Ambiente / Cyclura stejnegeri (iguana de Mona)
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Cyclura stejnegeri (iguana de Mona)
Familia: Iguanidae

La Iguana de Mona es una de nuestras especies de fauna herpetológica (reptiles y anfibios) endémica a esa isla, lo que quiere decir que no existe en ningún otro lugar del mundo. Este animal es un reptil y su nombre científico es Cyclura stejnegeri; (Cyclas = con borde adornado, ura = rabo) refiriéndose a la cresta dorsal del rabo, y stejnegeri en honor a L. Stegneger un famoso científico de principios de siglo. Esta iguana pertenece a un grupo de lagartos de las Antillas denominados Iguanas de Roca. Todas las poblaciones de estas están consideradas como amenazadas o en peligro de extinción. Formas parecidas a nuestra iguana se pueden encontrar aún en Cuba (Cyclura nubila), Jamaica (C. carinata), La Espanola (C. cornuta) y Anegada (C. pinguis). Esta última habitaba anteriormente la isla de Puerto Rico, pero desapareció probablemente con la llegada de los españoles.

¿Cómo es la iguana de la mona?
Nuestra Iguana de Mona es el lagarto más grande que se encuentra en Puerto Rico. Alcanza a medir pasta 1.3 metros de largo total, de los cuales la mitad corresponde al rabo. El cuerpo y las patas son robustas. La cabeza es grande, rodeada por pro-montorios o chichones, y posee un cuerno pequeño en la punta del hocico. Una cresta dorsal se extiende desde la cabeza pasta el rabo. El cuerpo es verde oliva u oliva grisáceo, y algunas veces poseen líneas transversales marrón o azul. Estas líneas son más conspicuas en organismos juveniles que en adultos.

Esta especie no debe ser confundida con otro lagarto introducido a través de las tiendas de animales, la Iguana Verde o Gallina de Palo (iguana iguana). Esta es oriunda de América del Sur, más ha sido introducida a muchas islas del Caribe. Tiene una coloración verde brillante con líneas negras o marrón. Este animal es muy abundante en Cayo Icacos, donde fuera introducido hace ya algún tiempo. Por otro lado, la isla de Magueyes en la Parguera tiene una poblaciónn numerosa de la Iguana de Cuba (Cyclura nubila) introducida para el 1960 cuando en esa Isla se operaba un zoológico. Esta es parecida a la Iguana de Mona pero carece del pequeño cuero en la punta del hocico y su cuerpo es menos robusto.

¿Cómo se reproduce la iguana?
Este animal es ovíparo, o sea que sus crías nacen de huevos. Se reproduce solo una vez al año. Durante la primera semana de junio la Iguana se aparea y al cabo de dos a cuatro semanas pone alrededor de doce huevos en un nido que construye excavando en la tierra un túnel suficientemente grande para que quepa el animal. Luego de poner los huevos tapa la entrada del túnel dejando un espacio de aire entre la tierra y los huevos. Este espacio es crucial para que las crías puedan deshacerse del cascaron. No existe ningún cuido después que el nido es tapado. Los huevos empollan al cabo de tres meses, y las iguanitas, de 25-30 cm (10-12 pulgadas) de largo, excavan un túnel hasta llegar a la superficie. Las iguanas alcanzan la edad reproductiva a los cuatro o cinco años.

¿De qué se alimentan las iguanas?
La Iguana de Mona es herbívora-omnívora, lo que significa que se alimenta mayormente de materia vegetal, aunque pueden comer materia animal. Consume frutas que caen al suelo y hojas que arrancan de los arbustos. En ocasiones también se alimenta de cangrejos y larvas de insectos.

