Proyectos FPH / Transformación de los antagonismos políticos en el siglo XX
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

El mundo

English version
Portada Puerto Rico en el mundo
El conflicto político fundamental de la primera parte del siglo XX se escenificó bajo el signo de luchas imperiales entre las potencias industriales occidentales por el control de los territorios coloniales y los mercados internacionales. Sobre este panorama crispado de ambiciones hegemónicas y tensiones diplomáticas regionales se desató la Primera Guerra Mundial, que más que una guerra mundial fue una guerra civil europea. Pero la atención del mundo mediático interna­cional sobre el drama bélico escondía una tensión más profunda, más estructurada, basada en la desconfianza de las democracias liberales que iluminaban la irrupción de la modernidad.

La creación de la República de Weimar en Alemania al concluir la guerra, reemplazando las estructuras tra­dicionales del régimen autocrático wilhemiano, augu­raba entonces el triunfo definitivo de las democracias y daba inicio, en el campo cultural, a una energía creativa vanguardista sin precedentes. El espíritu wilsoniano do­minaba el mundo occidental, otorgándole al liberalismo estadounidense un prestigio universal.

La desintegración del imperio austriaco en repúblicas nacionales y la creación de la Liga de las Naciones testimoniaron este nuevo orden político mundial. En esos años, las democracias liberales, aliadas a las economías de mercado, reclamaban el crédito de haber creado las instituciones de la modernidad política y económica y se autodefinían, por lo tanto, como punta de lanza de las libertades humanas, el progreso social y la cultura cosmopolita. Mediante la creación del Estado Bene­factor, la normativa liberal asumía la responsabilidad por la prosperidad económica, la equidad y la justicia social. En otras palabras, las democracias incorporaban su fe moderna, laica, en un universo transformado de instituciones, programas sociales y mitos fundacio­nales, que encarnaban la idea del progreso en todos sus componentes: políticos (libertades), económicos (prosperidad), sociales (igualdad y movilidad social) y culturales (ilustración).






Página: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10,




Version: 07102202 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario
Enlaces Internos
Breve historia del Gobierno de Puerto Rico
Globalización
Postrabajadores