Proyectos FPH / De izquierdas y derechas
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

Prólogo

English version
Portada Puerto Rico en el mundo
La escena política en Puerto Rico sería mucho menos patéticamente estática y banal si se produjera una clara antinomia izquierda/derecha en el terreno discursivo, que prevaleciera sobre la inevitable polaridad del estatus. Sólo que prevaleciera no tiene que borrarla ni debe hacerlo. Juan Duchesne

Una de las características más sobresa­lientes de nuestra cultura política hoy, es el virtual desalojo de los conceptos de izquierdas y derechas del diálogo público, a pesar de que estos conceptos, plurales y complejos, siguen definiendo las contiendas políticas profundas del mundo contemporá­neo, sobre todo en los países de América y Europa. Hay causas históricas que explican este lamentable abandono, pero la condición principal que lo ha hecho posible es la ten­dencia hacia la homogenización de lo político por criterios electorales, lo cual ha limitado el alineamiento de nuestros partidos políticos a las alternativas específicamente nuestras de estatus político. Al relegar a un plano distante los asuntos de visión social y de estrategias políticas que preocupan al resto del mundo, reforzamos la tendencia al aislamiento bajo la fantasía de que aquí es diferente.

En esta sección nos proponemos poner en relieve el desfase. Es desafortunado pensar que los antagonismos políticos reales del mundo contemporáneo deben estar subor­dinados al asunto de la relación jurídica con Estados Unidos. Asumir que el antagonismo entre derechas e izquierdas es algo que sólo atañe a otros o que son cosas del pasado, tiene el efecto de trivializar el diálogo público, en tanto significa abandonar la preocupación por lo político (la consideración de alternativas visionarias de políticas sociales y estructuras del Estado), dejando espacio tan sólo para la política, es decir, para los asuntos relativos a las luchas de poder; a la pugna cotidiana por el control de las instituciones del Estado.

Nuestra preocupación no es tan sólo teórica abstracta. Nos hemos percatado de que el desinterés por los antagonismos globales ha tenido, un efecto negativo sobre las instituciones, públicas y privadas, al reemplazar el diálogo crítico político por el discurso contencioso de la política. En el ambiente comunicativo actual, dominado por los medios de comunicación masivos, la crítica seria queda desautorizada como ne­gativa, innecesaria y de mal gusto. El efecto es que la acción simple de pensar y discutir asuntos de visión y estrategias es reempla­zada por el discurso banal de las contiendas personalistas, los eventos escandalosos y el lenguaje de los relacionistas públicos. El espacio político queda entonces sujeto a la contaminación de los efectos de las luchas de poder partidistas: los eufemismos, la de­magogia, la corrupción espiritual, el abuso de poder, el abandono de lo programático, y, en el peor de los casos, la persistencia de tendencias que ponen en peligro el desarro­llo de una verdadera democracia.






Página: 1, 2,




Version: 07101903 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario
Enlaces Internos
Globalización