¿Qué mantiene la población de mona amenazada de extinción?
Las causas que han propiciado el deterioro de la población de iguanas están todas asociadas con las actividades del hombre. La isla de Mona durante los tiempos taínos y luego durante el tiempo de los españoles era usado como puerto aguador en los viajes por las Antillas. Los españoles soltaron cabros y cerdos con la idea de que los mismos sirvieran de alimento en viajes futuros, estableciéndose una población feral en corto tiempo. Estos mamíferos no eran compatibles con el sistema de Mona y han causado un deterioro de la vegetación, modificándola y consumiendo plantas de las que se alimenta la iguana.

Los cabros al alimentarse forman un estrato de pastoreo desprovisto de hojas que evita que la iguana tenga alimento disponible a baja altura. También se alimentan de frutas del piso por lo que el alimento de la iguana ha mermado. Los cabros con su peso pueden hacer colapsar el techo de los nidos de Iguana y destruir los huevos. Los cerdos arrancan y se alimentan de las raíces de muchas plantas, eliminando las especies más apetecidas por la iguana siendo sustituidas por otras plantas espinosas, venenosas o menos alimenticias. Sin embargo el efecto mayor de los cerdos lo constituye la depredación de huevos. Estos escarban los nidos y consumen los huevos de iguanas. En ocasiones han eliminado hasta 15 nidos de un lugar (15 nidos x 12 huevos = 180 pequeñas iguanas menos). Esto ocurre en mayor grado en años de poca lluvia. Otro depredador que fue introducido hace alrededor de 30 años es el gato doméstico. Este representa un peligro ya que podría matar las iguanas pequeñas de menos de un año de edad.

¿Cómo podemos ayudar a evitar que esta especie se extinga?
Evitando molestar, perseguir o acosar a las iguanas. Algunas iguanas alrededor de las facilidades de Playa Sardinera se han habituado a la presencia de los humanos por lo que es fácil darles de comer y retratarse cerca de ellas. Sin embargo, no es nuestra intención que se domestiquen otras iguanas ya que esto no constituye su comportamiento natural.

Las actividades de cortejo y anidamiento de las iguanas son cruciales para la supervivencia de la población. Desde junio hasta noviembre las iguanas están en su periodo reproductivo. La presencia de humanos cerca de ellas puede afectar las actividades de cortejo, construcción de nidos o anidamiento. Es por esto que durante este tiempo los visitantes tendrán que limitar su movimiento a las veredas, caminos y playas, y no aventurarse al bosque. Los lugares de anidaje no son detectables para el simple caminante y sólo un investigador experimentado los puede distinguir. Si una persona se posa sobre un nido, su peso colapsaría la cámara de aire del nido y destruiría a los huevos. Por cada nido destruido se perderían hasta 12 iguanas nuevas. Esto afectará la posible recuperación de la especie.

¿Qué leyes protegen a la iguana de mona?
La iguana de Mona está considerada como una especie amenazada de extinción y protegida por la Ley de Especies en Peligro de Extinción de los EE.UU. (1973). Cualquier persona que moleste, hiera o mate a una Iguana podrá ser multada por una cantidad máxima de 30.000 dólares y/o un año de cárcel. La Isla de Mona está considerada como el hábitat crítico de esta y otras especies en peligro de extinción; por lo que cualquier persona que dañe este hábitat también podría ser penalizada, bajo esta Ley.

La Ley de Vida Silvestre (Ley 70 de 1977) y la Ley de Bosques (Ley 133 de 1975) protegen a toda la fauna y flora silvestre del país; éstas consideran a cualquier organismo en estado natural como patrimonio nacional por lo tanto pertenece a y es para el disfrute de todo el pueblo de Puerto Rico.



Autor: Grupo Editorial EPRL
Publicado: 27 de agosto de 2014.

Version: 08040201 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario
Enlaces Externos
Departamento de Recursos Naturales y Ambientales
Reserva Nacional de Investigación Estuaria
U.S. Dept. of Agriculture Natural Resources Conservation Services
U.S. Fish & Wildlife Services/ Ecological Services in the Caribbean
Recinto Universitario de Mayagüez
La FPH no se hace responsable por el contenido de enlaces externos.