Proyectos FPH / Hemos perdido el malestar... en la cultura
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Portada Puerto Rico en el mundo
“Entonces, reconocemos a un país una cultura elevada cuando hallamos que en él es cultivado y cuidado con arreglo a fines todo lo que puede ponerse al servicio de la explotación de la tierra por los seres hu­manos y de su protección frente a las fuerzas naturales; sintetizando: todo lo que le es útil. En un país así, se ha regulado el curso de los ríos que amenazaban con inundaciones, y mediante canales sus aguas han sido dirigidas adonde faltaban. El suelo es objeto de cuida­doso laboreo, y se lo siembra con los vegetales que es apto para nutrir; los tesoros minerales son desentrañados con diligencia, y procesados para convertirlos en los instrumentos y utensilios requeridos. Los medios de trasporte son abundantes, rápidos y seguros; [...]. Ahora bien, tenemos aún otras exigencias que plantear a la cultura, y esperamos hallarlas realizadas de manera excelente en esos mismos países. Como si quisiéramos desmentir el reclamo que hicimos primero, también saludaremos como cultural que el cuidado de los seres humanos se dirija a cosas que en modo alguno son úti­les, y hasta parecen inútiles; por ejemplo, que en una ciudad los espacios verdes, necesarios como lugares de juego y reservorios de aire, tengan canteros de flores, o que las ventanas de las casas estén adornadas con ties­tos floridos. Pronto notamos que lo inútil cuya estima esperamos por la cultura es la belleza; exigimos que el hombre culto venere la belleza donde la encuentre en la naturaleza, y que la produzca en las cosas cuando pueda lograrlo con el trabajo de sus manos." (Sigmund Freud, El malestar en la cultura)

Sinopsis:

La relación entre la naturaleza y la cultura, entre el hacer de la naturaleza y el del hombre, ha determinado por siglos el pensamiento filosófico en tanto que definición de lo humano, el pensamiento científico, en tanto que dominación de la naturaleza para provecho de los humanos y el quehacer artístico en tanto que imitación de la naturaleza. Plantear el problema de la cultura e intentar definirla supone entrar en ese entramado. El pensador Sigmund Freud propone una reflexión que, hasta ese momento no se había hecho, intenta unir los malestares de los individuos a los malestares que la cul­tura produce en el grupo. Una tesis controversial es la de Freud porque señala la cultura como problemática, y no como un hacer que hace feliz a los humanos.








Página: 1, 2, 3, 4, 5, 6,




Version: 07102206 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario
Enlaces Internos
Postrabajadores