Proyectos FPH / ¿Entre el mercado y el nacionalismo: cómo hacer cultura?
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Portada Puerto Rico en el mundo
Redefinir la tarea de la cultura en Puerto Rico supone ir más allá de las jerarquías de “cultura clásica”, “cultura nacional”, “folklore”... y más allá de la agendas de los partidos políticos. Se deben pensar nuevas políticas de la representación para que haya más visi­bilidad de “sujetos”, es decir, de grupos diversos. Para que haya para todos los gustos.

La cultura debe abandonar la función farmacéutica - que nos ayuda a evadir todo dolor o preocupación - para conver­tirse en un lugar de problematización sin que pierda su carácter de ocio. La cultura de masas presente en nuestra televisión se caracteriza por un gran hedonismo, entiéndase que no requiere ningún esfuerzo, y que es otra modalidad del consumo y el placer inmediato. Los medios de comunicación masiva y los periódicos entienden a la cultura como algo comer­ciable que responde a los intereses del gran mercado de la "industria de la cultu­ra" y cuando no a las agendas identitarias y políticas de ciertos grupos. La cultura rima con mercado y con nacionalismo. No hay grandes pretensiones de "elevar el espíritu humano", y cuando así lo expresa alguien se trata en realidad de un mora­lismo old fashion.

La cultura no tiene nada que ver con la moral. No se trata de volver a la tradición humanista o la cultura clásica porque éstas constituyen prácticas culturales marcadas por la lucha de clases y de raza. La cultura popular en Puerto Rico posee expresiones diversas cuyo valor habría que considerar caso por caso, más que en una positiva valoración en bloque. Hay, sin embargo, particularmente en la música popular, intereses económicos y políticos que pueden llegar a la perversidad.

La subvención del Estado y el mecenaz­go privado a la cultura en muchos países está dirigida a apoyar iniciativas que no responden a los intereses del mercado: publicaciones, teatro clásico, contemporáneo y experimental, danza clásica, contemporánea y posmoderna, exposiciones itinerantes, retrospectivas, museos de todo tipo, entre otros. La actividad cultural subvencionada dice mucho de un pueblo, pero no por so­meterse de forma evidente a las exigencias del mercado, a las políticas del Estado o a intereses de partidos. La cultura debe ser sin condición; no debe responder a ningún interés.






Página: 1, 2,




Version: 07102207 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario
Enlaces Internos
Cultura universitaria
Postrabajadores