Historia / Masacre de Ponce (1937)
Galería Multimedios
Galería Audio Galería Vídeo Galería Imágenes     Agrandar y/o Reducir Texto Envíe a un Amigo Versión Imprimir Acceso Universal Ayuda Página oficial de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades.

English version
Masacre de Ponce 1937
La Masacre de Ponce, ocurrida el 21 de marzo de 1937, es uno de los episodios más violentos en la historia del siglo XX en Puerto Rico. Fue tildada como “masacre” por la propia comisión que estudió los hechos.

En esa fecha el Partido Nacionalista organizó una marcha por las calles de la ciudad de Ponce para protestar por el encarcelamiento de su liderato máximo. La actividad fue anunciada en el periódico El Mundo, del 19 de marzo donde indicaba que la reunión de los nacionalistas de Ponce y áreas adyacentes sería a las 2 de la tarde frente al Comité Nacionalista de Ponce.

Esa mañana, el Coronel Orbeta, Jefe de la Policía viajó a Ponce con la intención de prohibir la actividad nacionalista. Se entrevistó con los abogados Parra Capó y Parra Toro, ayudantes militares del gobernador Blanton Winship y con el Capitán Felipe Blanco, jefe policiaco de Ponce a quien instruye para que paralice la marcha. Una vez hechos estos arreglos, a su regreso a San Juan, el Coronel Orbeta se reune en la Fortaleza con el gobernador y el Sr. José Ramón Quiñones, Ayudante del Gobernador, quienes deciden que la parada era de carácter militar y por lo tanto ilegal. Es entonces que el Coronel Orbeta decide ordenar el envío de refuerzos a Ponce desde distintos pueblos de la Isla.

Una semana antes los nacionalistas habían solicitado autorización al alcalde José Tormos Diego, quien estaba de vacaciones fuera de Puerto Rico, siendo el alcalde interino el Dr. William Gelpí. Gelpí autorizó a Casimiro Berenguer, Instructor Militar de los Cadetes de la República a realizar las gestiones de propaganda advirtiéndole que el permiso tenía que otorgarlo el Alcalde Tormos Diego. Los nacionalistas hicieron la petición a pesar de que las leyes de la Isla permitían celebrar desfiles o actos públicos sin necesidad de pedir permiso. Cuando Tormos Diego regresó a Ponce, el 20 de marzo, los nacionalistas Plinio Graciany y Lorenzo Piñeiro le visitaron en su casa y el Alcalde les prometió que daría el permiso en la mañana del domingo. En las primeras horas del domingo, mientras llegaban a Ponce los refuerzos policiacos armados con carabinas y ametralladoras, dos nacionalistas se dirigieron a la oficina del Alcalde a buscar el permiso que les fue prometido.

Cerca del mediodía Orbeta se reúne con el Alcalde y el Coronel Blanco, jefe policiaco de Ponce, y le cuestiona el permiso que dio a los nacionalistas alegando que la parada era de carácter militar. El Alcalde le aclara que los dirigentes nacionalistas eran personas serias y que nada ocurriría. Orbeta le dice que los nacionalistas de Mayagüez vendrían armados y lo responsabilizó de cualquier derramamiento de sangre que ocurriera. Tormos Diego promete entonces hablar con los nacionalistas para que suspendieran la actividad, revocando el permiso que acababa de dar por ser Semana Santa y para complacer a los sacerdotes que así lo habían solicitado. La revocación del permiso advertía que la policía no iba a permitir el acto cívico. Los nacionalistas, luego de conversar con el alcalde Tormos Diego, y con el propio Coronel Orbeta, decidieron seguir adelante con la actividad.

La Policía, bajo el mando de Guillermo Soldevila, Jefe de ese cuerpo en Juana Díaz y Felipe Blanco, acordonó a los manifestantes con expertos tiradores movilizados de todos los cuarteles policiacos de Puerto Rico. La Policía cubrió la esquina donde estaba ubicada la Junta Nacionalista en la Calle Marina, entre la Calle Aurora y la Calle Jobos. Mientras tanto, los Cadetes de la República y el Cuerpo de Enfermeras se organizaban en tres filas. Los cadetes vestían un uniforme con pantalón blanco, camisa negra, una gorra negra y, en la manga izquierda, una cruz de Calatrava. Al frente de la columna estaba el Capitán de los Cadetes, Tomás López de Victoria. Las jóvenes formaban el Cuerpo de Enfermeras, tenían uniformes blancos y marchaban detrás de los jóvenes. Al final estaba la banda compuesta de cinco o seis músicos.

En los alrededores de las calles Aurora y Marina, casi frente al local de la Junta, se reunieron los familiares de los cadetes y otros nacionalistas que habían venido a ver el desfile. La banda musical ejecutó La Borinqueña, e inmediatamente el Capitán del Cuerpo de Cadetes, Tomás López de Victoria, dio la orden de marchar. En el preciso momento en que se disponían a hacerlo, el jefe Soldevila levantó una fusta y la puso en el pecho de López de Victoria indicándole que no podían marchar. El policía Armando Martínez corrió desde la esquina frente a la Junta Nacionalista hacia la Calle Marina, haciendo un disparo al aire, lo que desató ráfagas provenientes de armas de distintos calibres. Murieron en el acto ocho personas, y más tarde otros que sumaron un total de diecinueve. Los policías Ceferino Loyola y Eusebio Sánchez murieron víctimas del fuego cruzado de sus compañeros de armas. Murió también la niña Georgina Maldonado de 13 años, un empleado de una gasolinera cercana, José Antonio Delgado, miembro de la Guardia Nacional quien pasaba por la escena de los hechos, y catorce nacionalistas.

Poco antes del tiroteo el Coronel Orbeta y el Capitán Blanco revisaron el área de la concentración y se marcharon en un auto de la Policía a pasear por Ponce, regresando al área después de haber terminado el tiroteo, ordenando el arresto de todos los que se encontraban en los alrededores. Entraron al local de la Junta donde se encontraban varios heridos que también fueron arrestados. Además de los muertos, hubo entre 150 a 200 heridos. La cifra es incierta, pues muchos ciudadanos comunes y nacionalistas heridos no fueron llevados a los hospitales y buscaron auxilio en médicos privados. Los presos nacionalistas en la Princesa, en San Juan, se enteraron de los hechos de Ponce a través de la radio de una vecina del penal, quien subió el volumen para que ellos escucharan.






Página: 1, 2,




Version: 06102005 Rev. 1
¿Cómo citar este artículo?
Enlaces Internos
Autonomía municipal I
Criminalidad en Puerto Rico
Ponce: Antiguo Hospital Militar Español / Asilo de ciegos
Ponce: Casa de la Masacre de Ponce
Reforma agraria de 1941
Enlaces Externos
Fundación Puertorriqueña de las Humanidades
La FPH no se hace responsable por el contenido de enlaces externos.