Proyectos FPH / Crítica de Marx a la Universidad
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Portada de Puerto Rico en el Mundo
En el film Horse Feathers (1932), el profesor Quincy Adams Wagstaff (Groucho Marx) realiza un curioso primer acto académico: la subasta de la institución. El mallete que simboliza el poder académico se convierte en el indicador del mercado. A éste, su primer acto académico, le sigue un paso de voudeville en que el claustro, en pleno, solemne­mente ataviado, baila en torno a su flamante nuevo presidente, quien, según expuesto en su discurso inaugural, ha dejado atrás y para siempre la vieja universidad. El proyecto de Wagstaff se resume en un objetivo: hacer que el equipo de fútbol de Huxley College gane el campeonato. Para ello contrata los servicios de dos mafiosos (Chico y Harpo Marx) quie­nes, del bajo mundo del contrabando, se convierten en los tramposos que llevan a la Universidad, final­mente, al mundo mediático de los grandes estadios y las multitudes.

De aquí en adelante es epílogo: la codiciada viuda Conney Bailey, esa eterna estudiante que pulula entre alumnos y profesores, como resto, como corpus universitario y de quien el hijo de Wagstaff está enamo­rado, finalmente es seducida por el padre-presidente quien, al terminar la obra, se casa en un curioso ména­ge a quatre (junto a Chico y Harpo) con ella.

Horse Feathers resume genialmente la metamorfo­sis de la universidad en el último siglo en tres figuras: espectáculo, mafia, incesto. Lo primero será reconocer el hecho de que el papel del sabio desaparece para siempre: cuando el pesado e impresentable presidente saliente le pide a Wagstaff un discurso mesurado, con proyectos académicos supuestamente esperados por la audiencia, al desaforado orador, éste le humilla y le envía a "su casa, donde debe estar esperándolo su mujer". (Curiosamente, Blue Angel -Josef von Sternberg, 1930- presenta el mismo tema, el del sabio como payaso.). La posición de saber, convertida en un lugar imposible, quiere decir la muerte de un rol, de una forma de ser; lo insostenible de la posición del profesor como sujeto de saber. El saber pierde su autoridad y con esta pérdida, se pierde también el portador.

Este primer elemento de la mutación de la institución universitaria, el del espectáculo, produce su propia agenda y escala de prioridades: es más importante una publicidad periodística (iba yo a decir televisiva) para un docente que una investigación académica en su campo de especialidad. De igual forma, se procura una imagen de la universidad al gusto popular, (perdón, quiero decir, al gusto del público), mediada por los filtros de la tem­poralidad radial o periodística. El saber, en todo caso, debe poder encuadrarse en el medio noticioso, pero el saber nunca será noticia. De aquí surge un nuevo tipo de censura: una censura difusa, de lo que se va quedando fuera de la gran corriente, del main stream universitario, léase los investigadores en disciplinas que antes se llamaban puras (filosofía, matemática, humanidades, ciencias en general). La universidad­ espectáculo, simplemente, no tiene ojos para ver este tipo de actividad.






Página: 1, 2,




Version: 07102209 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario