Proyectos FPH / La melena de Santurce
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Santurce

El deterioro y abandono de los centros urbanos suelen generar, con demasiada frecuencia, proyectos grandilocuentes de "borrón y cuenta nueva" que comienzan tirándolo todo y prometiendo nuevos ambientes idílicos. Estos esquemas de urban renewal suelen resultar con la complicidad del estado, en buenos negocios para los intereses comerciales de grupos desarrollistas.

Miguel Rodríguez Casellas, decano de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Puerto Rico, lamenta esta rutinaria imposición de modelos de ruptura, proponiendo en su lugar una revaloración estética del país a partir de su propia tragedia ambiental. El caso de Santurce le sirve de foco.

La melena de Santurce

Santurce se parece a Puerto Rico. Mientras más lo miro más encuentro los pedazos de urbanidad quincallera que lo confirman, el desmadre caribe­ño de iniciativas inconclusas y las permanencias que na­cieron de soluciones provisionales cuyo problema nadie recuerda. A Santurce, como nadie lo mandó a hacer, nadie sabe como acabarlo. Santurce es lo que queda de él; lo que fue o quiso ser importa poco. Sobran ejem­plos para demostrarlo. El antiguo National City Bank, hoy raído y abandonado en medio de la Parada 18, fue la apuesta a un crecimiento a lo largo de la avenida Kennedy que nunca apareció; allí queda el Puente de la Constitución para dar fe de ello con más nombre que contenido formal. Las plazoletas sin salida de Minillas y el Centro de Bellas Aries son reductos de las grandes visiones de redesarrollo urbano de los sesentas y setentas que se quedaron a mitad, a Dios gracias. En tiempos más recientes Centro Europa intentó ser modelo de un nuevo urbanismo posmoderno que convenía en simular urbanidad frente a su incapacidad para producirla. Eje­cutaron ese único proyecto y nada pasó, hasta que una década y media más tarde volviéramos a ser testigos del embate posmoderno con sus fetiches de ciudad y fac­símiles instantáneos. Así denominamos a la última gran conspiración de la Banca -quien dice ser hoy filántropa y coleccionista de Arte —sobre la Tábula Rasa que se inventaron en la Parada 22 de Santurce.










Página: 1, 2, 3,




Version: 07101805 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Glosario
Ver Glosario
Enlaces Internos
Reforma agraria de 1941