group Project A, fue diseñado por el arquitecto Jorge Ramírez de Arellano y construido bajo la dirección de Robert Prann en 1937. En un principio, se pensaba trasladar a estos edificios a los residentes de dos arrabales de San Juan — el sector Miranda de Puerta de Tierra y La Perla del Viejo San Juan — pero finalmente sólo se reubicaron allí a los de Miranda. Los residentes del proyecto constituyeron una cooperativa de vivienda, para poder adquirir su propia residencia. Sin embargo, el alquiler resultó ser muy alto, razón por la cual muchos no pudieron comprarlo.

El nombre ‘Falansterio’ está inspirado en el sistema socialista llamado el ‘furierismo’, ideado por el francés Charles Fournier. El falansterio era concebido como una comunidad autónoma de producción y consumo, cuyo edificio era habitado por cada una de las falanges en que dividía la sociedad.

Este complejo de vivienda consiste en un grupo de edificios de tres pisos divididos en 18 secciones de doce apartamentos cada una, para un total de 216. En el centro de cada sección, hay un patio y cada apartamento tiene un área de sala y comedor, dos cuartos, una cocina y un baño.

El diseño de las estructuras sigue los conceptos y detalles tradicionales del estilo art deco. Las largas fachadas están articuladas por seis entradas con escalones de acceso, paredes curvas y líneas verticales. Cada vestíbulo está acentuado por dos balcones curvos que se proyectan sobre la entrada. Dos unidades de vivienda comparten cada balcón, por lo que se convierte en un lugar público que propicia la unidad y comunicación entre los usuarios. Los edificios se pintaron de crema, rosa y azul, colores típicos de este estilo arquitectónico, sin embargo, con el paso de los años, las paredes se han decolorado.

El complejo de vivienda está construido en hormigón. Originalmente, había aberturas de patrones ornamentales rectangulares y cuadrados utilizados para la ventilación de los apartamentos, pero éstos se sellaron para asegurar la privacidad en las unidades. Las ventanas originales, de madera de doble hoja con celosías ajustables y cristal fijo, se reemplazaron por ventanas tipo “miami”. Los pisos están terminados con losa isleña en colores y patrones variados.

El Falansterio ha sido exitoso en su distribución espacial. El arreglo simétrico creó un sentido de seguridad y pertenencia a sus dueños. El diseño sencillo, armonioso y homogéneo, la relación de los edificios entre sí, los patios controlados y los espacios abiertos lograron hacer de este complejo de vivienda pública un modelo.

Adaptado por Grupo Editorial EPR
Fuente original: Catálogo de Propiedades, Registro Nacional de Lugares Históricos, Oficina Estatal de Conservación Histórica, Oficina del Gobernadorgobernador: En las colonias después de la figura del virrey el gobernador era la máxima autoridad política y judicial. Al igual que los alcaldes mayores, los gobernadores no podían ser vecinos de lugar, encomenderos ni propietarios de tierras o minas en su jurisdicción. Cuando a su título se le añadía el de capitán general, le otorgaba la máxima autoridad en el plano militar. Las gobernaciones se aplicaban a colonias poco pobladas o zonas fronterizas. A Puerto Rico se le consideraba ?antemural de las Indias? o zona fronteriza., 1995.



Autor: Grupo Editorial EPRL
Publicado: 5 de enero de 2010.

Version: 08121206 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario