Municipios / Cataño
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

Fundación e historia

English version
Iglesia Nuestra Señora del Carmen
En tiempos del Gobernadorgobernador: En las colonias después de la figura del virrey el gobernador era la máxima autoridad política y judicial. Al igual que los alcaldes mayores, los gobernadores no podían ser vecinos de lugar, encomenderos ni propietarios de tierras o minas en su jurisdicción. Cuando a su título se le añadía el de capitán general, le otorgaba la máxima autoridad en el plano militar. Las gobernaciones se aplicaban a colonias poco pobladas o zonas fronterizas. A Puerto Rico se le consideraba ?antemural de las Indias? o zona fronteriza. Francisco Bahamonde de Lugo (1564 -1568) hubo la necesidad de solicitar los servicios de un médico español. El escogido fue Hernando de Cataño quien, al aceptar el cargo, recibió como pago un solar y varias caballerías de tierra en unos terrenos ubicados frente a la isleta de San Juan. Así, el lugar se reconoció con el nombre de su dueño.

A mediados del siglo XIX, se fundó una compañía de transporte que facilitaba el traslado de mercancía y pasajeros a través de la Bahía de San Juan. Este movimiento ayudó a que Cataño aumentara su población y se transformara en uno de los barrios más prósperos de Bayamón. A la altura de 1893 ya contaba con la Parroquia Monserrate, autorizada por el Obispo Juan Antonio Puig. Finalmente, en 1927, Cataño se convirtió oficialmente en municipio.

La fundación de este pueblopueblo: los vecinos interesados en fundar un pueblo debían otorgarle el poder a una o más personas que los representarían ante el gobernador y vice-patrono real. Esta persona podía autorizar la fundación y la constitución de una parroquia. Los poderdantes debían ser mayoría en un territorio y mayor de diez. Una vez promovido el expediente el gobernador designaba un capitán poblador que tendría la representación de los vecinos y uno o más delegados generalmente miembros de los cabildos vecinos para que recibieran las pruebas. Se debía probar que el vecindario se encontraba muy alejado de la iglesia por lo que ha sus pobladores se les hacía difícil recibir los sacramentos y los servicios municipales. Generalmente se demostraba la ausencia de caminos o puentes o el mal estado de los existentes. Si era aprobada la solicitud exigía a los vecinos que deslindara el territorio del nuevo municipio y construyera ciertas obras municipales que incluían: una iglesia y casa del cura, la Casa del Rey, una carnicería, cercar un área para cementerio y reservar terrenos para la plaza y ejidos. Se esperaba que los vecinos cubrieran la construcción de estas obras mediante derramas. Usualmente algún propietario donaba los terrenos necesarios para la fundación. Una vez satisfechas las exigencias el gobernador autorizaba la fundacion y la creación de una parroquia y designaba un teniente de guerra que era generalmente el mismo capitán poblador. no se debió del todo a un esfuerzo individual de los residentes sino también a un juego político. En la década de 1920, el municipio de Bayamón estaba dirigido por una administración municipal con ideología contraria a la mayoría que controlaba la Legislatura insular. Como estrategia política se autorizó la separación de Cataño y así debilitar al “enemigo”, al mismo tiempo que se complacían los deseos de cierto sector adinerado. El 1 de julio de 1927, se aprobó la Ley para constituir la municipalidad de Cataño, el cual se compondría de los barrios Cataño y Palmas.

Símbolos

Bandera
La bandera de Cataño consta de nueve franjas horizontales color blanco y azul. Cruza las mismas una faja diagonal que alterna los colores verde y blanco. Esta última representa las palmas de cocotero destacadas en el escudo municipal. A su vez, la franja se utilizó para distinguir la bandera municipal de los pabellones de Grecia y Uruguay.

Escudo
El escudo de Cataño se compone de nueve franjas horizontales: cuatro son color azul y cinco, plateadas. Los colores se tomaron del blasón familiar de don Hernando de Cataño, ilustre médico e hidalgo, cuyo apellido honra el nombre del pueblo. A su vez, el plateado es símbolo de nobleza mientras que el azul es de realeza, majestuosidad, hermosura y serenidad. En la parte superior del escudo reposa una corona mural de tres torres, distintivo de los blasones municipales. El escudo se encuentra rodeado de dos palmas de cocotero color verde, que aluden al antiguo Hatohato: Extenso territorio dedicado a la cría de ganado vacuno y en menor escala a la de caballos, mulas y cerdos. Los hatos eran concedidos por la Corona española a personas que habían prestados servicios especiales al rey. La explotación de los hatos sustituyó a la minería como base de la economía en Puerto Rico y en muchos países americanos. Los hatos no se cercaban. La división de los hatos entre los herederos de sus dueños y otros adquirientes determinó la aparición de los hatillos, muchos de los cuales fueron origen de los actuales barrios. de las Palmas de Cataño, antiguo nombre del municipio.







Página: 1, 2, 3, 4,




Version: 08060302 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario
Enlaces Externos
Historia de Cataño
To Puerto Rico
Isla del Encanto
Municipio de Cataño
La FPH no se hace responsable por el contenido de enlaces externos.