Ambiente / Los mamíferos marinos
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Manatí, mamífero del mar
Introducción
En las aguas cercanas a nuestras costas, sonidos extraños y melodiosos se escuchan en cierta época del año. Son los cánticos de las ballenas que visitan la isla. Aquí nacen algunas de ellas y vuelven de nuevo cuando se acerca el momento de parir.

Los mamíferos marinos son muy poco conocidos en Puerto Rico. Esto se debe a que muchos de ellos sólo aparecen ocasionalmente y rara vez se pueden observar. El mamífero marino más conocido en Puerto Rico es el manatí, ya que vive más cerca de las costas y, también frecuenta las desembocaduras de los ríos. Otros mamíferos marinos del Caribe son las ballenas, los delfines y el lobo de mar. Se teme que este último pueda haberse extinguido.

A diferencia de los peces, los mamíferos se caracterizan por poseer: sangre caliente, respiración por medio de pulmones, piel cubierta de pelos, fecundación y desarrollo de la cría internos, glándulas mamarias y cerebro relativamente desarrollado. Los mamíferos marinos contienen la respiración por largos periodos taponando sus oídos mientras dura la sumersión. Algunas de estas características han sido modificadas para adaptarse a la vida acuática. Por ejemplo, las extremidades se han desarrollado para la natación o como las ballenas que tienen poco pelo, o carecen de él, al llegar a la edad adulta.

Muchas de estas especies se encuentran en peligro de extinción. Por eso, la conservación de las mismas es indispensable y genera un mayor interés por nuestros recursos naturales acuáticos. El Departamento de Recursos Naturales (DRNA), la Red Caribeña de Varamientos, el Programa "Sea Grant" y el Departamento de Ciencias Marinas de la Universidad de Puerto Rico, así como otras organizaciones extranjeras, mediante un personal especializado, han dirigido sus esfuerzos hacia la investigación de un mejor conocimiento sobre estos organismos. Las ballenas, las delfines, los lobos de mar y los manatíes son parte integral de nuestro patrimonio natural. Por esto, deben ser estudiadas y protegidas a cabalidad.

Los sirenios
El manatí de las Indias Occidentales, Trichechus manatus, se distribuye desde el sureste de los Estados Unidos hasta la costa noroeste de Brasil. Dos subespecies son reconocidas: el manatí de Florida (Trichechus manatus latirostris) limitada al sureste de los Estados Unidos y el manatí antillano (Trichechus manatus manatus) en el resto del Caribe, incluyendo a Puerto Rico.

El manatí adulto puede alcanzar una longitud de 4.3 m y pueden pesar más de 1600 kg. Las hembras tienden a ser más largas y pesadas que los machos. El color de los adultos va desde gris a café, los críos son obscuros al nacer y su coloración se aclara después del primer mes.

Los manatíes son esencialmente herbívoros. Se alimentan de una variedad de plantas acuáticas sumergidas, flotantes y emergentes. En Puerto Rico, los manatíes se alimentan mayormente de yerbas marinas como lo son la Thalassia y Syringodium. Los adultos consumen aproximadamente entre el 8 y el 11 por ciento de su peso corporal al día. Su particularidad de ser el único mamífero marino herbívoro le confiere un nicho ecológico importante. Los manatíes sirven como agentes biológicos para el control de la vegetación acuática y pueden influir a otros niveles en los ecosistemas acuáticos como distribución, productividad de las plantas que consumen y estimular el ciclaje de nutrientes.

Los ecosistemas de agua dulce, estuarinos y marinos pueden servir de hábitat al manatí antillano, el cual puede moverse libremente entre cambios extremos de salinidad. Los manatíes carecen de estaciones específicas de apareamiento, así los críos pueden nacer a través de todo el año. Tienen una baja tasa reproductiva, esto es, el periodo de gestación es aproximadamente de 13 meses y tienen un solo crío cada 3 a 5 años. Estas características reproductivas hacen esta especie altamente vulnerable. Los críos dependen de sus madres a lo mínimo por dos años, aunque permanecen juntos hasta los cuatro años, no sólo para recibir alimentación, sino para aprender rutas de migración y sitios de alimentación.

En Puerto Rico los manatíes se distribuyen alrededor de toda la isla, excepto Isla de Mona y Desecheo. Mayormente se avistan desde el pueblo de Dorado hacia el este hasta el pueblo de Mayagüez, pero especialmente en el área de Fajardo, Ceiba, la Bahía de Jobos en Guayama y en la desembocadura del Río Guanajibo en Mayagüez. El manatí es considerado el mamífero marino en mayor peligro de extinción en toda el área del Caribe nororiental. Estudios realizados a finales de los años 1970 y durante el 1984 sugieren que sólo quedan en Puerto Rico entre 63 y 200 manatíes. Su estado de peligro se debe directamente al contacto humano, evidenciado en la sobrecaza de la especie y muertes debidas a choques con embarcaciones rápidas.






Página: 1, 2, 3, 4,




Version: 08040208 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario
Enlaces Internos
Embalses de Puerto Rico
Enlaces Externos
Departamento de Recursos Naturales y Ambientales
Reserva Nacional de Investigación Estuaria
U.S. Fish & Wildlife Services/ Ecological Services in the Caribbean
Latin American Network Infortaion Center
CienciaPR
Red de varamientos de Puerto Rico
Red de varamientos de Puerto Rico
La FPH no se hace responsable por el contenido de enlaces externos.